La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Nacional

Epasa responde aludida ante investigación del MP

El grupo que edita Panamá América y Crítica publicó en su página web una nota en la que acusa al gobierno de afectar su imagen y operación

Epasa fue comprada en 2010 por la suma de $30 millones por Alberto Eskenazi y Henry Mizrachi.

El Grupo Panamá América S.A. (Grupo Epasa) publicó en su página web una respuesta al anuncio del Ministerio Público, que hoy desveló que ha iniciado una investigación para determinar si hubo blanqueo de capitales en una transacción de compra de un medio de comunicación, en 2010.

"El Gobierno del presidente Juan Carlos Varela, utilizando las herramientas del Ministerio Público (MP), trata de afectar la imagen y las operaciones de El Grupo Panamá América (Epasa) indicando que esta empresa se obtuvo mediante dinero producto de lavado dinero sin haberse comprobado tal situación", señala el portal digital.

Aunque el comunicado del MP no identifica al grupo editorial en cuestión, Epasa sostiene que la investigación "forma parte de un proceso de persecución en su contra".

Según el diario, la investigación abierta es una represalia por publicar información "en la que se vincula a familiares de José Luis Varela", hermano del presidente y cabeza del gobernante Partido Panameñista, y sobre el diputado "Beby" Valderrama, quien dice financia "su" Liga profesional de Baloncesto (LPB) con "patrocinios públicos".

La Fiscalía Primera Contra la Delincuencia Organizada anunció en un comunicado que "desarrolla una investigación penal por el delito contra el orden económico (blanqueo de capitales), relacionada con las transacciones que materializaron la compra de una empresa que agrupa varios medios de comunicación, presuntamente con fondos vinculados a actividades ilícitas'".

Sin identificar nombres, señala que hay tres empresarios imputados, que han sido llamados a declarar y que, según confirmaron fuente del caso a este diario, son Mosiés Levi y dos miembros de la familia Ochi, propietarios de la empresa Transcaribe Trading (TCT).

El Panamá América sostiene que la actuación de la Procuraduría "tendría su génesis en las acusaciones que hiciera en múltiples ocasiones en la Asamblea Nacional Jorge Iván Arrocha,  quien pedía una investigación, y que luego se cristalizaron en una denuncia de Jaime Abad en la Fiscalía Especializada Contra la Delincuencia Organizada, a cargo de Marcelino Aguilar".

"Durante la denuncia de Abad, quien militó en el Partido Panameñista, se conoció que utilizó información que solo se puede obtener mediante el Consejo de Seguridad Nacional (a cargo de Rolando López) o la Unidad de Análisis Financiero (UAF)", apunta la publicación.