Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Nacional

Gran expectativa en Barú por presentación del contrato ley

Cientos de familias baruenses esperan reintegrarse con el advenimiento de la transnacional Del Monte, en la región bananera

Gran expectativa en Barú por presentación del contrato ley
En Barú, la actividad bananera generaba más de 3 mil empleos directos.

Cientos de residentes del distrito de Barú, desde Manaca hasta Baco, y en el propio Puerto Armuelles, están a la expectativa de la presentación que hará el Ministerio de la Presidencia del contrato ley que reactivará la actividad bananera en esa región chiricana, ante el pleno de la Asamblea Nacional.

El 23 de enero de 2016, el presidente Juan Carlos Varela visitó Puerto Armuelles y prometió a los 3 mil 500 trabajadores y dependientes que el tema se trataría en el próximo Consejo de Gabinete. Ha pasado más de un año y finalmente, luego de tantas complicaciones burocráticas, se ha llegado a su etapa final: la fase legislativa que se espera no dilate más las esperanzas de los porteños.


Adiós de Chiquita y fracaso de Coosemupar

Fue en  2003 cuando la transnacional Puerto Armuelles Fruit Company (Pafco), subsidiaria de la estadounidense Chiquita Brands, vendió sus activos a la naciente Cooperativa de Servicios Múltiples Puerto Armuelles (Coosemupar), cansada de las confrontaciones con el Sindicato de Trabajadores de la Chiriquí Land Co.

Sin embargo, la Coosemupar no logró rescatar la actividad, que iba en descenso, y los malos manejos la hicieron zozobrar, al punto de que el Gobierno la intervino y ordenó su forzosa liquidación. La consecuencia fue que el distrito de Barú cayó en una profunda crisis económica que afectó la estabilidad social y económica de la familia porteña.

Esperanzas fundadas
Ahora, aquellos trabajadores que recibieron una hectárea de tierra a guisa de compensación en el gobierno pasado, esperan que con el advenimiento de la empresa Banapiña Panamá S.A., subsidiaria de la transnacional Del Monte, se logren poner de acuerdo para ponerlas a producir.

Si bien Banapiña Panamá S.A. ha prometido invertir más de $125 millones, al menos en los siete primeros años, muchos esperan que el número de empleos vaya a más de las mil 400 plazas que sostenía Chiquita al final de su gestión. Se estima que Banapiña cultivaría unas 3 mil hectáreas, una cantidad similar a la que desarrollaba en Bocas del Toro la extinta Chiquita Brands.

También Alanje y Chiriquí Grande
Según el presidente Varela, se espera que con el advenimiento de Banapiña se generen 3 mil 100 empleos directos, lo que incida en 12 mil plazas indirectas en comercio y servicios con la reactivación de esta actividad comercial.
El contrato que suscribirá el Estado con Banapiña de Panamá, S.A., refrendado por la Contraloría General, detalla que la reactivación bananera abarcará en la provincia de Chiriquí no solo el distrito de Barú, sino también el de Alanje, muy deprimido en la actualidad. Así mismo, el distrito de Chiriquí Grande, en Bocas del Toro.

2 mil 725 cajas por hectárea
De volver la siembra y cultivo de banana y piña a retomar el ritmo que mantenía hace diez años, la productividad promedio será de 2 mil 725 cajas de banano por hectárea, por año.

La reactivación bananera se ejecutará por fases, a un ritmo de 900 hectáreas por año, y paralelamente se ejecutarán las inversiones necesarias para construcción de edificios e instalación de unidades operativas del proyecto.
Si bien el contrato señala que el acuerdo expira a los 20 años, también estipula que podrá prorrogarse por igual tiempo y en iguales términos y condiciones, salvo las exenciones fiscales que serían revisadas por el Estado.