Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Nacional

Tribunal abre pruebas con correos, fotos y videos de víctimas

Ayer la sesión cerró a las 5:15 p.m., luego de revisar al menos 86 archivos de audio, correo electrónico e imágenes guardados en reserva en los discos compactos.

Los fiscales en el juicio oral que se le sigue al expresidente Ricardo Martinelli por el caso de las escuchas ilegales obtuvieron un logro importante luego de que el juez Roberto Tejeira dictaminara la apertura de un disco compacto presentado como evidencia por parte del Ministerio Público.

El juez Tejeira, quien preside el Tribunal de Juicio del Sistema Penal Acusatorio, ordenó la apertura, a puerta cerrada, de uno de los discos compactos identificado como la prueba número siete de la fiscalía.

Antes, la defensa legal de Martinelli, entre estos el abogado Alfredo Vallarino, intentó poner en duda esta prueba, tras indicar que el sello estaba roto y que se había violentado la cadena de custodia.

‘Con los documentos ‘aperturados', no hay ninguna incongruencia porque todo lo que estaba allí el perito lo ha reconocido',

RICAURTE GONZÁLEZ

FISCAL

Vallarino también señaló que las letras que contenía el disco compacto en su exterior estaban borrosas y que se encontraba sin embalaje. Argumentaba que la evidencia era distinta a la presentada en la sesión del jueves pasado.

Minutos antes, el fiscal Ricaurte González hizo la salvedad ante el Tribunal de que Luis Enrique Rivera Calle, jefe de Informática del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, desde la fase intermedia mantiene en este proceso la condición de perito, no de testigo, como lo ha hecho ver la defensa.

Frente a los insistentes cuestionamientos de la defensa en torno a la validez de la prueba, el juez Tejeira manifestó que el Tribunal ha estado orientando desde un principio al Ministerio Público y a la defensa sobre cuál es el manejo del Sistema Penal Acusatorio. ‘Al final, el Tribunal es el que tiene que valorar la prueba', recalcó.

Antes de la decisión del juez, el fiscal Aurelio Vásquez, al momento de preguntarle al perito Rivera Calle si podía reconocer el contenido del disco compacto, éste respondió que tendría que ver el contenido.

El fiscal Vásquez volvió a preguntarle al perito que si se reproducía el documento de la evidencia extraída del correo ‘bradpty507@gmail.com' sería capaz de reconocerlo, a lo que respondió que sí.

También dijo que el disco compacto que se le mostró era el mismo en el cual volcó la información obtenida en la diligencia realizada, debido al rótulo, el sello y su firma estampada en el mismo.

Tras las respuestas de Rivera Calle, el fiscal Vásquez pidió al Tribunal la reproducción de esta evidencia, al argumentar que el perito afirmó que puede reconocer su contenido.

Minutos después, el juez dictaminó la apertura de la prueba y dijo que ya el perito había descrito la evidencia y que ahora le correspondía reconocerla.

Al preguntarle el juez al perito Rivera Calle si el contenido de este disco podría violentar el derecho a la intimidad de las personas, respondió que sí, por lo que el juez dictaminó continuar la audiencia a puerta cerrada, solicitando a las partes guardar secreto sobre el contenido de la evidencia.

Aunque la defensa, a través del abogado Sidney Sittón, pidió una reconsideración cuestionando que la fiscalía solicitara la apertura de este disco compacto sin siquiera conocer ellos el contenido, por lo que se estarían violentando las garantías legales del acusado. Los jueces en pleno no acogieron la reconsideración y pidieron el desalojo de los presentes, incluyendo a los miembros de la prensa, para proceder con la revisión del disco compacto con las partes.

La decisión del juez Tejeira se da un día después de que la fiscalía presentara un amparo de garantías constitucionales contra la decisión del Tribunal de Juicio Oral de impedir la apertura y comparación del contenido del disco compacto que contiene la información del correo electrónico ‘bradpty507@gmail.com'.

Este correo tendría supuestamente la información confidencial interceptada a las víctimas a través del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), al final de la gestión de Ricardo Martinelli.

REVISAN EVIDENCIA

Luego de analizar por varias horas el contenido del disco compacto, proceso en el cual solo estuvieron presentes las partes, el perito Rivera Calle y el acusado Ricardo Martinelli, tanto la defensa como la fiscalía lucían consistentes en sus argumentos.

Aunque se desconoce el contenido del disco compacto, se informó que este comprende cuatro carpetas que, juntas, superan los 190 archivos.

El primero en dirigirse a la prensa tras la apertura de esta evidencia fue el abogado Sittón, quien manifestó que el testigo Rivera Calle dijo que él no se hace responsable de nada de lo que está en ese disco compacto porque está violentado y que no va a reconocer nada de lo que está en ese disco.

Sittón insistió en desacreditar la evidencia, y manifestó que para asignarle valor a esta tiene que haber una confrontación —si se tiene un soporte papel y un dispositivo electrónico—, pero el propio testigo afirma que no se hace responsable del dispositivo porque el sello está roto; entonces no se puede hacer la confrontación, porque no hay ‘la integridad de la evidencia'. ‘Para que exista el principio de mismidad tiene ese disco que haber estado embalado, rotulado; conforme a lo dice la ley y los estándares internacionales', destacó Sittón.

‘RECONOCIMIENTO IMPORTANTE'

No obstante, el abogado querellante Carlos Herrera Delegado, quien representa a una de las víctimas, Mauro Zúñiga, contrario a lo señalado por Sittón, manifestó que el perito reconoce que en el disco compacto está lo que él grabó justamente al hacer su experticia y que esa información que está allí es congruente.

Indicó que el perito hizo una advertencia inicial de que no se hacía responsable hasta no verificar el contenido, pero al verificarlo el perito y constatar que, efectivamente, es lo que él grabó, esa advertencia queda superada.

‘Ya empezó el reconocimiento, una por una, de cada evidencia de cada uno de esos documentos y, hasta ahora, todos los ha ido reconociendo y explicándole al Tribunal', precisó Herrera.

Afirmó que existe evidencia ‘irrefutable' que demuestra que, efectivamente, durante ese periodo —de 2012 a 2014—, muchos panameños sufrieron la invasión a su intimidad y que esto que está saliendo hoy está comprobando precisamente esa circunstancia.

‘Es información delicada que tiene una reserva, por lo que no les puedo dar más detalles, pero sí les puedo garantizar que es información certera y reconocida por el perito que está en el estrado', sostuvo Herrera.

Para el fiscal Ricaurte González, el dato importante es que todo ha sido reconocido por el perito. ‘Hago hincapié en este tema porque a raíz de la rotura del sello de la evidencia se creó una suspicacia, mucho morbo y mucha duda; sin embargo, hasta el momento que llevamos más de 40 documentos debidamente ‘aperturados', observados y reconocidos; no hay ninguna inconsistencia ni ninguna incongruencia porque el perito, todo lo que estaba allí, lo ha reconocido'.

Explicó que las evidencias encontradas en este disco compacto son correos electrónicos, audios, imágenes, que estaban insertas en WhatsApp. ‘Desde el momento en que son informaciones que estaban en comunicaciones, obviamente ya se entra en el ámbito íntimo de la persona. Vamos a respetarle esa intimidad que en su momento se les irrespetó', aseveró González.