Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Nacional

Los efectos del coronavirus en los países en vía de desarrollo

El PNUD consideró que, adicional a la crisis sanitaria, los países sufrirán devastadores efectos sociales y económicos que se prolongarán durante años

Ciudad de Panamá.
La cuarentena en Panamá es indefinida.Roberto Barrios | La Estrella de Panamá

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) estimó que las pérdidas de ingresos superarán los $220,000 millones en los países en desarrollo como consecuencia de la crisis sanitaria por el nuevo coronavirus.

El organismo, además, calcula que alrededor del 55% de la población mundial carece de acceso a servicios de protección social, lo que hace que estas pérdidas se expandan a lo largo y ancho de las sociedades y afectará a la educación, los derechos humanos y, en los casos más extremos, a la seguridad alimentaria básica y la nutrición.

"El avance de la crisis del COVID-19 amenaza con castigar desproporcionadamente a los países en desarrollo, no solo en forma de crisis sanitaria a corto plazo sino también a través de sus devastadores efectos sociales y económicos que se prolongarán durante meses y años", señaló la oficina del PNUD de Nueva York, Estados Unidos, en un comunicado.

A juicio del organismo internacional, es probable que los hospitales faltos de recursos suficientes y los frágiles sistemas sanitarios se verán desbordados. Esta situación puede verse exacerbada por un repunte de los casos, ya que el 75% de las personas que habitan en los países menos adelantados carecen de acceso a jabón y agua.

No es todo. Las condiciones sociales de los países en vías de desarrollo también son un factor que influye en las consecuencias fatales que dejará la crisis sanitaria. La deficiente planificación urbana, la sobrepoblación de algunas ciudades, la insuficiencia de los servicios de eliminación de residuos, e incluso la congestión del tráfico que puede dificultar el acceso a las instalaciones sanitarias, pueden contribuir a incrementar el número de casos, advierte el PNUD.

En el comunicado se citan palabras del administrador del PNUD, Achim Steiner, quien aseguró que esta pandemia dejará cicatrices muy profundas en grandes zonas del planeta.

"Sin la asistencia de la comunidad internacional nos arriesgamos a un masivo retroceso de los avances conseguidos en las dos últimas décadas y a la pérdida de una generación entera, si no en vidas, en forma de derechos, oportunidades y dignidad", recalcó Steiner.

El PNUD hace un llamado a la comunidad internacional para que mire más allá de las consecuencias inmediatas del COVID-19 y enfatiza la necesidad de tomar tres tipos de medidas prioritarias: recursos para ayudar a detener la propagación del virus; apoyo para la respuesta durante el brote de la enfermedad; y recursos para prevenir el colapso económico de los países en desarrollo.

El organismo ha implementado el Fondo de Ayuda Rápida que será alimentado con $20 millones y a largo plazo prevé una necesidad mínima de $500 millones para prestar ayuda a 100 países.