Panamá,25º

06 de Dec de 2019

Nacional

Autoridad Marítima niega que carguero pertenezca al registro de naves panameño

El Grace 1 que transportaba crudo fue detenido en Gibraltar por violar las sanciones estadounidenses. Pero existen otros siete barcos con bandera panameña que envían gas licuado desde China a Irán

La institución emitió el viernes un comunicado en el que aclaró que canceló el registro del buque en mayo

Al buque petrolero Grace I, sospechoso de transportar petróleo a Siria en violación a las sanciones europeas, se le canceló el registro panameño el 29 de mayo pasado, por lo que dejó de pertenecer al Registro Internacional de Buques de Panamá.

Este viernes, medios internacionales europeos daban cuenta sobre la publicación especializada de transporte marítimo Lloyd's List que identificó el carguero con bandera panameña.

Medios europeos recogieron las palabras de Fabian Picardo, jefe del Gobierno de Gibraltar, sobre las razones que llevaron a su gobierno a detener el buque: ‘Detuvimos el navío y su carga. Tenemos razones para creer que Grace 1 llevaba su carga de petróleo crudo a la refinería de Banias, en Siria, propiedad de una entidad sujeta a las sanciones de la Unión Europea'.

Unas horas más tarde, la Autoridad Marítima de Panamá, emitió un comunicado desmintiendo que el buque tuviera registro panameño.

Alegó que el Consejo de Seguridad alertó a la entidad el 24 de mayo pasado que el carguero Grace 1 estaba participando o siendo vinculado a la financiación del terrorismo, en apoyo a actividades desestabilizadoras de algunas regiones lideradas por grupos terroristas, se lee en la nota aclaratoria.

¿Habrán otros buques con bandera panameña en la misma situación?

Algunos especialistas en temas mercantes aseguran que sí. En opinión de Michelle Weise Bockmann, periodista especializada en temas mercantes para Lloyds List, hay siete barcos más en las mismas condiciones con bandera panameña.

‘Panamá, el registro de banderas más grande del mundo, es operado por el gobierno, pero el istmo centroamericano ha estado históricamente aliado estrechamente con los EE.UU. Y ahora se encuentra a la vanguardia de la eliminación de sanciones', señala la periodista.

‘Se estima que al menos siete barcos que en las últimas semanas fueron transferidos a Panamá desde Liberia, están enviando gas licuado de petróleo y crudo a China desde Irán', apunta la especialista.

Enseguida explica que algunas banderas juegan al gato y al ratón con las sanciones y otros están felices de hacerse de la vista gorda para evitar preguntas. Panamá y otras banderas de conveniencia han recorrido un largo camino desde la publicación del histórico Informe ‘Ships of Shame' en Australia en 1992 (las embarcaciones de la vergüenza), lo que llevó a una comisión internacional a abrir los ojos al público ante el abuso generalizado de la gente de mar.

‘‘Detuvimos el navío y su carga. Tenemos razones para creer que Grace 1 llevaba su carga de petróleo crudo a la refinería de Banias'

FABIAN PICARDO,

JEFE DEL GOBIERNO DE GIBRALTAR

No obstante, añade Wiese, aún es posible que los armadores participen en actividades ilegales y eviten los controles. Como ejemplo, cita a los grandes transportistas de gas y crudo propiedad de Kunlun Shipping de China, que asegura ‘juegan al gato y al ratón' con registros abiertos, ya que desafían las sanciones de Estados Unidos.

Cuando estos buques quedan al descubierto ante las autoridades, el país que lo abandera les retira el registro, pero no tardan mucho tiempo en conseguir otro registro abierto, por ejemplo, el de Panamá.

Panamá carece de controles en los consulados para rechazar los abanderamientos provisionales. Esta patente temporal exige solo la aplicación del pago de impuestos por lo que permite operar provisionalmente al buque. No obstante, para los organismos internacionales esto es visto como una violación porque, a pesar de la temporalidad, el barco opera con la bandera panameña.

El comunicado de la AMP condenó enérgicamente toda actividad ilícita y delictiva que atente contra la vida humana, y reiteró su compromiso con los acuerdos internacionales al ejecutar las medidas en contra de quienes sean considerados una amenaza para la estabilidad de la región.