Temas Especiales

03 de Aug de 2020

Nacional

Los cabos sueltos en la investigación de cinco homicidios

Las dudas de una buena investigación saltan a la luz tras conocerse detalles de los homicidios que, según abogados, no fueron contemplados.

La investigación judicial de los crímenes de cinco jóvenes panameños de ascendencia asiática arroja muchas deficiencias. Así lo advirtieron abogados defensores y hasta el propio asesino confeso (Alcibiades Méndez), durante la audiencia del caso celebrada la semana pasada entre el 26 y 29 de junio de 2017. ‘Hay elementos que todavía se desconocen sobre los hechos ocurridos', dijo el dominicano Méndez con intención de revelar algún secreto.

Hay personas que incluso participaron en los actos criminales y no han sido investigadas, añadió el acusado.

Méndez señaló directamente a la entonces pareja de su compatriota y cómplice en estos actos delictivos, Gilberto Ventura Ceballos. Esa mujer, Naibeth Melina Rivera Cárdenas, era entonces gerente de un banco en La Chorrera, donde se depositaron los dineros que recolectó su pareja como rescate de los secuestrados.

El asesino confeso aseguró que informó a las autoridades judiciales de esa transacción y que existían cuatro cuentas en esa entidad bancaria privada, pero hasta la fecha no se ha investigado a esta persona.

Según el testimonio de Méndez, la pareja de Ventura Ceballos hizo más que ‘lavar' los dineros. ‘Las autoridades no hicieron su trabajo', insistió tras sustentar que ella era cómplice de las actuaciones de su pareja. ‘Ella me fue a buscar en su auto a mi casa y no aparece vinculada a estos crímenes', indicó Méndez sobre la pareja de Ventura Ceballos.

Para Julio Villarreal, fiscal superior del Ministerio Público, los señalamientos son parte de la argumentación de la defensa. El funcionario de instrucción alegó que en su momento la pareja sentimental de Ventura Ceballos fue investigada y se consideró que no había elementos suficientes para vincularla al hecho punible.

El abogado querellante, Balbino Rivas, coincide con el acusado. A juicio de Rivas, ‘no se hizo nada' para investigar a la consorte de Ventura Ceballos. Por esta, entre otras razones, los querellantes están solicitando compulsar copias del expediente para que se investigue las actuaciones de las autoridades que instruyeron el expediente y se determine si hubo negligencia u omisión, advirtió Rivas.

Mireya Rodríguez, defensora de Méndez, advirtió que la fiscalía nunca tuvo la capacidad para identificar a Ventura. ‘Nunca dio los nombres de sus parientes (...). Estamos hablando de una pésima investigación', agregó.

El fiscal, sin embargo, está convencido de que la investigación se hizo correctamente.

La fiscalía nunca utilizó las pruebas que recopiló la defensa después de la reconstrucción de los hechos, insistió Rodríguez.

Según Rodríguez, los parientes de las víctimas necesitan saber qué pasó con sus hijos. ‘No quieren revivirlo, pero el dolor es doble por no saber la verdad sobre sus homicidios', apuntó la abogada a los jueces -Marlene Morales, María Luisa Vigil y Giorgina Tuñón- que limitaron el testimonio de su cliente ‘por respeto a la honra de los familiares de las víctimas'.

Uno de los cabos sueltos de este caso es la presunta complicidad de miembros de la Policía Nacional en los homicidios de los jóvenes Yessenia Lou Kan (18 años), Young Wu Ken (27), Georgina Lee Chen (18), Joel Liu Wung y Samuel Zeng Chen (19).

Ventura señaló que Méndez contaba con miembros de la policía, de alto rango, que podían ayudarle a perpetrar los crímenes. Méndez, sin embargo, negó públicamente la colaboración de los agentes. ‘En estos hechos solo participaron dos personas. No hay policías involucrados', dijo en el mismo auto de audiencia sobre un vídeo que circula en las redes sociales y que hace referencia a este tema.

LAS SOSPECHAS

Las dudas sobre la colaboración de los agentes de seguridad parecen no disiparse y llegan hasta la comunidad china. Un vecino del asesino confeso recordó haber visto a dos agentes del grupo de tarea ‘Linces' frente a la residencia en donde se encontraron los restos de las víctimas, un domingo, antes de que se conocieran los hechos criminales.

Con relación a este tema, la cuenta de Facebook ‘Cinco ángeles de paz', creada por los padres de las víctimas para promover justicia en este caso, dice que las investigaciones no se dieron como tenían que darse ni en el primero, ni el segundo, ni mucho menos en el tercero de los secuestros. Según una de las publicaciones, los carros de los jóvenes no tenían huellas ni de ellos mismos porque la Policía Nacional de La Chorrera ‘lavó el carro de Samy. Las evidencias no se tocan', apunta el testimonio. Incluso, señala el texto, dos ‘linces' llegaron a identificar a los autores de los crímenes como parte de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ).

Estos, según la publicación en Facebook, son los mismos ‘linces' que atendieron una llamada que alertaba sobre la presencia de dos desconocidos (Méndez y Ventura) en la casa de Samy (una de las víctimas). ‘Son las dudas que nos quedan y que sabemos que jamás serán investigado', concluye el escrito.

MÁS FALLAS

Una falta reconocida de esta investigación fue la detención preventiva de Félix Del Rosario Luján, a quien Méndez, por venganza, vinculó a los secuestros de los jóvenes.

La línea de la fiscalía fue entonces que el último de los secuestros, en el que cayeron tres jóvenes, requería la participación de tres personas para someterlos. Con esta premisa se le ordenó una medida de prisión preventiva a Luján, a pesar de que en su declaración indagatoria advirtió que mantenía rencillas con Méndez y que este le había dicho que un día ‘se le iba a pagar'.

Luján está sometido ahora a una medida de impedimento de salida del país luego de que un tribunal le cambiara la cautelar de prisión preventiva que durante siete años se le aplicó por el secuestro y homicidio de los jóvenes.

La medida fue aplicada incluso sin un parte policial que ordenara la detención, explicó él mismo a un medio televisivo de la localidad.

Otra de las situaciones anómalas de la investigación fue la pérdida de los documentos que forman parte de este expediente judicial. En abril de 2017, uno de los querellantes, Samuel Quintero, presentó una denuncia por este hecho.

Por este caso han ido a juicio nueve personas: Roberto Mariscal Rodríguez, Keyla y Kenny Bendibú (novia y cuñado de Méndez), Mario Vega, Inés y Delmira Torres (expareja y excuñada de Méndez), Félix M. Del Rosario e Inés Madeline Chavarría Torres (hijastra de Méndez).

Alciabides Méndez, por su lado, se declaró culpable y podría enfrentar una pena hasta de 50 años de prisión. Mientras que Ventura Ceballos se mantiene prófugo de la justicia desde diciembre de 2016 y se presume que en su fuga están involucrados miembros de la Policía Nacional, según una investigación que se adelanta. Por él se ofrece una recompensa de $50 mil.

Según Rodríguez, Ventura Ceballos tenía un poder de convencimiento extraordinario, al punto de que logró que un connotado abogado introdujera a su celda un celular tipo reloj para comunicarse con el exterior, explicó Rodríguez.

A ESPERA DE UNA SENTENCIA

Este dominicano había evadido la justicia panameña y escapado a su país natal, donde fue capturado y extraditado con un permiso que establecía que debía aplicarse la pena mínima de su país (30 años) por este caso, cuando en Panamá podría llegar hasta 50 años, según la abogada de la defensa.

En Panamá, Ventura se dedicaba a ingresar ilegalmente ciudadanos dominicanos con un contacto que tenía en Migración. Este negocio le generaba $10 mil por cada persona que ingresaba al país, reveló Méndez durante la audiencia.

El caso del secuestro y asesinato de cinco universitarios chorreranos llegó a juicio la semana pasada y espera una sentencia del tribunal, que pidió el tiempo que dicta la ley, por lo menos 30 días, para tomar una decisión.

RECUENTO DE LOS HECHOS

En septiembre de 2011, los restos de cinco jóvenes secuestrados fueron hallados en El Trapichito.

29 DE JUNIO 2017

Culminó la audiencia por el juicio de 9 imputados en los homicidios de los cinco jóvenes, ocurridos entre 2010 y 2011.

20 FEBRERO DE 2013

La Fiscalía pidió juicio para diez personas por distintos cargos, entre ellos, secuestro, homicidio y blanqueo de capitales.

14 SEPTIEMBRE 2011

Funcionarios de la DIJ capturan a Alcibiades Méndez, en El Deni, Barrio Colón, en La Chorrera, por los cinco crímenes.

15 SEPTIEMBRE 2011

Méndez condujo a las autoridades policiales hasta donde estaban enterrados los cadáveres de los cinco jóvenes.

$243 MIL

Fue el monto cobrado por los secuestros efectuados a los cinco jóvenes en La Chorrera.