La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Nacional

Minera achaca retraso en extracción oro en Panamá a lento trámite de Gobierno

El proyecto minero Cerro Quema inició la actividad de exploración en 1995, de acuerdo con datos de la Cámara Minera

Cerca de año y medio se retrasará la extracción de oro de la mina Cerro Quema en Panamá, que ya invirtió más de 100 millones de dólares, debido a la falta de aprobación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y la prórroga de una concesión por parte del Gobierno, según la firma a cargo.

El gerente general de la empresa Minera Cerro Quema, Octavio Choy, expresó hoy a Efe su preocupación por la dilatación en la aprobación del EIA "presentado hace unos tres años", aunque hizo votos porque antes que termine este 2018 reciba el visto bueno gubernamental.

Choy, también representante legal de la minera, filial de la canadiense Orla Mining Ltd, explicó que también están esperando que el Ministerio de Comercio e Industrias (MICI) expida la extensión del contrato de concesión, para poder invertir otros "120 millones de dólares" en la fase de las obras civiles, "que tomaría un año y medio", y generaría unos 500 puestos de trabajo directo en la construcción y entre 150 a 200 en la operación.

"Indirectamente" esta fase "puede llegar (a generar) 1.000 trabajos", calculó.

El proyecto minero Cerro Quema inició la actividad de exploración en 1995, de acuerdo con datos de la Cámara Minera.

La firma despidió hace tres semanas a 25 trabajadores, quedando con 105 en el campamento base de la concesión, ubicada a unos 300 kilómetros al suroeste de la capital panameña, enclavada en un macizo de unos 900 metros de altura en la península de Azuero, de intensa actividad agropecuaria.

"Nuestra perspectiva es que vamos a tener que esperar hasta el otro año, porque el Gobierno no nos ha dicho nada negativo, ni positivo", sostuvo.

Los siete años en que ha sido el gerente, la minera ha invertido "más de 100 millones de dólares en exploración, perforación, programas sociales, ambientales, para proteger los ríos de los sedimentos, porque sabemos que es un factor muy sensitivo", dijo Choy.

Solo en comida caliente, desde hace cinco años la firma distribuye más de 500 raciones diarias a los niños de las escuelas de su entorno, a lo que hay que sumar las de los empleados y terceros beneficiarios.

Ocho años de explotación de la mina, más tres años de mitigación del impacto ambiental antes del cierre, es el plan de trabajo que tiene en perspectiva Choy para revertir la intervención, y evitar la erosión y la caída de sedimentos por la lluvia "si dejamos una loma pelada".

El precio del oro "en los últimos cuatro años" ha sido bajo, pero "ya ha empezado a recuperarse otra vez, y vemos que el precio en los próximos dos a tres años va a empezar a subir a más de lo que fue hace siete años, y aún ahora, con el precio de 1.300 dólares (la onza troy), es bueno, pues nuestro precio de costo, sin hablar de financiamiento, es de unos 500 a 600 dólares", detalló.

"Vemos el proyecto bastante robusto en ese sentido", indicó el panameño Choy.

Según la ley minera de Panamá, apuntó, el Estado panameño recibirá el 4 por ciento en regalía de la producción durante los ocho años de explotación, "aparte de los impuestos".

"Cómo se va a dividir ese dinero de regalía es decisión del Gobierno Central, nosotros queremos un manejo transparente porque hemos visto mal manejo en otros y no queremos que eso pase, porque afecta a la empresa", aclaró.

Choy aseguró que "no es correcto", como dicen los ambientalistas que se oponen al proyecto, que la mina va a afectar mantos acuíferos ni ríos cercanos a las 15.000 hectáreas de la concesión, y que tampoco hay riesgo de "lluvia ácida" porque no habrá sulfuros expuestos al medio ambiente.

No obstante, agregó, se están construyendo bombas de agua para "limpiar" el líquido antes de descargarla al medioambiente.

Choy dijo sentirse "contento" por el respaldo de la Cámara Minera panameña, que hoy se reunirá en su campamento, y reconoció que "los inversores canadienses son muy pacientes" porque ven que la firma ha cumplido con el contrato y no ven razón para que Panamá no les prorrogue la concesión.