Temas Especiales

22 de Sep de 2020

Nacional

Conferencia de partidos políticos pide a Holanda analizar crisis de islas en el Caribe

Buscan que el Reino de los Países Bajos ayude financieramente a sus islas en el Caribe que dependen del turismo, como lo ha hecho con países vecinos

Alejandro Moreno Cárdenas, presidente de la COPPPAL
Alejandro Moreno Cárdenas, presidente de la COPPPAL.Cedida

La Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL) en la figura de su presidente Alejandro Moreno Cárdenas, envío una carta a Mark Rutte, presidente del Consejo de Ministros de los Países Bajos, para que se retome la vía del diálogo y se establezca una mesa de negociación que ayude a los gobiernos de Aruba, Curazao, San Martín, Bonaire, Statia y Saba ante el cese del turismo por la crisis sanitaria de covid-19.

En el documento de tres páginas, Moreno explica que el turismo representa el 80% de la principal actividad económica de estos estados, antiguas colonias, que forman parte del Reino de los Países Bajos como Aruba, Curaçao y San Martín, además de las operan como municipios especiales Bonaire, San Eustaquio y Saba desde octubre de 2010.

La misiva plantea que "durante los últimos meses, la Comisión de Descolonización de la COPPPAL y esa presidencia, han recibido y estudiado, continuas denuncias de nuestros partidos hermanos de la región, relativas al tratamiento recibido por sus países a sus solicitudes de préstamos de emergencia, hechos al Reino de los Países Bajos. Dichas solicitudes pedían que los mencionados créditos, les fueran otorgados en las mismas condiciones que a Italia y España, países a los que el Reino prestó miles de millones de euros sin condición alguna, para el combate al covid-19, y de esta manera pudieran evitar el colapso de sus economías".

Sin embargo, prosigue, "las solicitudes han sido negadas en estos términos. Se les respondió que para acceder a los multi mencionados apoyos financieros, a las tasas sin intereses, los países islas que conforman el Reino de los Países Bajos, deberían cumplir con las exigencias incumplibles, por violatorías no sólo de los acuerdos históricos de autonomía entre ellos y el Reino, sino del derecho internacional, como lo son, entre otros, las demandas de permitir una mayor injerencia del Reino en los asuntos internos de Gobierno de estos países del Caribe".