Panamá,25º

22 de Nov de 2019

Nacional

Los consejos que recibía Varela desde el Ministerio Público

Docenas de conversaciones del teléfono del expresidente Juan Carlos Varela fueron filtradas a través de un portal en Estados Unidos. Entre ellas, con la procuradora, Kenia Porcell, que abarcan casi un año y a quien el mandatario le solicita orientación en todos los campos

Esta fotografía de Juan Carlos Varela y Kenia Porcell es parte de las filtraciones.Varelaleaks.com

La forma en que se relacionaban el entonces presidente Juan Carlos Varela y la actual procuradora general de la Nación, Kenia Porcell, era inexplicable.

Se extendía más allá de una mano paralela de la justicia, como lo reveló este diario en una serie de reportajes que detallaban la injerencia del Ejecutivo en los casos penales investigados por el Ministerio Público. Era más que eso: las decisiones a las que arribaban ambos irradiaban la forma en que Varela gobernaba el país. Y a todos los sectores: político, diplomático, política exterior, actividades de los diputados, la asesoría sobre cómo manejar a los medios, entrevistas, consultas con ciertos magistrados de la Corte Suprema de Justicia acerca de investigaciones puntuales de corrupción.

La foto de un plato de puerco frito y arroz con guandú que supuestamente envió Varela a Porcell.Varelaleaks.com

En un día de rutina podían intercambiar más de 100 mensajes acompañados de varias llamadas telefónicas y archivos adjuntos como tuits de los considerados “enemigos” políticos, audios, videos.

Incluso intercambiaban fotografías de la comida que estaban por degustar y dónde se encontraban en ese momento. El 27 de abril de 2018, por ejemplo, se escribieron más de 200 veces.

Desde que Porcell despertaba hasta que cerraba los ojos para dormir, intercambiaban mensajes acerca de temas políticos criollos; sobre la investigación del caso Blue Apple, el caso de la constructora brasileña Odebrecht o qué hacer con el expresidente Ricardo Martinelli, quien se encontraba preso en el penal El Renacer, pero que en varias ocasiones evaluaron la idea de trasladarlo a La Mega Joya.

Varela le consultaba a Porcell incluso sobre los discursos que pronunciaría en diferentes actividades. Así ocurrió con la supuesta quinta papeleta que incluiría en las elecciones generales del 5 de mayo de 2019, con el propósito de conocer la opinión del pueblo sobre la posibilidad de llamar a una constituyente paralela, discurso que pasó por el visto bueno de la jefa del Ministerio Público.

Porcell le sugirió a Varela cómo armar una estrategia en los medios para que calara la propuesta. Lo conminó a enviar a sus mejores hombres al noticiero de Álvaro Alvarado en Telemetro, e incluso que Rigoberto (presuntamente Rigoberto González Montenegro, procurador de la Administración) debería asistir también. Varela toma el consejo y arma la estrategia, la idea es absolver todas las preguntas para desarmar a quienes buscaban restarle fuerza y complicar todo. Un triunfo mediático para ellos.

La línea que supuestamente debía separar las funciones entre ambos se desvaneció. Ya habían señales de esto, tal vez antes pasaron inadvertidas.

En agosto de 2017, Varela caminaba por la avenida Perú cuando pidió un teléfono para llamar a la procuradora y pedirle que se asomara a la ventana para hacer contacto visual con ella mientras transcurría la llamada.

El nexo permitió el tráfico de influencias. Porcell le pidió al presidente, el 9 de mayo de 2018, que interviniera en el Banco Nacional para conseguir un préstamo por $120 mil para su hermana Oris (quien mantenía un historial de crédito cuestionado), y que utilizaría para comprar una residencia en Montelimar, La Chorrera. El presidente acata de inmediato la diligencia y se asegura de que el banco apruebe el préstamo. Ella se queja de que el gerente de la Caja de Ahorros, Mario Rojas, la  detesta y de seguro se filtraría la información.

Varela le sugiere mejor tramitar el préstamo con Rolando De León, gerente del Banco Nacional.

Odebrecht

Se tenían el uno al otro, mostraban un cariño de hermandad y respeto en el que él le promete que jamás la dejará sola, y que velará por ella y por su familia todo el tiempo.

LOS CHATS FILTRADOS

El portal Varelaleaks.com difundió el martes 5 de noviembre el material

  • Entre los supuestos intercambios de mensajes figuran Pedro Heilbron, Stanley Motta, Jorge Barakat, Carlos Santana, Sivia Carrera, el diputado Adolfo Valderrama, Mario Etchelecu, Fernando Berguido, Emanuel González Revilla, entre otros.

Esa unión explicaría por qué el Ministerio Público mantuvo reservado el capítulo de la investigación de Odebrecht que relacionaba a Varela y a miembros prominentes de su partido con las supuestas coimas. El Ministerio Público investigó a figuras políticas de partidos opositores, pero no insistió en las investigaciones, al menos públicamente, para aclarar la transferencia por $150 mil que recibió la empresa Strategic Management Group Inc, cuyo titular Carlos Duboy era uno de los más cercanos colaboradores de Varela, por ejemplo.

En otros chats entre Varela y sus asesores de comunicación, el mandatario pide que las investigaciones de La Estrella de Panamá sobre los dineros recolectados de la constructora brasileña por Jaime Lasso, figura de confianza de Varela, miembro del Partido Panameñista —a quien tampoco se le procesó en la investigación sobre las coimas de Odebrecht bajo el argumento de que ya había sido investigado por otro caso—, se opaquen con noticias sobre su viaje a China.

Varela y Porcell se reunían con frecuencia, incluso en las instalaciones del Consejo de Seguridad. Él le organizaba los viajes a ella, se preocupaba por su salud, si tomaba descansos para continuar con la batalla a la que ellos definían “en contra de la corrupción”.

Mientras el expresidente Juan Carlos Varela se encuentra en un viaje por Shanghái, China, para asistir como invitado del gobierno de ese país a la Expo Internacional de Importaciones de China, en Panamá circulan cientos de conversaciones, extraídas de su celular, que sostuvo con miembros de su gabinete, empresarios, diplomáticos, representantes de la política internacional; el director del Consejo de Seguridad Rolando López; la procuradora; el contralor, Federico Humbert, entre otros.

Este medio, al hacerse públicas una serie de supuestas conversaciones entre el expresidente Varela y otros actores en el sitio web Varelaleaks.com, considera que dada la condición del funcionario durante los intercambios y el interés público, la sociedad merece poner en contexto distintos aspectos que serán expuestos en diversos reportajes.

El material fue publicado por un grupo de ciudadanos latinoamericanos la noche del pasado 5 de noviembre, que exhibe 24 GB que evidencian el tráfico de influencias o abuso de autoridad. Se trata de conversaciones ocurridas entre 2017 y 2018. El dominio del portal está registrado bajo la empresa Infomaniak Network, S.A. y fue creado en el estado de Texas, Estados Unidos.

La Estrella de Panamá se comunicó con el departamento de prensa del Ministerio Público para dar espacio a la versión de Porcell, pero hasta el cierre de esta edición no se obtuvo respuesta. Extraoficialmente se conoció que Porcell salió de viaje por 15 días el pasado martes en horas de la tarde.

Las filtraciones se divulgaron en formato TextEdit y muchas de ellas han sido corroboradas por este diario.

Despectivas referencias

En abril de 2018, Varela pide ayuda a Porcell sobre un asunto de política exterior. Fue cuando el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, se refirió públicamente a una posible reunión con Varela para resolver las diferencias entre ambos países. Al respecto, Porcell le recomendó declinar la invitación porque sería muy negativo para el país. Ella se refiere a Maduro de forma despectiva, como “un sucio y un delincuente”. Varela parece acoger la recomendación y le envía un borrador del comunicado que pretende sacar como parte de la contestación de Panamá a Maduro. Varela espera las recomendaciones de Porcell en cuanto a la redacción, y ella le sugiere añadir que Panamá es un país pacífico y respetuoso de los derechos, que cuida su soberanía. De igual modo, le aconseja tomar distancia de Maduro, dejando lo medular a la entonces canciller y vicepresidenta, Isabel de Saint Malo de Alvarado.

Como resultado, Varela emite el comunicado adoptando las sugerencias de su aliada. Modificó el título y envió a De Saint Malo a República Dominicana en respuesta a una invitación del presidente Danilo Medina, quien actuó como intermediario entre ambos gobiernos.

En el Legislativo

El poder de Porcell sobre las decisiones de Varela alcanzaba hasta la forma como debía manejar a los diputados o los artículos que debía vetar de las leyes recién aprobadas en la Asamblea Nacional. Un ejemplo de esto se reflejó en la Ley que pretendía anular el contrato entre el Estado y la empresa portuaria PSA. Un hecho que, a juicio de Porcell, atentaba contra la seguridad jurídica empresarial y por tanto, expresó su rechazo ante la actuación de los diputados supuestamente por jugar con las reglas que hasta ese momento habían imperado.

Para allanar el camino del veto, la procuradora le dio una supuesta idea que consistía en que los diputados aliados iniciaran una campaña en las redes sociales con mensajes que funcionaran como antelación a la actuación del presidente sobre el veto de la ley. Esto, aprovechando que varios gremios empezaban a alzar su voz de protesta ante este hecho. Todo parecía una lucha entre poderes portuarios en la que una de las empresas había influido para dirigir la actuación de los diputados. Esto llevó a Varela a concluir que debía darles un susto por el abuso. El presidente proponía que alguien debía presentar una denuncia penal, a pesar de que ella le advirtió que los diputados no son investigados y juzgados por el Ministerio Público, sino por la Corte Suprema de Justicia. En todo caso, el mandatario insistió en que buscaría a alguien que le armara la denuncia y se la daría a Porcell para su revisión.

¿Por qué los consejos de Porcell eran acatados, prácticamente al pie de la letra, convirtiéndose en un súper poder dentro del engranaje de las instituciones del Estado, como se verá evidenciado a lo largo de las publicaciones de Varelaleaks?

Rolando López, director del Consejo de Seguridad, introdujo a Porcell en el gabinete de inteligencia de esa entidad como asesora legal desde septiembre a diciembre de 2014. Posteriormente, Porcell fue nombrada jefa del Ministerio Público y quedó a cargo de las investigaciones penales de las que había conocido en el Consejo de Seguridad. Esta es solo una muestra del inmenso océano de información revelada por el portal mencionado.