La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Nacional

Preocupación por acuerdo con China

Las alertas fueron dadas por la Asociación de Pesca Deportiva, que percibe en el acuerdo consecuencias ambientales y violaciones a normas locales sobre prohibición de la pesca de túnidos con redes de cerco

El protocolo es uno de los 19 acuerdos que se firmaron durante la visita a Panamá del presidente de la República Popular China, Xi Jinping.

Los acuerdos entre Panamá y la República Popular China empiezan a generar descontento. Específicamente, el protocolo firmado entre el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) y la Administración General de Aduanas de China para la importación de dos especies de pez: cobia y barrilete negro.

Las alertas fueron dadas por la Asociación de Pesca Deportiva, que observa en el acuerdo consecuencias ambientales y violaciones a normas locales sobre prohibición de la pesca de túnidos con redes de cerco.

El protocolo es uno de los 19 acuerdos que se firmaron durante la visita del presidente de la República Popular China, Xi Jinping, a su homólogo panameño, Juan Carlos Varela, el pasado lunes 3 de diciembre.

La Presidencia de Panamá informó en un comunicado que el acuerdo facilitará que empresas panameñas dedicadas a la producción de cobia y barrilete negro puedan exportar a China, previa supervisión de los procedimientos y controles sanitarios conforme a los estándares de ambos países. Así las cosas parecen ser beneficiosa para el país.

Sin embargo, para la Asociación de Pesca Deportiva —e incluso para representantes del sector pesquero— el acuerdo implica un daño ambiental y turístico.

El barrilete negro es conocido en Panamá como ‘pez bonito', que es utilizado por los pescadores como carnada y, además, atrae a otras especies que tienen valor comercial y turístico en el país, como el pez dorado, el marlin y el atún.

DECISIONES TRAS ACUERDOS

Panamá podría abanderar barcos de Perú

En la AMP niegan que estén abanderando barcos peruanos para la pesca de túnidos y alegan que en todo caso es la Autoridad de los Recursos Acuáticos la que debe dar los permisos de pesca.

En medio de estos acuerdos surge información de la posibilidad de que la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) abandere barcos peruanos para la pesca de túnidos, que encierra el barrilete negro o bonito.

En la AMP niegan que estén abanderando barcos peruanos para la pesca de túnidos y alegan que en todo caso es la Autoridad de los Recursos Acuáticos (Arap) la que debe otorgar los permisos de pesca.

En esta institución está claro que la utilización de redes de cerco para la pesca de túnidos está prohibida.

El Decreto Ejecutivo 239 del 15 de julio de 2010 prohíbe la pesca de túnidos con redes de cerco en las aguas jurisdiccionales de Panamá y limita la actividad a lo que establecen los convenios sobre la pesca de atún tropical, como la Comisión Internacional del Atún Tropical. Pero no es todo.

El Decreto Ejecutivo también establece que la licencia de pesca de túnidos en las aguas jurisdiccionales del país es ‘exclusivamente para naves de bandera panameña de servicio interior...'.

La licencia es otorgada por la Arap. Para Luis López, de la Asociación de Pesca Deportiva, lo ‘frustrante es la pelea que se ha tenido en Panamá para lograr que el sector pesquero se regule y, ahora, las autoridades quieran introducir este sistema de pesca dañina'.

Hace referencia a las solicitudes de abanderamiento de los barcos peruanos para la pesca de túnidos con redes de cerco. Jairo De La Guardia pertenece a la Asociación de Pesca Submarina de Panamá y consideró que, además de que las redes de cerco están prohibidas, este sistema de pesca tiene la particularidad de que arrastra todas las especies con que se encuentra, con las consecuencias ambientales que eso representa.

Permitir esto es acabar con otras especies, como el marlin, que es atractivo para la pesca deportiva, que anualmente genera millones de dólares.

Los pescadores deportivos alegan que si permiten la pesca con redes de cerco, el sector turismo se vería afectado y dejaría de ser atractivo con el tiempo.