Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Nacional

Transformación estratégica, un proceso de análisis y objetividad

Y es que factores como los cambios en la conducta de consumo, así como las exigencias de protocolos sanitarios, entre otros, van a requerir del rediseño o transformación de los modelos de negocio actuales

Transformación estratégica, un proceso de análisis y objetividad

Hoy por hoy, son numerosas las empresas que buscan una guía que los ayude a retomar su giro normal de negocios mientras regresamos a “nueva normalidad”.

Este último, un escenario incierto para muchos del mundo mercantil. Y es que factores como los cambios en la conducta de consumo, así como las exigencias de protocolos sanitarios, entre otros, van a requerir del rediseño o transformación de los modelos de negocio actuales.

De acuerdo con las estadísticas, para finales de marzo 2020 el uso de internet ya se había incrementado en más del 50% en todo el mundo. Demanda que se origina a partir del confinamiento y la necesidad de las personas de realizar transacciones. Hoy se reporta una mayor cantidad de operaciones en línea que abarcan desde los pagos de servicios hasta compra de productos de primera necesidad, así como entretenimiento. Esto sin dejar de lado que son muchos más los que realizan el teletrabajo y utilizan los medios digitales para la comunicación con familiares y amistades.

Por otra parte, los reguladores en materia de salud hacen un llamado a que las actividades comerciales se desarrollen en un ambiente donde las reglas sanitarias imperen. Ya lo hemos observado con los escasos comercios que continúan operando. Así mismo deberán adaptarse los demás sectores y sus industrias, cada uno en el marco de sus actividades.

Transformación estratégica, un proceso de análisis y objetividad

Dicho esto, nace una necesidad de las empresas de rediseñarse; deberán tener nuevos procesos y controles que satisfagan las demandas de los consumidores y las exigencias de los entes reguladores.

Frente a esta situación, son numerosos los servicios y las estrategias que se ofertan en redes sociales con miras a la atención de esta necesidad. Abarcando temas varios que versan de finanzas, comercialización, tecnología e implementación de protocolos sanitarios, principalmente. Todos estos comparten una misma noción, que es el llamado a adaptar los modelos de negocio actuales a “la nueva normalidad” e incluso a reinventarse.

Dicha oferta de soluciones supone un gran paso. Entre la abundancia de información y la incertidumbre sobre el panorama postpandemia, se puede crear un sesgo en las decisiones de aquellos encargados de la toma de decisiones en el ámbito organizacional.

Conversamos sobre este tema con Thalía Ontiveros, licenciada en dirección y gestión de negocios con experiencia en el campo digital en México, quien afirma que la lluvia de información en redes sociales definitivamente puede confundir al empresario o al emprendedor, y alejarlo de las acciones apropiadas.

“Actualmente, la información se encuentra a un clic. Las redes están inundadas de miles de podcast, webinars, e-books. Es importante un análisis de la situación en la que se encuentra la organización, para determinar cuál es el recurso adecuado”, afirma.

Una aseveración con la que coincide Michell Milano, publicista, mercadóloga y especialista en mercadeo digital en Panamá. Para Milano, el empresario debe de estar enfocado en su situación particular.

“Existe una brecha amplia entre disfrutar, consultar y obsesionarse con las redes. Si nos inclinamos por esta última, perderemos enfoque, porque estaremos pendientes de otras cosas como qué hace la competencia y cuáles son sus resultados. Cada uno de nosotros debe construir desde sus prioridades, de lo contrario perdemos objetividad”, comenta.

Además de las confusiones, también se reporta un comportamiento de rebaño o “herding behavior”. Esto como resultado al deseo de obtener los beneficios que reportan otras empresas o comerciantes a partir de una práctica.

Ontiveros señala que tomar escenarios de éxito como ejemplo no está del todo mal, pero que el análisis del contexto es importante. “En el ámbito de los negocios es posible lograr resultados mejores o similares al de los demás participantes, pero no necesariamente se debe recorrer el mismo camino que otros para conseguirlo. Cada persona y negocio, aun siendo del mismo giro, son diferentes”, opina.

Como podemos deducir, a partir de las exigencias que surgen con la crisis sanitaria y económica, los recursos y nuestros esfuerzos deben estar enfocados más que nunca, en la subsistencia. Un objetivo que está estrechamente ligado a la satisfacción de las necesidades de los consumidores de todos los sectores. Y dicha satisfacción solo se logra integrando el escenario actual.

Para Milano, la creatividad juega un papel muy importante. “Todo negocio debe adaptarse definitivamente al cambio. Antes, los productos y/o servicios se ofrecían de una manera, sin embargo, ahora el mercado exige otros mecanismos”.

Considera que adaptarse no es una opción, “o adaptas tus servicios a la nueva necesidad o mueres en el nuevo mercado”.

Esta es una afirmación que compagina con tres de las cinco fuerzas del Análisis Porter, del libro Competitividad Estratégica (Michael E. Porter, 1980): la competencia, el potencial de que aparezcan en el escenario nuevos competidores y la amenaza de productos substitutos.

Según Ontiveros, la subsistencia empresarial en estos tiempos depende de estrategias que integren el enfoque y la capacidad de reinventarse. “La contingencia y las necesidades que surgen de esta crisis reclaman la integración del comercio electrónico, al menos en Latinoamérica, una región donde tenemos mucho trabajo por hacer en este campo”, asegura.

A manera de ilustración, Ontiveros trae el ejemplo de marcas con éxito limitado como Blockbuster o Kodak. “La adaptación a la satisfacción de las necesidades del consumidor es un deber de la empresa. Como lo muestra el éxito de Netflix versus la renta de películas o las cámaras digitales versus los smartphones. Estos ejemplos demuestran que siempre habrá empresas, existentes o nuevas, que estarán dispuestas y en capacidad de sustituir nuestros productos y servicios”.

Como hemos citado al inicio de esta nota, el confinamiento ha incrementado significativamente el tráfico de usuarios en redes sociales, lo que también acentúa la creencia de que “si no estás en redes, no existes”.

Es ahora más necesario que nunca transformar los modelos de negocio. Siempre y cuando se haga a partir de un análisis comprensivo que integre todas las áreas de la organización. De lo contrario, podríamos estar perdiendo objetividad, terminando por individualizar las necesidades y redirigiendo mayores recursos a un solo sector de la organización.

FICHA

La autora de este análisis es asesora financiera.

Nombre completo: Laritza del Rosario Lezcano Navarro

Ocupación: Consultora financiera

Resumen de su carrera: Máster en inversiones y finanzas, y diplomado de economía y finanzas de la Queen Mary University of London. Licenciatura en contabilidad, banca y finanzas de la Universidad Santa María la Antigua de Panamá. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.