Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Nacional

Tocumen y el apetitoso negocio del 'jet fuel'

Cómo Juan Carlos Varela, desde la Presidencia, coloca a Carlos Duboy a gerenciar Tocumen, S.A., y con el amigo Guillermo Liberman planea el negocio del 'jet fuel'

Liberman y Varela planificaron un proyecto en las instalaciones del aeropuerto de Tocumen.Archivo | La Estrella de Panamá

Dos años antes de dejar el poder, Juan Carlos Varela y el empresario Guillermo Liberman promovían y planificaban un proyecto en las instalaciones del Aeropuerto Internacional de Tocumen. Las filtraciones del celular del expresidente, publicadas en el portal Varelaleaks, develan cómo Varela, desde el poder, planeó el negocio del combustible con su amigo Liberman.

A principios de mayo de 2017, después de un viaje que hizo a Chile, el entonces presidente le comentó al empresario el interés que habían mostrado los dueños de una empresa en un ducto de combustible para aviones en la principal terminal aérea del país, el Aeropuerto Internacional de Tocumen.

En ese momento, ya Liberman estaba preparando un proyecto para presentarlo a la administración del aeropuerto. “Te quiero hacer un update (actualizar) del estudio para el pipeline (ducto) que le vamos a presentar a Tocumen”, le dijo el empresario en una conversación que sostuvieron el 2 de mayo de 2017. “Perfecto”, respondió Varela.

En abril de 2017, Varela realizó movimientos en su gobierno. En la gerencia de Tocumen, S.A. designó a Carlos Duboy, quien había sido su jefe de campaña, copartidario y amigo. Aparentemente la obra no tendría mayores inconvenientes para pasar los filtros administrativos. “Ahora tengo a Duboy... Totalmente de acá”, dijo Varela a Liberman.

Dos meses después, el 5 de junio de 2017, en otra de las recurrentes conversaciones con el empresario, el presidente le daba seguimiento al proyecto y le otorgaba toda su confianza al empresario para que gestionara la concesión con total autoridad. “¿Cómo te ha ido en Tocumen?”, preguntó Varela. “Lo tenemos listo. Queremos estar seguros de cuál es el primer paso y el camino correcto...”, respondió Liberman.

Pese al optimismo, por contar con el apoyo del Presidente y la administración de Tocumen, S.A., el empresario percibía una piedra en el zapato para materializar el negocio. “Sin Copa no tendría sentido”, le habría expresado Liberman en una conversación el 8 de julio de 2017, a Varela, quien estaba muy agradecido con la familia del empresario y estuvo dispuesto a interceder directamente para lograr que el proyecto del ducto tuviera futuro.

El exmandatario creía tener la solución, por eso decidió que conversaría directamente con Stanley Motta y Pedro Heilbron, presidente y director, respectivamente, de Copa Airlines para convencerlos de la propuesta. “Si de esto depende el pipeline me gustaría apoyar de frente hablando con Pedro y Stanley”, le dijo el entonces presidente.

Para convencerlos de utilizar los servicios del ducto de combustible, el presidente pensó en una estrategia. “Metemos a Copa y a Delta”, dijo Varela, al tiempo que explicó que la idea consistía en establecer un proyecto en conjunto. “Se hace un joint venture”. Para ello, pidió al empresario para que lo apoyara como consejero. “Lo armamos. Solo me dices cómo proceder”.

Pero aparentemente las conversaciones no dieron frutos, por lo que tuvo que hacerse un cambio de timón, recurrir a figuras de menor jerarquía dentro de la empresa: “Valero y Copa están teniendo reuniones. Y Andy Ferrer le anticipó a Miguel Heras que a su regreso de Japón hablan del suministro a Copa y del ducto”, le comentó Liberman a Varela.

El expresidente Juan Carlos VarelaArchivo | La Estrella de Panamá

El expresidente estaba muy interesado en el avance del proyecto, porque consideraba que el negocio del combustible era muy importante para la empresa Petroamérica Terminal S.A. (Patsa).

Las conversaciones también hacían referencia a la empresa VTTI, una compañía dedicada a la logística y socia de Global SLI, de la cual Guillermo Liberman es su presidente.

Con la unión de ambas empresas, en enero de 2017, se aliaron a Patsa. el operador de una terminal con una capacidad aproximada de 1,5 millones de barriles de almacenaje de combustible, ubicada en la zona de Rodman, provincia de Panamá, república de Panamá.

“¿Cómo va lo del aeropuerto?”, preguntó el expresidente Varela a su amigo Liberman, quien respondió: “VTTI está de acuerdo, son totalmente flexibles con los porcentajes”.

Tiempo después, en el mes de noviembre, Copa se constituía como detractora del proyecto. “Copa no ha mostrado interés y por el desgaste de la pelea que hay que dar, no veo cómo se justifica hacer esto y quedar en una espera indefinida para saber si Copa algún día decide usar el ducto”, dijo Liberman en una conversación del 13 de noviembre de 2017.

Por esa razón el empresario emplazaría a la administración de Tocumen, S.A., a cargo de Duboy, para convencer a los clientes potenciales de la concesión del negocio del combustible. “Siendo un asunto estratégico más que un negocio, pienso que Tocumen es quién debería tomar toda la iniciativa”, dijo Liberman.

Sin embargo, la respuesta de Varela era que había que tener materializada la concesión, porque tenía previsto un viaje a Holanda para enero de 2018 y donde iba a presentar este proyecto.

“En enero te daré fecha del viaje a Holanda. Importante tener la concesión para el ducto de jet fuel, todo aprobado”, le dijo Varela a Liberman, quien respondió con un “ok, entendido todo”.

Finalmente el interés de construir un ducto de jet fuel en Tocumen S.A. parece haberse esfumado ante las controversias generadas por la principal aerolínea del país, y el presidente y su amigo empresario decidieron mantener el negocio del combustible en el puerto.

“Pero hagamos primero el ducto con Rodman y después los otros. Porque ya tenemos jet fuel. Los otros no”, dijo Liberman en una conversación el 29 de enero, a lo que respondió Varela: “de acuerdo. La distancia es más corta. Es más sencilla. Porque es agua y está estudiado”.

A finales del mes de febrero de 2018, Liberman le comentó a Varela que estaban armando un “call” con la gente de Roterdarm, en Holanda, para crear una fuerza de tarea para el ducto, esta vez utilizando los puertos.

Varela no escatimó esfuerzos por los negocios con Liberman. Movió los hilos que tenía que mover y así lo demuestra con el total apoyo que le dio a su amigo. Y ¿cómo actuó Varela frente al tema de los puertos?...