Temas Especiales

24 de Feb de 2021

Nacional

Protestan en Puerto Armuelles por demora en acuerdo con Del Monte

Los índices sociales y económicos de los distritos de Barú y Alanje  se han deprimido debido a la falta de ocupación laboral

Protestan en Puerto Armuelles por demora en acuerdo con Del Monte
La crisis social y económica de Barú es tal que ha afectado la integración de las familias.

Residentes de Puerto Armuelles mantienen cerrada la vía en el cruce del poblado de Manaca Norte, en demanda de que el Gobierno del presidente Juan Carlos Varela acelere la firma del acuerdo pactado con la transnacional Del Monte, interesada en reactivar la actividad bananera en esa deprimida zona de la provincia de Chiriquí.

Con carteles que rezan: "Presidente firme el contrato ley con la empresa Del Monte", los manifestantes expresaron que están cansados de la "miseria y abandono" en que se encuentran, y que no se explican por qué este documento no ha sido enviado a la Asamblea Nacional para su aprobación.

El pasado 19 de marzo, cuando se inauguró la Feria Internacional de San José de David,  al ser abordado sobre el tema, el presidente Varela aseguró que en quince días enviaría al pleno legislativo el contrato ley para que Del Monte iniciara operaciones en Puerto Armuelles. Sin embargo, ha pasado el plazo prometido y el decreto ley está paralizado y se desconocen las razones.

Una consecuencia de esta depresión, informó una baruense que coreaba consignas, ha sido la desintegración de muchas familias, cuyos jefes han debido emigrar a otras provincias en busca de empleo, muchos niños han dejado de asistir a clases, el hambre afecta la salud de sus integrantes y el aumento de males sociales, como la prostitución y otros.

Según el contrato, la empresa Banapiña de Panamá S.A., una subsidiaria de la transnacional frutera Del Monte, invertirá más de $100 millones en la producción bananera en los distritos de Barú y Alanje, en la provincia de Chiriquí; y en Chiriquí Grande, en Bocas del Toro, en un período de siete años. La duración del contrato será de veinte años prorrogables.

Se estima que la reactivación de la producción bananera generará cerca de 3,100 empleos directos y otros 12 mil indirectos en actividades comerciales y servicios.

Además, incluye el arrendamiento de terrenos y su acondicionamiento para la siembra,  actividades agrícolas para el cultivo de bananos y/o plátanos, instalación del sistema de riego, construcción de la infraestructura para el empaque y exportación de la fruta y cualquier otra mejora necesaria para el desarrollo de la actividad bananera.

De igual forma, comprenderá el desarrollo de las actividades en tres bloques de interés formados por 1,771 parcelas adjudicadas a los extrabajadores de la extinta Cooperativa de Servicios Múltiples Puerto Armuelles R.L. sumando 1,703 hectáreas; fincas Níspero, Palo Blanco y Majagua 816 hectáreas; y tierras propiedad de la Nación, comprendiendo un total de 1,223 hectáreas.

En total se desarrollarán unas 800 hectáreas por año, de las que se espera poder exportar 2,725 cajas de banano por hectárea.