Temas Especiales

20 de Sep de 2020

Nacional

Se inician exhumaciones para identificar a víctimas de la invasión

El Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses comenzó labores para exhumar restos de las víctimas de la invasión. El Equipo Argentino de Antropología Forense asesora en las labores

En las exhumaciones participan arqueólogos y antropólogos de Panamá y Argentina.Larish Julio| La Estrella de Panamá

Por estos días, en el Jardín de Paz hay trabajos inusuales. Cintas que marcan un perímetro, carpas, antropólogos y arqueólogos. Después de 30 años de la invasión de Estados Unidos a Panamá, el Ministerio Público inició, este lunes, las exhumaciones de restos humanos enterrados en la fosa común del cementerio, ubicado en Parque Lefevre.

Los trabajos durarán unos 60 días y son parte del proceso de reapertura de 14 casos de personas que fueron asesinadas durante la intervención militar. La Fiscalía de Descarga de Homicidio y Femicidio del Área Metropolitana adelanta la diligencia judicial por solicitud de la Comisión 20 de Diciembre de 1989, creada en 2016 para investigar, entre otros aspectos, las violaciones a los derechos humanos durante la intervención militar.

Para José Luis Sosa, director ejecutivo de la Comisión 20 de Diciembre de 1989, se trata de una diligencia “muy importante porque, finalmente, después de 30 años se logra, vía judicial, poder recuperar cuerpos desconocidos en el Jardín de Paz”.

Hay personas, agregó, que durante estas tres décadas han estado buscando a un familiar y no se le había dado una repuesta. Es un proceso que durará varias semanas y no se usarán retroexcavadoras para las exhumaciones.

Brenda Bethancourt es hija de una de las víctimas de la invasión que busca determinar donde están los restos de su padre, Braulio Bethancourt.

A pesar de que en la fosa común del Jardín de Paz hay una lápida con el nombre de Braulio, su hija Brenda alega que no tienen certeza de que los restos que allí se encuentran son de su padre.

“Para nosotros es una esperanza y es grandioso que finalmente vamos a poder determinar los restos de mi padre. Hemos esperado este momento por muchos años”, dijo.

Bethancourt agradeció a la Comisión 20 de Diciembre de 1989 por haber logrado realizar estas exhumaciones que, a su juicio, es un paso importante no solo para su familia, sino para todas aquellas que no han podido enterrar el cuerpo de su familiar porque desconocen su paradero.

Familiares de víctimas de la invasión se apersonaron al Jardín de Paz.

“Este país todavía sufre porque no nos hemos recuperado de esa invasión”, recalcó.

Al igual de Brenda Bethancourt, otros familiares de personas desaparecidas y fallecidas durante la invasión se acercaron, este lunes, al Jardín de Paz. La Unidad de Protección de Víctimas del Ministerio Público estuvo en la zona para ayudar a los familiares.

El trabajo lo realizan los especialistas del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses con la asesoría del Equipo Argentino de Antropología Forense, quienes participaron en el inicio de los trabajos de exhumaciones.

José Vicente Pachar, director del Instituto de Medicina Legal, indicó que con las exhumaciones se busca no solo la identificación de los restos óseos, sino también determinar las causas de muerte.

Además de los especialistas del Medicina Legal y del Equipo Argentino de Antropología Forense, en el trabajo participan arqueólogos y antropólogos panameños.

Pachar explicó que el proceso de identificación de los restos óseos incluye un análisis antropológico, odontológico y exámenes genéticos.

El médico explicó que, adicional al tiempo que durarán las exhumaciones, posteriormente habrá un tiempo para terminar los análisis de ADN que se realizarán. Pachar reconoció que el laboratorio del Instituto de Medicina Legal solo está certificado para realizar análisis de restos óseos recientes, por lo que para este trabajo deberá solicitar ayuda internacional.

La fiscal adjunta de Homicidio y Femicidio Metropolitanos, Maribel Caballero, reconoció que el trabajo es “bastante complejo”, por tratarse de restos humanos de hace treinta años. “No sabemos a qué nos vamos enfrentar”, indicó.

Explicó que de los 14 casos que fueron reabiertos hay 7 que no han sido identificados y los 7 restantes de personas consideradas desaparecidas.

Trinidad Ayola, de la Asociación de Familiares de los Caídos del 20 de Diciembre, manifestó su complacencia por la realización de estas exhumaciones porque se busca “darle tranquilidad” a las familias que aún necesitan determinar donde están los restos de su ser querido.

“Esta exhumación le traerá un poco de paz a esas familias”, dijo.

Isabel Corro, quien lideró el movimiento de familiares de víctimas de la invasión en la década de 1990, manifestó su rechazo a las exhumaciones.

A su juicio, estas acciones no cumplen las normas internacionales y pide que se respete los restos de las personas que han sido identificadas.