Panamá,25º

16 de Dec de 2019

Nacional

Una mirada hacia el futuro profesional desde la prevención de riesgos laborales

Debemos reflexionar sobre el papel que juega la salud y la seguridad ocupacional desde los procesos de formación académica

El mundo acelerado en el que vivimos, la globalización y la tecnificación hacen que la gestión empresarial piense y formule estrategias de trabajo, así como procesos productivos dirigidos a analizar de qué forma se puede lograr abastecer la necesidad demandante del mercado en menor tiempo (García, 2018). Desde luego, Panamá se encuentra implícita en esta realidad; el crecimiento económico, la inversión en obras de construcción y la industrialización de sectores particulares, nos obligan a pensar en las cualidades y competencias que debe tener todo profesional, las cuales no deben estar dirigidas únicamente al desarrollo atinado de las acciones que son demandadas por el puesto de trabajo, sino que deben ser estimadas, además, desde la óptica de la protección a la vida, al medio ambiente y desde luego, a los procesos productivos.

Es aquí donde la prevención de riesgos profesionales debe ser considerada como un elemento fundamental de la gestión y dirección del talento humano, encaminada a potenciar de manera segura, las capacidades del individuo frente a las acciones dinámicas, que son demandadas por el empleador, pero con criterios técnicos bajo el paraguas de normas y procedimientos que les permitan a los trabajadores retornar a sus hogares de manera segura (Martínez, 2015).

Es por ello, que debemos considerar y reflexionar sobre el papel que juega la salud y seguridad ocupacional desde los procesos de formación académica, la cual deberá tener como vertiente, desarrollar en el futuro profesional, la capacidad de analizar el entorno inmediato y valorar aquellas situaciones de peligro potencial que son capaces de comprometer su vida o la de sus semejantes (Torres, Perera y Cobos, 2014).

En correspondencia a lo anterior, la Universidad Especializada de las Américas (Udelas), ha dado un salto cuantitativo en este tema y ha volteado la mirada hacia el futuro, creando el Técnico, la Licenciatura y la Maestría en Salud y Seguridad Ocupacional, niveles académicos desarrollados en esta casa de estudios desde hace más de una década. Con ello se ha logrado insertar al mercado laboral, profesionales idóneos y competitivos, responsables de proteger la vida de los trabajadores, dando como resultado, hemos logrado disminuir los índices de siniestralidad laboral en nuestro país; todo ello, en conjunto con otras dependencias como los son La Caja de Seguro Social y El Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral; sin embargo, aún queda mucho por hacer. Actualmente, existen niveles de formación técnica y vocacional que logran insertar casi de manera inmediata en el mercado laboral a jóvenes que carecen de experiencia previas de trabajo, sumadas a la falta de conciencia del riesgo al que se exponen.

He aquí donde está el nuevo reto, crear o modificar las políticas educativas, con proyección hacia el futuro, pensando en la necesidad de incorporar desde los distintos niveles que conforman la educación panameña, la prevención de riesgos laborales con el designio de crear una auténtica cultura preventiva, por lo que finalmente nos queda la interrogante, ¿qué hace falta para lograrlo?

Docente