Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Nacional

Navieras se toman el transporte terrestre en Panamá

Transportistas denuncian un fuerte desplazo de estas compañías que podría afectar a unos 12 mil empleados. Aseguran que han agotado la etapa de negociación y no descartan medidas de presión, entre ellas una huelga nacional

Las agrupaciones de transportistas de carga comercial de Panamá se encuentran en alerta frente a los agresivos planes de negocios de las navieras internacionales que podrían desplazarlos a corto plazo de la actividad, afectando a más de 12 mil empleos directos.

Barco de Maersk en las esclusas de Miraflores.Archivo | La Estrella de Panamá

Los transportistas panameños afirman que las grandes navieras se han trazado la meta de monopolizar toda la actividad de transporte comercial, saliéndose de su nicho, que es la parte marítima.

Incluso advierten de que acaparar todo el negocio le permitiría a las grandes navieras imponer sus precios por todos los servicios de logística que hoy día son competitivos por estar separados, como la parte terrestre y el trámite aduanero.

Dirigentes de gremios como la Asociación de Transporte de Carga de Panamá (Atracapa) y la Asociación Panameña de Agencias de Carga (APAC), afirman que las grandes navieras como Maersk, MSC y CMA, han implementado un modelo de negocio que llaman “todo incluido”, donde negocian un solo precio hasta la puerta del cliente o destino final de la carga.

Para los transportistas panameños, este modelo amenaza con desplazarlos no solo a ellos, que se dedican al negocio de la carga terrestre, sino también a otras actividades logísticas, como el corretaje de aduanas, las agencias de carga, suministro de alimentos y hasta el servicio de despacho de combustible.

Los gremios consultados afirman que están agotando todas las etapas o instancias de negociación con las autoridades, pero de no encontrar una salida no descartan medidas de presión, entre ellas una huelga nacional.

“Las navieras deberían mantenerse en el negocio de la carga marítima y dejarle oportunidades a otro tipo de empresas...”,
JOAQUÍN MEIS
DIRIGENTE DE APAC

La Autoridad Marítima de Panamá (AMP) ya ha tratado el tema con las partes afectadas, pero los transportistas afirman que existe una especie de chantaje por parte de las grandes navieras que amenazan con irse de Panamá si no se les deja continuar con su nuevo modelo de negocio dirigido a la monopolización de la actividad o negocio.

Los gremios de transportistas panameños esperan que las autoridades defiendan su posición como empresas nacionales afectadas por un monopolio que buscan crear las navieras.

Joaquín Meis, de APAC, reconoció que el sector de transportistas panameños se encuentra muy preocupado por la estrategia de monopolio de las navieras que intenta sacarlos del mercado.

Indicó que como operadores del transporte terrestre de carga comercial serían las primeras víctimas del ambicioso plan de las grandes navieras, pero en la última fase también desplazarían a los corredores de aduanas y a todos los que ofrecen algún tipo de servicio en el transporte de carga comercial.

“Las navieras deberían mantenerse en el negocio de la carga marítima y dejarle oportunidades a otro tipo de empresas que son las que generan divisas que se quedan en el país. El dinero que hacen las navieras se va fuera de Panamá, y todo los que nosotros generamos se queda en el país”, dijo Meis.

El transportista aseveró que el plan de monopolización de las navieras no solo afectará al negocio de carga comercial, sino a todo el desarrollo logístico, incluyendo la misma operación de los puertos.

“Después de este paso buscarán controlar todo, hasta la operación de los puertos, y eso nadie lo está viendo y piensan que solo nos afecta a nosotros como transporte terrestre. Es un tema muy preocupante y delicado que estamos analizado, pero ellos se están aprovechando que somos conscientes de que la última medida para nosotros es la huelga. Por eso estamos hablando con todas las autoridades que intervienen en la actividad. Queremos evitar esto, pero cuando empiezan a cerrar nuestras empresas, no quedaría otra opción”, dijo Meis.

Otros grupos de transportistas apuntan que Maersk estaría incursionando en Panamá con su propia empresa de transporte. Incluso la Dirección General de Ingresos estaría auditando a una primera empresa que ofrece transporte terrestre para tratar de confirmar o no el vínculo con la naviera, ya que la actividad de transporte de carga comercial vía terrestre está reservada para los panameños, de acuerdo con la Ley 51 de 2017.

Julio Solís, dirigente de Atracapa, dijo que todos los asociados de esta agrupación están preocupados por la situación con las navieras, principalmente Maersk, MSC y CMA.

Señaló que por ahora las navieras han empezado a ofrecer tarifas de transporte terrestre por debajo de los costos reales, obligando al transportista panameño a salir de la operación por falta de rentabilidad.

“No podemos permitir que las navieras monopolicen la actividad. Nos están obligando a establecer tarifas que no podemos ofrecer”, reiteró Solís.