Temas Especiales

25 de May de 2020

Nacional

Continúan los trabajos de equipamiento en el Hospital Integral Panamá Solidario

El nosocomio está ubicado en el área de Albrook, en la ciudad de Panamá y tendrá 100 camas para atender a los pacientes con COVID-19

El Hospital Integrado Panamá Solidario atenderá a pacientes de COVID-19 y su equipamiento está a cargo del Ministerio de la Presidencia. Archivo 

Los trabajos para equipar el nuevo Hospital Integral Panamá Solidario continúan este sábado 18 de abril. Los camiones que transportan los equipos, empezaron a llegar desde muy tempranos con las camas y el resto de los equipos de salud.

El nuevo nosocomio que tiene el 98% de avance en su nueva etapa, albergará a los pacientes con COVID-19 en estado moderado a grave y contará con 100 camas. 

Las autoridades tienen previsto que el equipamiento dure aproximadamente entre 5 a 7 días, por lo que aún no se tiene fecha de inauguración.

El ministro de Obras Pública, Rafael Sabonge indicó que el proyecto fue conceptualizado y diseñado junto con el personal del Ministerio de Salud para que cumpliera con las normas de bioseguridad, tanto para pacientes como para el personal de la salud.

Cuenta con alta tecnología, monitores y ventiladores en cada cama, las cuales estarán conectadas a un sistema para evaluar remotamente a los pacientes; también dispone de un sistema completo de orígenes y gases medicinales, con acondicionadores de aires de alta tecnología, a fin de evitar los contagios.

Más de 300 personas participaron en la obra a cargo de la empresa Smartbrix.

Inicialmente el Gobierno Nacional anunció que el nuevo hospital tendría un costo de $11 millones. De esta suma, el ministro Sabonge dijo en su momento que sólo $6 millones 541 mil corresponden a lo gestionado por su ministerio (MOP) y que el equipamiento estaría a cargo del Ministerio de la Presidencia.

El viceministro de Salud, Luis Francisco Sucre, dijo que desconoce la cifra total del costo del nococomio, debido a que la inversión la manejó el MOP, pero resaltó que no se trata de un gasto, sino de una inversión para la salud y atención de la población.

El COVID-19 ha dejado más de 100 muertos en Panamá, entre ellos personal de salud, policías, entre otros  y miles de contagiados.