26 de Feb de 2020

Nacional

Conato cataloga el ajuste salarial como el 'peor de la historia'

Según el gremio con este “ajuste”, Panamá sigue profundizando la brecha de la desigualdad y apostando por un modelo fracasado concentrador de riqueza y distribuidor de pobreza

Panorámica de rascacielos Panamá
Panamá cierra el año con el crecimiento económico más alto de la región y tiene las mejores proyecciones (5%) para el 2020.Archivo | La Estrella de Panamá

Luego de que el Gobierno anunció que el ajuste será de 3.3%, mientras que los sectores sindicales y trabajadores exigían un ajuste mínimo del 25%, el Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (Conato) es el 'peor de la historia'.

Presidencia

Ajuste de salario mínimo es del 3.3% en promedio, 1% en sector hotelero y 8% en sector bananero

Lee más

A través de un comunicado de prensa, el Conato asevera que el ajuste "es indignante y un agravio para la vida de la población trabajadora, pues en algunos sectores se “ajustó” al 1% lo que se traduce en apenas dos centavos ($0.02) por hora".

"Este nuevo salario es realmente insignificante en especial para los sectores más humildes y empobrecidos del país. Resulta evidente, que este gobierno complace a los empresarios, quienes impusieron sus intereses sin sustento en ningún indicador", destaca el comunicado.

Mediante el documento, el Conato prosigue al afirmar que Panamá cierra el año con el crecimiento económico más alto de la región y tiene las mejores proyecciones (5%) para el 2020, pese a esto el ajuste salarial anunciado queda significativamente por debajo de los ajustes salariales aprobados en otros países latinoamericanos con menor crecimiento que Panamá. 

Finaliza al indica que "el gobierno, incluso retrasa la aplicación del decreto hasta el 15 de enero, una concesión más para el sector empleador. Por todo lo anterior es evidente el carácter pro empresarial del gobierno PRD que continúa con las políticas neoliberales de sus antecesores, por lo cual desde ahora alertamos a la población panameña". Este “ajuste”, Panamá sigue profundizando la brecha de la desigualdad y apostando por un modelo fracasado concentrador de riqueza y distribuidor de pobreza.