Temas Especiales

22 de Jun de 2021

Nacional

Competencias clave en el coaching profesional y ético

La Federación Internacional de Coaching (ICF), fundada en 1995, está comprometida con el avance de la profesión de coaching, por lo que ha definido un modelo de competencias clave con altos estándares éticos.

Competencias clave en el coaching profesional y éticoShutterstock

La Federación Internacional de Coaching (ICF), fundada en 1995, está comprometida con el avance de la profesión de coaching, por lo que ha definido un modelo de competencias clave con altos estándares éticos.

El coaching es definido por la  ICF como un proceso de alianza con clientes en el que se promueve la estimulación del pensamiento y de la creatividad, buscando la maximización del potencial personal y profesional.

Para el coach, conocer y practicar las competencias clave definidas es la base para un proceso de coaching de acuerdo con los estándares de la ICF.

Conocer, aunque ligeramente, la existencia de este modelo, permitirá al cliente una mayor consciencia y conocimiento del qué esperar de l proceso de coaching y del rol del coach en dicho proceso.

El modelo incluye 11 competencias clave que un coach debe demonstrar en un proceso de coaching, divididas en cuatros grupos relacionados con: la adherencia al código deontológico y estándares profesionales definidos por la ICF, la creación conjunta de relación entre el coach y el cliente, la comunicación efectiva y el facilitar aprendizajes y resultados.

En octubre de 2019 el modelo fue actualizado y sus cambios se estarán implementando progresivamente hasta entrar en vigor en los inicios del 2021.

Las competencias en el modelo actualizado, revisadas con base en evidencia recolectada de más de 1,300 coaches profesionales en el mundo, se afinan y reflejan los elementos clave de la práctica del coaching en la actualidad, pretendiendo servir como estándares de coaching más fuertes y completos para el futuro.

Se destaca un énfasis primordial en el comportamiento ético del coach y confidencialidad del proceso; la mentalidad de coaching y la práctica reflexiva continua; las distinciones críticas entre los acuerdos de coaching, la criticidad de la asociación entre el coach y el cliente y la importancia de la conciencia cultural, sistémica y contextual.

El nuevo modelo considera 8 competencias clave y mantiene la división en 4 grandes grupos que incluyen:

- Competencias fundacionales: relacionadas con demostrar una práctica ética, comprendiendo y aplicando consistentemente la ética y los estándares del coaching y con encarnar una mentalidad de coaching, desarrollando y manteniendo una mentalidad abierta, curiosa, flexible y centrada en el cliente

- Co-crear la relación: estableciendo con el cliente y los stakeholders, en los casos en que aplique, acuerdos claros sobre la relación de coaching, proceso, planes y metas, manteniendo acuerdos, para el proceso completo y para cada sesión; cultivando la confianza y la seguridad, creando en asociación con el cliente un entorno seguro y de apoyo que permita al cliente compartir libremente, en una relación de respeto mutuo y confianza; sosteniendo la presencia, siendo plenamente consciente y presente con el cliente, empleando un estilo abierto, flexible, basado y confiado.

- Comunicar efectivamente: a través de una escucha activa, enfocada en el que el Cliente esta o no esta diciendo, para una comprensión completa en el contexto de los sistemas del Cliente del que esta siendo comunicado y el apoyo a la autoexpresión del cliente; evoca o despierta la conciencia, facilitando la comprensión y el aprendizaje del cliente mediante el uso de herramientas y técnicas como preguntas poderosas, silencio, metáfora o analogía

- Cultivar el aprendizaje y el crecimiento: Facilitando el crecimiento del cliente, para transformar el aprendizaje, el conocimiento y la visión en acción, promoviendo la autonomía del cliente en el proceso de coaching.

La ICF considera para cada competencia una definición y describe comportamientos que deben de estar presentes y ser perceptibles en cada proceso de coaching.

El artículo se desarrolló basado en la información disponible en https://coachfederation.org/core-competencies.

La autora es ACC (ICF Associated Certified Coach), coach en procesos de desarrollo profesional, liderazgo y equipos y miembro de la directiva de ICF Panamá.

El Capítulo de Panamá de la International Coach Federation –ICF es una asociación sin fines de lucro, comprometida con el fomento y la difusión de la práctica profesional y ética del coaching. Está afiliada a la International Coach Federation-ICF, la organización global más grande y reconocida de Coaching.

www.icfpanama.org

www.coachfederation.org