Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Nacional

Panameños elevan queja ante el papa

La querella expuesta al pontífice la presenta la Confederación Sindical de Trabajadores que aglutina a 60 millones de obreros

Panameños elevan queja ante el papa
Rafael Chavarría , directivo de la Confederación Sindical de las Américas.

Una queja ante el papa Francisco presentó la Confederación Sindical de Trabajadores de las Américas (CSA), con sede en São Paulo, Brasil.

Afirma que dos colegios privados católicos de Panamá incurren en violaciones a los derechos humanos laborales de sus trabajadores.

La nota, que firma su secretario general, Víctor Báez Mosqueira y data del 26 de enero pasado, afirma que estas violaciones se han acentuado con la permisividad del actual gobierno.

Este caso fue informado a la CSA por su afiliada panameña, la Confederación de Trabajadores de la República de Panamá (CTRP), la cual recogió las denuncias de la Unión Panameña de Trabajadores de Centros Educativos Particulares (Upatracep).

‘Los reintegros por fuero maternal no son de competencia del Ministerio de Trabajo',

ZULPHY SANTAMARÍA

VICEMINISTRA DE TRABAJO Y DESARROLLO LABORAL

Los colegios señalados son el San Francisco de Asís y Nuestra Señora de Los Ángeles, que operan en la provincia de Chiriquí.

Según la queja, los trabajadores del colegio San Francisco de Asís buscaron apoyo de la Upatracep, ante lo que definieron como bajos salarios, persecución y despidos que se dieron en 2014. La Upatracep presentó un pliego de peticiones en busca de negociar una convención colectiva con el colegio.

Sin embargo, esto no fue aceptado, y su administración decidió crear un sindicato controlado por la empresa (sindicato amarillo), el cual fue legitimado y archivado el expediente.

Agrega que el colegio San Francisco de Asís desconoce el fuero maternal y despide a docentes embarazadas, sin cancelar sus prestaciones.

Rafael Chavarría, dirigente de la CTRP y de la CSA, , llamó a la reflexión a los administradores de estos colegios católicos, quienes, a su juicio, deben tener un sentido social y de respeto a los derechos humanos del trabajador.

Dijo no comprender cómo pueden demandar el desafuero de un dirigente sindical, despedir a una educadora en estado de gravidez, y pasados diez meses, siguen sin pagar sus prestaciones.

PERCEPCIÓN SUBJETIVA

Sin embargo, para las autoridades ministeriales, la queja de los afiliados de la Upatracep es un caso de mera percepción subjetiva, en la que los trabajadores afectados sienten que no se les hizo justicia al no resultar favorecidos a nivel administrativo o judicial.

Zulphy Santamaría, viceministra de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), dejó claro que como funcionarios públicos solo pueden hacer lo que la ley ordena. En este caso, indicó que el Mitradel atendió los casos de los dos colegios citados, unos fueron tramitados a nivel ministerial, otros a nivel de juzgado de trabajo.

La alta funcionaria reseñó que atendieron quejas por el no pago de horas extras, el cual radica en un juzgado de trabajo. En cuanto al colegio San Francisco de Asís, aclaró que los reintegros por fuero maternal, de cuya negativa a implementarlo se acusa al plantel, no son de competencia del Mitradel, sino de los juzgados de trabajo. Santamaría lamentó que la mora judicial se haya extendido, pero dijo que este es un mal de la administración de justicia en muchos países. Otro aspecto en el que Mitradel no puede intervenir es en la negociación de los convenios colectivos.