Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Nacional

‘Se requiere una renovación total de la clase política’, Ugaz

El expresidente de Transparencia Internacional, José Ugaz, fue el conferencista de fondo en la inauguración de CADE 2019

‘Se requiere una renovación total de la clase política’, Ugaz
José Ugaz, expresidente de Transparencia Internacional.

José Ugaz volvió a poner el dedo en la llaga. El expresidente de Transparencia Internacional fue el orador de fondo en el acto de la inauguración de la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE 2019) en la que habló de democracia, gobernabilidad y corrupción.

Para Ugaz, hablar de corrupción en América Latina, en general, y en Panamá, en particular, es hablar del caso Odebrecht. No es para menos, 12 países impactados, 15 presidentes o expresidentes procesados, algunos presos y otros prófugos. El último en caer es el expresidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, que fue detenidos, este miércoles, minutos antes de que Ugaz le hablara a empresarios, embajadores y representante de la sociedad civil.

“Eso nos da cuenta de como la clase política ha sido penetrada por el problema de la corrupción. Lo que se requiere no es un cambio cosmético y es esto no es un problema de un partido o de un mal líder. Es un problema de las estructuras del sistema y por lo tanto la propuesta es transitar de una cultura de la tolerancia a la corrupción hacia una cultura de la integridad”, dijo Ugaz.

Ese cambio, indicó, implica un acto de ruptura con el pasado y la generación de nuevos liderazgos en la sociedad civil organizada, en el sector privado y por supuesto en la política. “Se requiere una renovación total de la clase política en nuestra región”, añadió.

Ugaz es recordado por haber sido el procurador Ad Hoc de su país natal Perú que investigó la trama de corrupción del gobierno de Alberto Fugimori.

En CADE 2019, en la que se presenta el documento Panamá Visión País 2050 del sector empresarial, Ugaz habló sobre el papel que debe jugar los distintos sectores de la sociedad para contrarrestar la corrupción y de sus secuelas.

Mencionó ocho consecuencias de la corrupción: incrementa la pobreza y detiene el desarrollo, es fuente de inequidad, impacta los derechos humanos, impide el bien común, debilita las instituciones, genera inestabilidad, socava al Estado de derecho y produce violencia.

El abogado explicó que la corrupción se entendía originalmente como un problema moral, luego se transito a un problema económico y hoy en día está claro para todo el mundo que la corrupción es un tema político y transversal a la realidad de todos nuestros países. “En ese sentido tiene un impacto sobre la democracia y la estabilidad de los países. No puede haber estabilidad, fortalecimiento institucional si hay un socavamiento permanente de un sistema democrático”, insistió.

Ugaz hizo referencias a las potenciales que tiene Panamá para impulsar su desarrollo porque es un país con “recursos inmensos” y a renglón seguido lanzo una interrogante, ¿los recursos se están gestionando adecuadamente, hay en esta Visión País 2050 un objetivo de desarrollo hacia el bien común? Este bien común, dijo, puede ser amenazado por la corrupción.

Ugaz concluyó su conferencia con algunas recomendaciones o, como dijo, de “manera positiva”. Entre sus propuestas habló de la necesidad de pasar del particularismo al universalismo, donde impere la ley, donde no haya el “amiguismo” en la administración pública y en la que la frase “robo, pero hizo, no se convierta en un modo de vida”.

Para el abogado también es importante que no haya impunidad y alegó que el problema no es la corrupción, sino la corrupción. Se mostró preocupado que en Panamá, a pesar de  las investigaciones que se han adelantado en el caso Odebrecht hasta la fecha no ha habido condena.

Indicó que no hay que perder de perspectiva que se trata de temas "muy complejos", sin embargo, hay países que han logrado resultado en plazo breves y razonables contrario a lo que ha ocurrido en Panamá.

"Ha quedado claro, en un momento determinado,  que el poder judicial (de Panamá) no estaba  a la altura de los retos que le imponía ese tipo de investigaciones, pero hoy en día la sospecha es general sobre el sistema,  que incluye por supuesto a la Procuraduría", indicó Ugaz.