Temas Especiales

28 de Sep de 2020

Nacional

Centros Comerciales prevén un 30% de desocupación cuando se reactiven los negocios

La presidenta de la Asociación de Centros Comerciales, Nadyi Duque, urge al gobierno que les permita abrir los negocios. Un porcentaje importante no sobrevivirá a la crisis y se agravará si persiste la medida

Centros Comerciales prevén un 30% de desocupación cuando se reactiven los negociosLarish Julio | La Estrella de Panamña

Los centros comerciales están pasando por una situación extremadamente difícil debido al retraso en la apertura de los locales. La presidenta de la Asociación de Centros Comerciales, Nadyi Duque, prevé que a raíz de la falta de liquidez y de consumo que experimentarán los negocios, aproximadamente un 30% de los almacenes a nivel general no abrirá más sus puertas. Además, hay diferencias entre los dueños de locales y los inquilinos en cuanto al pago del alquiler. Aunque cada caso se trata de forma particular, los malls adeudan millones a los bancos que pagan sus compromisos gracias a los alquileres; al no contar con ese ingreso, automáticamente la cadena golpeará a la banca de alguna forma. Hay preocupación por la fecha de reapertura. Alertan que entre más tiempo pase, es posible que el porcentaje de negocios que decida no abrir nuevamente sus puertas, se eleve, cosa que sería 'catastrófica' en voz de nuestra invitada.

¿Existe un balance de las ventas online, o entrega de mercancía en la puerta, que han efectuado los almacenes tras la reapertura de algunas tiendas empleando este método?

Lamentablemente no ha sido favorable. El tema de las ventas en línea no ha calado en el país. A pesar de que se ha dado la oportunidad de que la persona pueda retirar la mercancía en la puerta del local, no ha habido un incremento significativo. Se sigue manteniendo en un 5% a 10%, cuando mucho. Estos indicadores no son sostenibles para el gasto operativo que tiene un comercio para poder mantenerse abierto en este momento. Es muy lento, las compras que se han dado por cita o en línea son bajas. Nosotros necesitamos con premura poder recibir a nuestros clientes en los comercios.

¿Qué porcentaje de desocupación esperan en los centros comerciales?

Para ello se está llegando a acuerdos privados. Queremos dar todas las facilidades posibles para que se queden. Sin embargo, van a haber comercios que a pesar de esas facilidades no pueden sostener sus negocios por las ventas que vayan a tener. Recordemos que habrá un problema de poder adquisitivo que va a impactar en muchos aspectos, no solo en el alquiler, también tienen acumulados gastos de electricidad, y son muchas cosas que van a motivar que estas empresas tomen la decisión de cerrar sus negocios.

¿Pero tienen una idea de qué porcentaje de desocupación experimentarán?

Sí, actualmente han manifestado varios comercios que no van abrir. Hemos calculado que es un 10%, por ahora, sin embargo se va a incrementar y posiblemente se registre un 30% de desocupación a nivel general. Esto no solo en los centros comerciales, sino a nivel general; puede oscilar entre un 30% a un 40% los negocios que no van abrir.

¿Cómo reciben esta situación?

Definitivamente que es muy preocupante, por eso nuestro interés de poder abrir lo antes posible. Ahora se ha dilatado un mes más, es hasta el 28 de septiembre que vamos a empezar. Sabemos que el tema de salud es prioridad, pero debe ir de la mano con políticas económicas que puedan comenzar a reactivar la economía. Eso solo se va a lograr en la medida en que los negocios comiencen a reabrir sus puertas.

De atrasar la reapertura, ¿qué cantidad de locales pueden cerrar?

Es que como no sabemos ni cuando pueda darse esa apertura... Si nos extendemos un mes más puede subir a una cifra de 50% o 60%, es una especulación. Pero lo cierto es que los negocios no podrán sostener el pago de alquileres, luz, mantenimiento.

Centros Comerciales prevén un 30% de desocupación cuando se reactiven los negocios

¿De qué forma ayudan los dueños de los centros comerciales a sus inquilinos?

En forma generalizada les hemos dicho que cuando reabramos podrán empezar a pagar los alquileres en cuotas de un año o tres años. Somos el último país que abre, y si el panameño no tiene empleo, no genera ingresos para consumir. Lo poco que hemos visto que se está vendiendo no va a ser suficiente, tomando en cuenta que ya veníamos golpeados antes de la pandemia.

¿Por qué a los 'malls' no les ha ido bien con las ventas en línea?

Lo principal es que al panameño no le gusta comprar a través de aplicaciones. Por eso los comercios no habían adaptado su sistema a una modalidad que no estaba acostumbrada en Panamá. En nuestro país el 70% no tiene tarjeta de crédito como medio de pago. Esa es una de las barreras para poder utilizar este medio como compra. Segundo, al panameño le gusta ver lo que compra, tocar el producto, comparar precios. Una de las ventajas del mall es que el consumidor entra a cuatro o cinco comercios para comparar el precio, le gusta medirse sus productos. La mentalidad es una compra directa en el punto de venta. Eso es una ventaja que tenemos como país, que el sistema no ha penetrado como en otros lados.

Los inquilinos están en desacuerdo con pagar los alquileres de los meses que estuvieron cerrados, ¿qué les puede decir usted?

Mi opinión es que todos los dueños y los propietarios inmobiliarios han hecho ajustes significativos tanto en el canon de arrendamiento como en el mantenimiento de los centros comerciales. No te puedo hablar de ninguno en específico, porque son acuerdos privados y diferentes dependiendo del comercio y los años que tienen en el local. Pero en la mayoría de los casos conozco que se han hecho ajustes considerables. Los comercios son aliados estratégicos para nosotros y queremos ir de la mano con ellos en este proceso.

Lo que pasa es que no les interesa pagar aunque sea un alquiler con descuento, no quieren volver a abrir en esas condiciones...

Hay gastos operativos como seguridad, mantenimiento de acondicionadores de aire.

Sí, ellos pagan el mantenimiento, pero difieren en la idea de pagar el alquiler cuando por ley estuvieron cerrados...

Debo hablar en términos generales. Ellos tienen su mercancía dentro del local y si estuviese en una bodega tendrían que pagar por el alquiler; cada acuerdo es diferente. No te puedo decir que se está exonerando el 100%, cada uno ha hecho arreglos diferentes, inclusive con arreglos de pago para que en el momento en que se reactiven los negocios puedan empezar a pagarlo. No es que se les está cobrando en este momento.

En ciertos arreglos se les pide firmar pagarés; en estos casos los inquilinos sienten una responsabilidad legal al hacerlo en medio de una incertidumbre por el bajo consumo que esperan los negocios. De esta forma se hace más difícil que los locales abran sus puertas...

La inmobiliaria también tiene préstamos con los bancos y no es que les están condonando la deuda, hay que pagarla al igual que los intereses. Es una cadena, igual como el banco tiene acuerdos o flexibilidad en las medidas de préstamos, es lo mismo que tiene que pasar el dueño del local a su arrendatario. No puede eximirlo porque tiene obligaciones bancarias que cumplir.

¿Cómo influye la sobreoferta de comercios en el negocio de los centros comerciales?

Es lo que nos llevó a tomar medidas para promover a Panamá como destino de compras. Ahora no podemos hacer ninguna promoción internacional, porque la gente no va a venir. Tenemos que recuperar el mercado local, inyectar dinero localmente. No podemos hacer actividades en el mall porque va en contra de las políticas de bioseguridad. El SARS-CoV-2 se tiene que ir en algún momento, pero mientras estaremos maniatados. No podemos generar campañas para que los clientes vengan.

“Si esto se sigue dilatando y pasa lo que no queremos que pase, se pierde el fin de año y miles de plazas de empleo, y te vaticino un 2021 catastrófico”

¿Están funcionando los préstamos que están dando los bancos?

Tienen parámetros muy rígidos. No sabemos cuántos se han acercado a los bancos, pero los comentarios es que los parámetros son muy estrictos. Lo que pasa es que ellos, ante los riesgos, se han cuidado. Entonces el gobierno va a tener que jugar un papel fundamental en ser el mediador, así como les dio una suma importante a los bancos, ver cómo se puede apoyar a los micro, pequeños y medianos comerciantes. No sé si eso se hará a través de la Asociación Panameña de Pequeñas y Medianas Empresas o del Banco Nacional, para que a través de estos medios se faciliten estas líneas. El 70% de las tiendas de los malls son de esta categoría. A veces pienso que las autoridades ven como un capricho la insistencia de los malls en abrir, pero para nosotros que somos la cara del comercio, a quien llaman los empresarios para decirnos que han perdido los ahorros de toda la vida, eso para nosotros es conmovedor y tratamos de ver de qué forma podemos ayudar. En la medida que se genere algo de venta, podremos ver si vamos a sobrevivir esta crisis.

Piensan que la ocupación se puede estabilizar para el próximo año, ¿cuál es su proyección?

Todo va a depender de cómo sea la apertura. Va a ser crucial este último trimestre del año. A nosotros nos sorprendió la noticia de que los malls están programados para el 28 de septiembre, lo cual es muy impactante e importante para la toma de decisiones en materia de inversión y la tasa de desempleo que esto puede generar. El sector comercio depende de los resultados del último trimestre del año. Empezar nosotros a prepararnos a finales de septiembre para este periodo, lamentablemente no es lo mejor; nosotros necesitamos abrir antes de esa fecha y hemos estado pidiendo a las autoridades que reconsideren la fecha.

Centros Comerciales prevén un 30% de desocupación cuando se reactiven los negocios

¿Cuánto deben los dueños de los centros comerciales a los bancos?

Esas cifras son incalculables. Lo crucial aquí para la decisión de cómo vamos a empezar el año 2021 es que se pueda dar la pronta reapertura de los comercios.

En todo caso, el centro comercial tendrá un aforo limitado, ¿qué tanto afecta la medida en las ventas?

Nosotros tenemos que cumplir con todas las disposiciones impuestas por el Ministerio de Salud y todas las autoridades, la idea es controlar el aforo que es un 25% lo que han determinado para los centros comerciales. Pero también hemos visto lo que está sucediendo en los malls de Latinoamérica y Europa, y el movimiento que se está dando no es más que de un 30% o 40% de lo acostumbrado. Eso también va a generar que las compras se hagan de una manera ágil, ya que las personas van a estar entrando y saliendo de los negocios. Pero en la medida en que empiece a circular dinero en la calle, gracias a la reactivación de otros renglones, como la construcción y otros sectores, tendremos que aprender a convivir con el virus.

De haber un rebrote se atrasarán en la apertura, ¿han pensado en esa posibilidad?

Definitivamente que sí. Era una de nuestras mayores preocupaciones cuando vimos la nueva agenda en la que el sector de la construcción se enfiló antes que los malls. Consideramos que puede ser de riesgo. Ya las autoridades alertaron de un posible aumento de los casos y se prepararon con la cantidad de camas. Esa era una de nuestras preocupaciones, por eso planteamos abrir el 14 de septiembre, porque si tenemos que esperar a que todos los sectores abran y nos ponen de último... No vemos porqué nos han puesto en un cuarto bloque, junto con los restaurantes, cuando ya veníamos de una compra en línea y entrega en la puerta del local; estábamos seguros que el siguiente paso era la reapertura. No sé con qué criterio nos dejan esperar 30 días más para poder abrir; hay que evaluar el comportamiento del virus luego de la apertura del sector de la construcción, y si ocurre un aumento, nos atrasaremos más. Si esto se sigue dilatando y pasa lo que no queremos que pase, se pierde el fin de año y miles de plazas de empleo, y te vaticino un 2021 catastrófico.

Los malls son grandes infraestructuras, ¿ese aforo controlado será rentable para los negocios que se animen a abrir sus puertas, o pretenden hacer una propuesta al Minsa para incrementarlo?

En la medida que se den las compras ágiles, que las personas puedan entrar y salir lo necesario, nos va ayudar muchísimo. Por ahora tenemos que cumplir con las disposiciones del Minsa; en otros países donde no se ha impuesto esta reglamentación, igual se ve una clientela reducida al 30% o 40% de lo acostumbrado. Sin embargo, esto se va a poder ir flexibilizando de acuerdo con el comportamiento del virus y en la medida en que todos tomemos consciencia de que somos la barrera número uno para detener el virus. Esto va evolucionando, y los parámetros y restricciones van a ir cambiando.

En el último trimestre del año hay fechas importantes para la venta, Black Friday y Navidad. Los dueños de almacenes están indecisos si comprar mercancía para esta temporada o no...

La mayor preocupación es el inventario que tenemos en almacenamiento. Ya las compras de fin de año fueron hechas, porque los negocios nos preparamos desde principios de año para esta temporada. Ya la pidieron. Lo importante es que si no podemos abrir para estas fechas de fin de año, va a ser un colapso.

¿Habrá Black Friday, por ejemplo?

Nosotros no vamos a promover ninguna fecha que genere aglomeraciones de personas en una festividad como esta. Vamos a procurar hacer promociones de manera puntual sin hacer aglomeraciones.

¿Cuál será el atractivo de los 'malls' en un panorama tan gris, tomando en cuenta que compiten con las ventas 'online'?

Favorablemente las ventas en línea no han tenido gran impacto en general. Están generando un 5% o 10%, que no es mucho. Nosotros necesitamos abrir porque vivimos de las compras presenciales. Todo va a depender de cómo termine este año, de poder lograr abrir antes de las fechas de Navidad.

¿Cuál es la estrategia de los dueños de los centros comerciales para evitar que cierren sus puertas las tiendas?

En esta reactivación va a jugar un papel relevante el sistema bancario. Los financiamientos que puedan ofrecer y la flexibilidad que puedan darles a los negocios. Eso, más las políticas públicas que se implementen serán importantes. Además, las facilidades que nosotros como dueños de los malls podamos darles. Nosotros podemos tomar medidas y apoyarlos, pero necesitan mayormente de la banca por los préstamos que tienen, para la facilidad de compra de mercancía, para el pago de planillas y para hacer frente al cúmulo de deudas que enfrentan. Esto será en la medida en que logremos reabrir porque no todos van a abrir, ya te digo que hay un 10% que anunció que no abrirá. Lo que estamos proyectando es que ascenderá a un 30%, pero no lo vamos a saber hasta que se abran los negocios para saber cómo va evolucionar el consumidor y cómo será la venta.

Abrir no significan ventas, hay un aforo limitado y una situación de baja demanda...

Lo importante aquí es ver cuáles serán las políticas públicas para aliviar la situación económica. Si no logramos abrir los sectores y dinamizar la liquidez y el dinero en la calle, si seguimos cerrados crecerá el desempleo en la calle, porque al no generar ingresos, no podemos mantener nuestra fuerza laboral. El 85% de los 50 mil empleos que generan los centros comerciales está en suspensión de contrato.

Hasta ahora no se vislumbra una política del gobierno de ayuda a los negocios o a las personas que tienen sus contratos suspendidos, salvo el plan Panamá Solidario, ¿han conversado sobre este tema con el Ejecutivo?

Tenemos fe de que Panamá va a salir rápido de esta crisis, pero todo depende de muchos factores. Primero, que abran los sectores; la responsabilidad de cada uno como ciudadano de tener que cuidarse a sabiendas que tenemos que vivir con esta realidad y que todos regresemos a hábitos de higiene que son fundamentales para detener el contagio. Las políticas económicas que el gobierno tenga que implementar, ahí también está contemplado que se puedan dar las reaperturas; cuando esto empiece habrá liquidez para que el panameño pueda empezar a consumir; debemos tratar de retener la mayor cantidad de plazas de empleo. Eso va a ser vital para la economía del país.

¿Cuánto han invertido en medidas de desinfección?

La mayoría de los centros comerciales han implementado medidas arriba de los $50,000 en cámaras, herramientas para toma de temperatura, dotar al personal de equipos o implementos para la desinfección. Hemos cumplido con los protocolos impuestos por las autoridades y hemos estado evaluando lo que sucede en otras partes del mundo para implementar mejores prácticas y garantizar a los clientes una compra segura. Adecuamos nuestros baños también según las medidas que tenemos que cumplir.

EL RETO DE LOS COMERCIOS

Los centros comerciales enfrentan uno de sus más grandes desafíos

Nombre completo: Nadyi Tatiana Duque Jaén

Nacimiento: 29 de abril de 1980, Panamá

Ocupación: Empresaria

Resumen de su carrera: Directora comercial del Grupo Los Pueblos, presidenta de la Asociación Panameña de Centros Comerciales. Empresaria