Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Nacional

MiAmbiente: No toda la huella del proyecto se talará

La entidad ambiental indicó que toda la madera talada se encuentra en Red Tank y que no toda la huella del proyecto, que comprende 44 hectáreas, se talará, aunque falta limpiar el tramo Corozal-Ciudad del Saber

En el área de Red Tank —nombre que recibe por la presencia de un tanque rojo durante la construcción del Canal— yacen 642.741 metros cúbicos de madera producto de la construcción del ensanche de la vía Omar Torrijos. La mayor parte de esta madera -un 70%- es teca, especie que utilizó el Canal de Panamá para reforestar la zona hace más de 40 años. Estos árboles hoy se observan en troncos acopiados unos sobre otros, que serán donados en su totalidad al Centro Penitenciario para la elaboración de sillas y bancas escolares.

Toda esta madera amontonada en una esquina del proyecto, según el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente), corresponde a la totalidad del material que se ha talado en 31 hectáreas para dar paso al polémico proyecto de diseño y construcción de la rehabilitación y ensanche de la carretera Omar Torrijos-Corozal-vía Centenario, que consta de una línea de base de 44 hectáreas: una huella forestal de 110 hectáreas.

MiAmbiente intenta explicar la diferencia entre el inventario forestal, que arroja un total de 2,500 metros cúbicos, con aproximadamente 11,450 árboles a ser derribados, para dar paso al proyecto, y los 642.741 metros cúbicos que se han extraído del proyecto y que se encuentran acopiados en el área de Red Tank.

Esta diferencia fue planteada en una serie de reportajes publicados en La Estrella de Panamá , en los que se cuestionaba la disparidad, lo que motivó al ministro de la cartera a invitar al diario a una gira por el proyecto para constatar el material.

‘NO SE TALARÁ TODO'

‘La Decana' acogió la invitación, si bien el ministro Emilio Sempris no asistió. En cambio, envió a tres directoras: Malú Ramos, de la Dirección de Evaluación de Impacto Ambiental, departamento que elaboró el Informe Técnico de la Evaluación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) Categoría II; Iris Barrios, directora de Verificación de Impacto Ambiental; y Dalia Vargas, directora Forestal.

Una de las primeras inquietudes de La Estrella de Panamá consistió en saber qué tan avanzado estaba el proceso de tala, considerando que en el mes de octubre el contratante, el Ministerio de Obras Públicas (MOP), informó que alcanzó un 50%.

‘Lo que dice el EIA es que no toda la huella del proyecto se va a talar',

IRIS BARRIOS

DIRECTORA DE VERIFICACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

A esto, Ramos respondió: ‘Eso lo define el cronograma de trabajo del promotor porque los trámites de toda actividad, obra y proyecto, van tramitando indemnizaciones ecológicas por frentes de trabajo'. Añadió que se ‘irían entonces al cronograma de trabajo del proyecto, donde tiene una capacidad máxima de levantamiento de 2,500'. Sin embargo, no manifestó una cifra exacta.

El diario insistió en conocer el porcentaje que ha talado el contratista del proyecto. La funcionaria reiteró, como si fuera un guion estudiado, que se ha tramitado al contratista, la italiana Astaldi, una indemnización por 31 hectáreas. Nuevamente, dejaba sin establecer la cantidad talada hasta la fecha de la entrevista (22 de febrero).

Finalmente, ante la insistencia, respondió que ‘dependiendo del diseño final no se talará todo el alcance de la línea base del proyecto'. Hasta el momento, MiAmbiente ha emitido dos resoluciones de indemnización ecológica que suman 31 hectáreas.

‘De las 110 hectáreas que comprenden la huella del proyecto, 58% son zonas que ya tienen infraestructuras y un 44% obedece a masa vegetal',

MALÚ RAMOS

EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Es decir, según lo explicado por las funcionarias, el mecanismo para la tala consiste en que el promotor propone una nueva zona de intervención. MiAmbiente realiza una visita de campo para hacer un inventario de cada punto que se talará. ‘Se monta a la huella probada y posteriormente se coteja con el EIA para determinar de qué masa vegetal se trata y se calculan la indemnización y reforestación que deberá hacer el contratista', explicó Barrios.

Según la directora de Verificación de Impacto Ambiental, aún hace falta limpiar el tramo de Corozal a Ciudad del Saber.

Añadieron que ‘si bien el EIA detalla una línea base de 44 hectáreas, el 58% son zonas que ya tienen infraestructuras y un 44% obedece a masa vegetal'.

A pesar de que reiteran que el inventario forestal o línea a base se elaboró de la huella del proyecto, en el que se determinó que existe un inventario forestal de 2,500 metros cúbicos, ‘no se talará todo el alcance de la línea de base'.

Todo el inventario que yace en Red Tank (642 metros cúbicos, el 70% de teca), según las funcionarias, será destinado a los programas de resocialización, en el que están inscritos 84 privados de libertad.

Según Vargas, MiAmbiente solicitó al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) el permiso para donar la madera y otra parte —una cantidad indefinida— se donará al MOP.

Vargas detalló el procedimiento: una vez se cuenta con la cantidad de madera que se enviará, se dirige una nota a un auditor del MEF y de la Contraloría, quienes deben estar presentes al momento de la entrega de la madera. Luego, se levanta un acta de entrega y se establece el volumen de las especies verificadas.

Con respecto al material no maderable, Vargas dijo que el contratista debe efectuar una solicitud de aprovechamiento, que aún no han concretado. Estos materiales, que consisten en ramas principalmente ‘no tienen valor, se trituran y se utilizan para obras de conservación de suelo en taludes, pendientes y paisajismo', especificó Vargas, directora Forestal.

‘ENSANCHE DE VÍA ES UN ACTO DE TOTAL ILEGALIDAD'

REFUTAN PROCESO PARA LA TALA

Las explicaciones de las funcionarias de MiAmbiente, no obstante, contrastan con las de conocedores en la materia. La arquitecta Laura Candanedo, del equipo de la Asociación de las Comunidades del Área del Canal (Acac), las calificó de ‘repugnantes'.

Candanedo es enfática: el EIA, suspendido por la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, no procedía porque viola la Ley 21 de 1986, que regula las áreas de suelo de la zona canalera, y la Ley 30 de Áreas Protegidas. El 14 de febrero pasado, la Corte emitió un fallo en el que suspendió el EIA. No obstante, no logró suspender los trabajos en el proyecto los días inmediatos. En la Dirección de Evaluación de Impacto Ambiental, Malú Ramos dijo a La Estrella de Panamá que MiAmbiente recibió la notificación el 21 de febrero. ‘Luego deben confeccionar una resolución para notificar al promotor, tarea del departamento legal de la institución, que también se encarga de evaluar el alcance del fallo', dijo Ramos.

La arquitecta Candanedo refuta el mecanismo que está implementando la institución para la tala. Ante la respuesta de la funcionaria sobre lo que hace falta por talar, cuestiona ‘cómo MiAmbiente aprueba un EIA sin diseño y sin saber lo que afectará, pues no se tala primero y después se diseña'. En este sentido, insistió en que no existen diseños ni planos desarrollados o aprobados, un acto de total ilegalidad'.

En el mismo renglón, la arquitecta es enfática en que la funcionarias, en vez de haber respondido que hacen falta 11 hectáreas por talar, debieron ‘dar inmediatamente la respuesta de especie, tipo, tamaño, tiempo de vida, etc. Candanedo catalogó como ‘inaceptable' la respuesta de la funcionaria.

Afirmó que lo talado consistía en bosques y ‘mucha madera', información que debía estar en el EIA para poder evaluar la decisión de aprobar o rechazar el estudio.

Para Candanedo, las funcionarias no pudieron precisar el asunto del faltante de madera, y reiteró que el proyecto debe ser suspendido y que los que han intervenido deben ser encausados.

Luego recordó que en Red Tank se encuentran bienes que son de dominio público y que no pueden ser objeto de apropiación privada, puesto que existe una lotificación.

‘REPITE UN GUION DEL SUPERIOR'

NO CUADRAN LOS NÚMEROS

Los planteamientos de MiAmbiente en relación a que el inventario forestal acopiado en Red Tank de 642 m³ corresponde a la madera extraída de las 31 hectáreas impactadas ‘no converge con lo presentado en el EIA; con la plantilla de afectación del proyecto; ni con la acción de desmonte que efectuó la empresa in situ o la realidad de campo', indicó el arquitecto Gerónimo Espitia, técnico en planificación y gestión ambiental.

El EIA categoría II, aprobado por MiAmbiente, contabilizó un inventario forestal de 2,500 m³. Esto es lo que no termina de entender el arquitecto. Porque el EIA es científico y otorga una radiografía del territorio a ser intervenido. Además, la situación del territorio ‘permite conocer los impactos sociales, económicos y naturales que se aplicarán a la indemnización y reforestación del contratista', explicó.

Añadió que ‘no es tan cierto lo que establece la funcionaria de MiAmbiente (Malú Ramos, directora de Evaluación de Impacto Ambiental) en relación a que el diseño final no afectara las trece hectáreas restantes, es decir, que no alcanzará a sumar los 2,500 metros cúbicos de madera'.

Describió que ya en el sitio se dio la afectación, de acuerdo a la plantilla de diagrama de afectación que consta en el EIA. ‘Este documento (EIA) trabaja sobre hechos concretos que establecen los criterios de mitigación, y no con un supuesto de lo que se afectará o no. Esta funcionaria no tiene claro el objetivo de el EIA'.

MiAmbiente hizo referencia a seis hectáreas en las que predominaba gramíneas y árboles no maderables, como argumento para explicar la diferencia entre el inventario recopilado y lo que estipulaba el EIA. Al respecto, Espitia recuerda que ‘la existencia de la gramínea en la evaluación y afectación a los sistemas que analizó MiAmbiente como las áreas forestadas, parte de Red Tank, bosques y el Parque Camino de Cruces, esta especie no es muy relevante'.

En resumen, lo que explican las funcionarias no concuerda con la información presentada en el EIA, según el arquitecto. ‘La funcionaria o desconoce el EIA o está repitiendo como una actriz el guion que le dio su superior o jamás ha revisado o estudio el EIA', aseguró.