Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Nacional

Philip Morris Panamá rechaza la aprobación de la Ley 178

La compañía insta a las autoridades a propiciar un debate riguroso, basado en ciencia, que cuente con la participación de la mayor cantidad de actores

Vapeo
Una mujer exhalando vapor de un cigarrillo electrónico.Archivo |La Estrella de Panamá

Luego de que el proyecto de ley 178, que prohíbe el uso y la comercialización de cigarrillos electrónicos y vaporizadores en el país, fuese aprobado en tercer debate en la Asamblea Nacional, la compañía Philip Morris Internacional (PMI) Panamá expresó su rechazo argumentando que el proyecto de ley merece un debate profundo y la participación seria y mesurada de la mayor cantidad de actores posibles.

"La subcomisión propuesta para fines de análisis técnico del proyecto de ley 178 culminó inesperadamente y sin dársele cumplimiento al término otorgado a las partes interesadas para presentar evidencias científicas, documentos académicos y hallazgos de autoridades sanitarias de otros países para ser evaluados e ilustrar a los diputados de la Comisión de Trabajo, Salud y Desarrollo Laboral en primer debate", señala un comunicado.

Y añade: "La forma apresurada, inconsulta y huérfana de toda base científica con que se llevó el proceso legislativo del proyecto de ley 178 demuestra la falta de rigurosidad en el tratamiento de un tema complejo y de impacto en materia de salud pública, tal como planteó en su momento el propio presidente de la subcomisión encargada de analizar técnicamente este Proyecto de Ley".

La empresa tabacalera también destaca que este proyecto de ley "atenta contra el derecho constitucional que tienen los consumidores de acceder a alternativas e información sobre productos que constituyen un mejoramiento a su calidad de vida" y contra la garantía fundamental de los consumidores de elegir bienes y servicios de calidad, de conformidad con las libertades individuales de los ciudadanos, amparadas por nuestra constitución.

Según Philip Morris, el proyecto de ley 178 atenta contra la protección de la salud al limitar el acceso de los fumadores a alternativas con menores riesgos que el cigarrillo tradicional. Países con estrictas políticas de control del tabaco, como Inglaterra, Nueva Zelanda o Estados Unidos, ya están regulando estas alternativas por considerarlas parte de la política pública de salud frente al tabaquismo, señala el comunicado.

"Este proyecto no contempla al fumador que continuará fumando pues le quita -lapidariamente- la posibilidad de contar con mejores alternativas, como las libres de humo, que contienen hasta 95% menos sustancias tóxicas que las contenidas en el humo que generan los cigarrillos convencionales. Se trata de un precedente abiertamente negativo para los esfuerzos de atracción de inversión y de seguridad jurídica de Panamá", menciona.

El comunicado también menciona que este proyecto de ley 178 "pone la actividad que busca prohibir, en manos de los criminales que manejan el mercado ilícito, poniendo en riesgo la salud de los panameños y negando al Estado de una importante recaudación impositiva para obras de infraestructura y protección de la salud". 

"Como punto comparativo tenemos como ejemplo el comercio ilícito de cigarrillos combustibles en Panamá, que alcanzó niveles de 73% en el 2019, de acuerdo con el segundo reporte de la empresa KPMG, LLP. UK, dando apertura a productos con calidad dudosa, incrementando la criminalidad y reduciendo drásticamente la recaudación de impuestos del Gobierno", recalca la empresa.

De momento la empresa afirma que se encuentran en un proceso de transformación del negocio, basado en ciencia, innovación y tecnología, enfocado en desarrollar productos que no generan combustión ni humo y que, por ende, constituyen un menor riesgo de daño que el cigarrillo convencional.