Panamá,25º

14 de Dec de 2019

Nacional

Sucumbe la vida acuática del río Cárdenas

Las aguas del río Cárdenas, a la altura de la urbanización Clayton Village, no son las mismas de hace una década. El color de las aguas del cauce ha pasado de un verde cristalino a un negruzco, en un lado, y pardo, en otro.

Sucumbe la vida acuática del río CárdenasMiAmbiente

Las aguas del río Cárdenas, a la altura de la urbanización Clayton Village, no son las mismas de hace una década. El color de las aguas del cauce ha pasado de un verde cristalino a un negruzco, en un lado, y pardo, en otro. Los peces y los crustáceos están pereciendo. Y los olores que brotan de las aguas son insoportables. “El río parece morir lentamente”, cuenta una moradora del corregimiento de Ancón.

Indudablemente, el cauce está contaminado. Así lo constató un equipo del Ministerio de Ambiente (MiAmbiente), que realizó una inspección en el área, después de recibir un mensaje que alertaba de la muerte de especies .

Miguel Flores, director Nacional de Verificación Ambiental de MiAmbiente, indicó que no se ha identificado puntualmente la fuente de la contaminación del río. Por el momento, la autoridad está realizando una investigación de rigor para determinar las razones que han provocado la situación. Aunque se sospecha que el problema podría estar asociado a los altos niveles de contaminación de los ríos Guabinoso y Mocambo, que están adyacentes al relleno sanitario de Cerro Patacón, y cuyas aguas confluyen en el río Cárdenas.

Un muestreo reciente de las aguas de los dos cauces determinó que existen altos niveles de materia orgánica (aguas residuales de origen doméstico que no son tratadas), que consumen grandes cantidades oxígeno y disminuyen el disponible para las especies acuáticas.

La demanda de oxígeno en ambos cauces es veinte veces superior al límite permitido por la ley. “Los compuestos orgánicos le restan oxígeno a los dos ríos”, explicó Flores.

Los factores que podrían asociarse a la contaminación de ambos ríos estarían relacionados a las lagunas del relleno sanitario de Cerro Patacón creadas para tratar los lixiviados. Pero también en las inmediaciones de ambos ríos están asentadas comunidades que usan letrinas para defecar. Las aguas residuales de estas comunidades, además, van a parar a estos ríos. La situación puede empeorar con el crecimiento de las comunidades.

En ambos cauces también fueron detectados altos niveles de contaminación por coliformes fecales. La norma establece que los límites permitidos de coliformes fecales están entre 250 y 450 unidades. Pero las aguas de los ríos superan mil veces estos rangos. En el Guabinoso existen más de 140 mil unidades, mientras que en el Mocambo hay más de 240 mil unidades.

Los muestreos fueron realizados el 16 de septiembre de 2019. Las aguas de los ríos no son aptas para fines recreativos porque la piel podría afectarse, mucho menos para consumo doméstico, concluyó Flores.

Entre las propuestas que se evalúan para eliminar la contaminación provocada por los vertederos está su cierre progresivo. En principio, los planes estarían dirigidos al cierre de ocho de los sesenta y tres que existen a nivel nacional. Y, aunque el relleno de Cerro Patacón es uno de los que mayores problemas tiene, se desconoce si estaría entre los primeros candidatos para cierre.

La propuesta es solo eso, nada está escrito en piedra, requiere de la aprobación de la Junta Directiva de la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario de Panamá. La discusión se estaría dando en los próximos días.

Y es que para cerrar los rellenos se requiere de una estrategia de transición porque existen comunidades que dependen de las actividades de los vertederos .