07 de Dic de 2021

Nacional

‘Con la dignidad de los años 70 se derrotaría a la Lista Clinton'

Para el politólogo, la preciada ‘neutralidad' panameña es ya solo un ‘estribillo', porque Panamá perdió la credibilidad y confianza internacional

‘Con la dignidad de los años 70 se derrotaría a la Lista Clinton'
Nils Castro es docente y filósofo y fue asesor del general Omar Torrijos.

Nils Castro fue testigo de la senda recorrida por Panamá para llegar a la firma de los Tratados Torrijos Carter, el 7 de septiembre de 1977, y sus consecuencias para el país durante los años posteriores.

Entrevistado por La Estrella de Panamá , el exasesor del general Omar Torrijos afirmó que si hoy se tuviera la dignidad con la que se vivía en Panamá durante los años 70, ‘habríamos conseguido el apoyo internacional para derrotar a la Lista Clinton'.

‘La inclusión de La Decana en la Lista Clinton fue una barbaridad, una decisión burocrática que sin aportar ninguna prueba arruina empresas, países y personas', señaló Castro.

CICLO CAFÉ BAYANO

Entrevista mensual con especialistas de distintos temas

Este mes de mayo, el politólogo Nils Castro habla sobre la necesidad de recomponer la política exterior del país.

Las entrevistas completas se alojan en la página web de ‘La Decana': www.laestrella.com.pa.

Para él, la amenaza de la ‘Lista Clinton' y el asunto de los Papeles de Panamá se hubiera podido abordar como país si no se viviera la degradación de la política exterior panameña originada a medidos de la década de los 80.

Crítico con Panamá, recuerda también que hace muchos años Panamá dejó de tener un proyecto de nación y que el giro negativo para todos se produjo después de la invasión de Estados Unidos, en 1989. Sin embargo, apunta que el país ‘tocó fondo' en la pasada administración. ‘Nadie nos respetaba porque había una abierta actitud de bandidos que se habían apoderado del Estado para enriquecerse', puntualizó.

Castro precisa, que la política exterior después de los años 90 ‘tuvo algunos aciertos', como en la época de Martín Torrijos y con la Cumbre de las Américas, celebrada en Panamá en 2015, donde el país creó las condiciones para el apretón de manos entre Raúl Castro y Barack Obama'.

Para el politólogo, la preciada ‘neutralidad' panameña es ya solo un ‘estribillo', porque Panamá perdió la credibilidad y confianza internacional .

‘Nadie nos escucha ni toma en cuenta para, por ejemplo, mediar en el conflicto palestino-israelí', lamenta.

Castro, invitado al ciclo de entrevistas para ‘Café Bayano' que se transmiten en Estrella Online y que este lunes 8 de mayo estrena la entrega mensual, hace un balance del proceso que llevó a la firma de los Tratados Torrijos Carter, que describió como ‘alpinismo generacional', por lo que ha representado para gran parte del pueblo panameño ese esfuerzo de largo aliento. ‘A nivel internacional, los más conocidos hechos fueron los del 9 de enero de 1964, pero antes ya se habían dado expresiones y experiencias soberanas dignas por la liberación nacional', recordó.

Para Castro, la firma de los tratados de 1977, su ratificación en 1979 y su cumplimiento en 1999, fue un trabajo de una construcción colectiva de ‘pobres y rabiblancos', pero no exclusiva de una élite política'.

‘Vale la pena recordar que a finales de los años 60 Panamá solo era comparable con Puerto Rico, ya que era sujeto de dominación extranjera y con poca población y con los tratados todo eso cambió', señaló Castro.

VICTORIAS DIPLOMÁTICAS

En marzo de 1973, se reunió el Consejo de Seguridad Nacional de Naciones Unidas que no se había trasladado a ningún lugar fuera de su sede, pero según Castro para entonces ya el país tenía un prestigio y para esa reunión se consiguió que el mundo apoyara a Panamá y Estados Unidos no tuvo otra opción que vetar. ‘Estados Unidos veta a Panamá, pero el mundo veta a Estados Unidos', dijo Juan Antonio Tack, sentenciando el momento, lo que demostraba que la exigencia panameña de que salieran las bases militares de EE.UU. y su control del territorio nacional era ‘clara y legalmente bien sustentada', apuntó Castro.