Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Nacional

Etesa avanza hacia su cuarta línea en medio de quejas

Los indígenas y campesinos que se verán afectados porque el proyecto atraviesa sus tierras presentaron una queja ante la Oficina del Ombudsman del Banco Mundial, entidad encargada de financiar la obra

Etesa avanza hacia su cuarta línea en medio de quejas
Seis empresas presentaron sus propuestas para la precalificación, que será anunciadas el 20 de agosto.

La estatal Empresa de Transmisión Eléctrica (Etesa) realizó este viernes la recepción de documentos de las empresas interesadas en precalificar para la construcción de la cuarta línea de transmisión eléctrica que comprende desde Chiriquí Grande hasta Panamá y subestaciones asociadas.

Dos empresas y cuatro consorcios entregaron documentos, manifestando así su interés en participar en el acto de licitación del proyecto. En el cronograma se tiene previsto que el próximo 20 de agosto, Etesa deberá anunciar las empresas que precalificaron para participarán en la licitación final.

Los contratistas que cumplan con los estándares participarán en el proceso de licitación que se abrirá en las próximas semanas, mediante el cual se adjudicará el contrato a principio de 2019, explicó Etesa en un comunicado.

Yeisy Rodríguez, quien lidera el proyecto, manifestó que con la recepción de documentos de los proponentes se continúa de manera oportuna el cronograma de trabajo, para la selección del contratista.

Este proyecto comprenderá dos fases: la primera consistirá en la construcción de la línea de transmisión, con aproximadamente 317 km de longitud, la construcción de la subestación Chiriquí Grande 230 KV y la ampliación de la subestación Panamá III. En esta fase la línea operará en 230 KV y la fase II comprenderá la energización a 500 KV.

Para el desarrollo de la cuarta línea, Etesa se ha planteado cumplir con estándares internacionales ambientales, sociales y de calidad, señala el comunicado de la compañía.

PROYECTO INCONSULTO

Sin embargo, indígenas que residen en Santa Fe, Veraguas, Chiriquí Grande, Bocas del Toro, y la región Ño Kribo de la comarca Ngäbe Buglé y campesinos presentaron una queja ante la oficina del Ombudsman del Banco Mundial, ubicada en Pennsylvania Avenue NW, Washington, que financia la construcción de la cuarta línea.

La queja se fundamenta en que el proyecto ha sido inconsulto y vulnera los derechos de los pueblos indígenas.

‘La cuarta línea de transmisión abriría las puertas para una carretera costanera entre las provincias de Colón y Bocas del Toro en una región de alta diversidad biológica que ha sido habitada por generaciones de indígenas', señala el documento enviado a la oficina del Ombudsman (CAO en inglés).

La oficina del Banco Mundial es la responsable de recibir las quejas contra las obras que son financiadas por la entidad.

Feliciano Santos, uno de los indígenas que presentó la queja, dijo que la oficina del Ombudsaman ya admitió el reclamo presentado y de esta manera tanto las autoridades panameñas como de la entidad financiera deberán responder por la queja.

Los indígenas reclaman que el proyecto atraviesa zonas que son reclamadas por ellos.

A los indígenas les preocupa la especulación inmobiliaria que se puede dar por la construcción de carreteras por el proyecto, lo que representa un peligro para sus territorios que no han sido reconocidos por el Estado.

La cuarta línea de transmisión eléctrica es un proyecto crucial para Panamá y, con la asesoría de International Finance Corporation (IFC), Etesa ha diseñado el proyecto para que cumpla con las normas de desempeño de sostenibilidad ambiental y social de IFC y con altos estándares de calidad, señala el comunicado de la empresa estatal que cita a Luc Grillet, gerente Senior de Centroamérica y el Caribe de IFC.