La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

Ferrari insiste en la mudanza de las oficinas de Etesa

A pocos meses de concluir el actual gobierno, la administración de la Empresa de Transmisión Eléctrica insiste en trasladar su sede a un nuevo local, lo que representaría una erogación millonaria para el Estado

El traslado de las oficinas implicaría un costo para el Estado.

El gerente general de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa), Gilberto Ferrari, no ha desistido de la intención de mudar la sede central de la institución a un edificio que está a unos metros de la sede actual, en la vía Ricardo J. Alfaro.

La intención persiste, a pesar de que diputados de diversas bancadas legislativas, empresarios y trabajadores de la dependencia estatal han cuestionado el gasto millonario que representaría la transacción.

POLÉMICO CONTRATO

Desde mediados de este año se intentó de mudar la sede de Etesa

La mudanza se haría por medio de un contrato directo a un edificio ubicado a pocos metros de la sede actual.

El gerente de Etesa hizo cambios al contrato original para lograr su aval.

Según se informó a La Estrella de Panamá , Ferrari remitió a la Contraloría General de la República una nota fechada el 26 de noviembre en la que indica que se han ‘atendido' las alteraciones jurídicas solicitadas por la institución.

La carta consta de siete puntos que han sido cuestionados por los sectores que se oponen al traslado.

Hasta el momento, se ha informado que el contrato para la mudanza de la sede de Etesa se daría por medio de una contratación directa; es decir, no hubo acto público para la escogencia del mejor postor, lo que generó que se hiciera una solicitud a la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (Antai) para que se investiguen los términos en que se pactó la contratación.

DEBATE LEGISLATIVO

El tema ya fue considerado por la Asamblea Nacional, durante una comparecencia de los ejecutivos de Etesa al Pleno legislativo. En aquel momento, diputados de diversas bancadas alegaron que por los gastos millonarios que involucra la transacción, era preferible mantener la sede la empresa estatal en la mismo edificio y que fuera el nuevo gobierno que tomará las riendas de la administración del Estado en el 2019 el que adopte la decisión final en base a lo que mejor convenga al Estado panameño.

Durante la sesión legislativa, se informó que la empresa estatal tendría que invertir una cifra cercana a los $5 millones para adecuar el local, ya que las instalaciones se entregarían en la que se conoce como etapa de ‘obra gris', sin acabados.

Lo que se complica con el incremento en el costo del canon de arrendamiento y el pago por los estacionamientos que utilizarían los vehículos de la institución.

CUESTIONAMIENTOS

Diputados como Zulay Rodríguez y Raúl Pineda, ambos del Partido Revolucionario Democrático (PRD), cuestionaron durante la comparecencia de Ferrari al Pleno de la Asamblea Nacional los planes de la administración de Etesa de mudar la sede porque la transacción se haría a pocos meses de concluir el actual gobierno.

La presidenta de la Asamblea, Nacional, Yanibel Ábrego, diputada de Cambio Democrático (CD), también cuestionó la intención de la mudanza. Según dijo Ábrego, cuando el tema fue tratado en el pleno de la Asamblea: ‘No entiendo cómo si Etesa necesita $60 millones por el tema de la tarifa eléctrica y pretendía aumentar el costo de la energía a los usuarios y ahora están pensando en una mudanza que representa más de $9 millones' al año, a los cuales hay que sumar la adecuación que pagaría el Estado panameño.

A los cuestionamientos de los diputados se sumaron los de los trabajadores que reclamaron a la institución el pago de sus prestaciones, las cuales no se cumplían por falta de recursos.

CAMBIOS EN EL CONTRATO

En la carta que se envió el 27 de noviembre de 2018, se informa a Contraloría de cambios en el contrato de arrendamiento.

Se indica que el inmueble será entregado a la empresa estatal ‘parcialmente acabado'. En un principio se había informado que el arrendatario, en este caso Etesa, tendría que adecuar las oficinas que serían entregadas en una etapa de obra gris.

Los cambios serían introducidos en el contrato, a fin de que sea avalado.