Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Nacional

Varela pretende anular la orden de indagatoria en su contra

La defensa del exmandatario presentó un amparo de garantías constitucionales ante la Corte Suprema por considerar que su caso es un tema netamente electoral, al haber recibido dinero de la constructora Odebrecht para el colectivo Panameñista, y no a título personal

El exmandatario Juan Carlos Varela ha sido indagado por el supuesto delito de blanqueo de capitales.Erick Marciscano | La Estrella de Panamá

El expresidente Juan Carlos Varela busca anular la orden de indagatoria en su contra, por el supuesto delito de blanqueo de capitales que emitió la Fiscalía Anticorrupción por el caso de los sobornos de Odebrecht.

Para ello interpuso, este martes, un amparo de garantías constitucionales ante la Corte Suprema de Justicia, presentado por Orison Cogley, integrante de su equipo de defensa legal, a favor del exmandatario y contra la decisión del 30 de junio de 2020 de la Fiscalía Anticorrupción de la Procuraduría General de la Nación. El reparto quedó en el despacho de la magistrada Maribel Cornejo Batista.

El recurso, según conoció este medio, alega que la resolución que ordenó la indagatoria de Varela no debe ser materia de investigación de la ifscalía, sino que debe debatirse en el Tribunal Electoral, ya que el dinero de la constructora ingresó a la campaña política del entonces candidato a vicepresidente de la República (2009) y luego como candidato presidencial (2014).

Lo que para el equipo legal del expresidente radica en un tema meramente electoral, y no de la jurisdicción ordinaria que considera el principio de mínima intervención, debe aplicarse siempre que haya otros medios o controles para debatir la controversia.

En el documento se detalla que el dinero de la campaña lo recibió el Partido Panameñista, y enfatiza que no fue a título personal. Reclama que las investigaciones de la fiscalía sobre las coimas de la constructora iniciaron en 2015, pero antes no se conocía que la empresa empleaba fondos de forma irregular.

En este sentido, exponen que el caso de Varela ocurrió antes de la fecha en cuestión, cuando Odebrecht era considerado un donante limpio, o de procedencia lícita con las reglas que regían en aquel momento. Por tanto, bajo el criterio del equipo legal del expresidente, se trata de un aporte de campaña y debe ser debatido como materia electoral, y no penal.

Los abogados se inclinaron por un amparo de garantías constitucionales que busca corregir la jurisdicción en la que se debe ventilar el asunto, porque a principios de julio, Erasmo Muñoz, integrante del equipo legal de Varela, presentó un incidente de controversia que le fue negado, y ahora insisten en el amparo porque consideran que no se siguió el debido proceso por el cual se dirime el tema. Por ende, afectaron sus derechos fundamentales ya que se trata de escenarios diferentes.

El Tribunal Electoral se ha pronunciado anteriormente a través de sus funcionarios, quienes han dejado en claro que las 'donaciones' debían haber sido reportadas a la institución, y no fue así.

Lo que parece buscar el equipo legal de Varela es desaparecer el acto jurídico que lo vincula al proceso de sobornos de la constructora, y así quedar excluido del mismo sin necesidad de esperar la vista fiscal que debe emitir en un par de semanas la fiscalía, cuando se cumple el plazo de investigación.

Varela ha acudido a la fiscalía cinco veces a indagatoria desde que se reestructuró el equipo de fiscales anticorrupción, luego de que el procurador, Eduardo Ulloa, asumió el cargo en enero pasado.

Odebrecht utilizaba a los partidos políticos en carrera electoral para congraciarse con sus líderes y después obtener jugosos proyectos de infraestructura que licitaba el gobierno de turno. Durante la administración Varela, la brasileña se hizo de los siguientes proyectos: Renovación Colón, la línea 2 del Metro, Caminos rurales en Veraguas. Continuidad de la autopista Santiago-David, aeropuerto de Tocumen, tercera línea de transmisión eléctrica, extensión de la línea 1 del Metro y mejoras a la viabilidad de Panamá Viejo. En 2009 se dio continuidad al proyecto saneamiento de la bahía y a un tramo de la autopista Panamá-Colón.

A punto de culminar una de las pesquisas más delicadas en materia anticorrupción, comienza el desfile de recursos que se anticipan al contenido de la vista fiscal. El recurso del expresidente se enlista en la fila de los amparos que han ingresado a la Corte Suprema. Pero además, se suma a otras peticiones en el caso como la de un grupo de abogados que se opone al traslado del expediente del juzgado XII, al Juzgado Tercero Liquidador, por considerar que no es el juez natural del caso.

El 2 de julio pasado, el expresidente narró a la fiscalía la génesis de su relación con Odebrecht. En 2008, ante la declinación de Varela a la candidatura como presidente, y luego sumado a la fórmula presidencial con Ricardo Martinelli a la cabeza, el enlace con la constructora, su amigo y copartidario Jaime Lasso, se activó en la recolección de fondos.

“En algún momento Lasso conoció a las autoridades de Odebrecht, y a partir del mes de enero de 2009 aumentó su respaldo a mi candidatura de vicepresidente producto de esa relación”.

Durante mi campaña política, continuó, siempre hubo mucho temor de los donantes por la forma en que se manejaba el presidente de turno (Martinelli), por lo cual las gestiones de Lasso en esos momentos en oposición jugaron un rol importante para fortalecer el Partido Panameñista, del cual Varela era el presidente.

Entregó a la fiscalía los movimientos financieros de cinco de sus seis campañas políticas entre 2008 y 2014, por más de $17 millones, los bancos en que se manejaron y detalles de las personas que aportaron importantes cifras en especie a la campaña, en este caso Jaime Lasso y Álvaro Tomas, y la forma en que lo hicieron.

La campaña del Partido Panameñista de 2014 recibió alrededor de $6 millones de Odebrecht a través de la cuenta Poseidon Enterprises, radicada en el Meinl Bank, el banco de la constructora en Antigua & Barbuda.

Así lo contó a la fiscalía Jaime Lasso, médico y recolector de fondos para el partido que no se perfilaba como favorito para ganar las elecciones de 2014, pero que la brasileña decidió apoyar con pagos a proveedores de artículos promocionales a todos los candidatos de puestos de elección.