La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Nacional

Tiempos difíciles en la educación

Por el contrario, se debe buscar la forma adecuada para que las citadas materias sean atractivas, pero solo se puede hacer si el docente es un agente de motivación

Es lamentable que en los últimos veinte años de manera sucesiva, los estudiantes de educación premedia y media obtengan más fracasos escolares. Es increíble que administración tras administración no se logre disminuir el índice de fracasos. Las materias que marcan más fracasos, obviamente, son las ya conocidas matemáticas, física, inglés, química y biología. Si el problema es repetitivo en las mismas materias porqué no se analiza la metodología que se viene utilizando.

Factores diversos ya hasta identificados, el alto costo de la vida que obliga a que en los diferentes hogares ambos padres tengan que trabajar y regresen a sus hogares después de las siete de la noche; poca actualización, formación inadecuada y desvalorización de la profesión del maestro o docente.

La tecnología avanza, celulares inteligentes con múltiples funciones, tabletas, laptops, sin embargo el uso de esta tecnología no es el más adecuado. Muchos niños de 2, 3 y 4 años saben manipular un celular inteligente, logran enviar audios, ver videos, escuchar música, ver cómicas, desarrollando una habilidad enorme con sus dedos, no así para poder tomar un lápiz para rayar, dibujar o iniciar la escritura; a niveles más altos, muchos niños y jóvenes prefieren tomar fotos para ganar popularidad o la famosa taquilla y enviar sus fotos en las diferentes redes sociales, Facebook, Instagram, entre otras.

Paradójicamente en muy pocas aulas se utiliza este tipo de aparatos inteligentes para aprender o para desarrollar las tareas e investigaciones en el salón de clases y poder debatir la obtención de esa información y así no llevar tareas al hogar.

Contradictoriamente, para algunos docentes la tecnología se convirtió en un elemento de distracción, lo que demuestra el poco conocimiento de la misma y la poca creatividad para sacarle provecho. Por el contrario, se debe buscar la forma adecuada para que las citadas materias sean atractivas, pero solo se puede hacer si el docente es un agente de motivación.

Con tanta tecnología se lee menos, se presta menos importancia a los libros y se escribe peor, debido al uso de un lenguaje escrito que acorta las palabras y las simplifica de una manera atroz. En los años 60, 70, 80, 90 se entendía que entre más se leía más se estudiaba, mejor te podía ir en la vida, más culta era la persona, se premiaba la excelencia y el esfuerzo académico; premios y beneficios, como becas, es decir ayuda económica procedente de fondos públicos y privados que se conceden a una persona para pagar total o parcialmente los gastos que le ocasionan los estudios, matrícula, colegiatura, libros, alimentación y pasaje en algunos casos específicos. Controversialmente, se otorga una beca universal, indistintamente qué promedio académico obtenga el estudiante. No se motiva a la competencia, lo que parece más bien un subsidio, una ayuda económica a los padres que se percibe como una obligación por parte del Estado.

Se comprueba que no es el salario o los beneficios económicos que en algunos circunstancias son bien merecidos, los maestros y profesores de premedia y media han recibidos justos aumentos, superiores a los B/. 700.00 en los últimos siete años, sin embargo en esa misma época el aumento de fracasos ha sido superior. Entiendo que el producto final de cada salón de clases, de cada escuela son los estudiantes que logran avanzar y pasar al siguiente nivel, aquellos que se gradúan de bachiller y logran ingresar a la universidad. En la mayoría de las empresas se otorgan beneficios, compensaciones, bonos, incentivos por producción, lo que motiva al colaborador a seguir esforzándose y aquellos que no logran hacerlo deben capacitarse para poder obtener los márgenes mínimos esperados.

Falta de compromiso, falta de orientación, revisión, análisis, falta de disciplina en el hogar, en el colegio o falta de colegios modalidad internados donde se pueda ejercer una mayor disciplina. La brecha sigue ampliándose, padres, docentes, estudiantes, gobierno, empresa privada, sociedad, todos somos responsables de esta situación.