26 de Sep de 2021

Nacional

Legislativo aprueba en segundo debate ley que fija descuentos en matrículas de colegios y universidades particulares

Óscar León de la AUPPA, señaló que éste proyecto de ley desconoce la libertad de empresa, así como también el estado de derecho en que vivimos

debate
El debate se desarrolló con pocas objeciones por parte de los diputados, pero con el rechazo por parte de representantes de colegios y universidades particulares.Archivo/La Estrella de Panamá

El pleno de la Asamblea Nacional aprobó en segundo debate del proyecto de ley 508, por el cual se regula el porcentaje de descuentos a las escuelas y universidades particulares, con la modalidad de enseñanza es virtual, semipresencial y presencial.

El debate se desarrolló con pocas objeciones por parte de los diputados, pero con el rechazo por parte de representantes de colegios y universidades particulares.

El proyecto impulsado por el diputado oficialista Leandro Ávila establece una serie de descuentos de entre el 20 y 30% en las instituciones educativas particulares, escuelas, colegios y universidades para la enseñanza virtual, semi presencial y presencial, la cual sería aplicada tanto en la matrícula anual como en el costo de cada asignatura.

Ramiro Almanza, de la Asociación de Colegios Particulares de Panamá Norte (Acopan), advirtió de la preocupación de las escuelas pequeña que forman parte de esta agrupación, por los efectos que para ellas pueden tener algunos artículos de esta ley.

Almanza manifestó que se tiene que valorar el hecho de que cualquier empresa para operar depende del balance de sus ingresos y gastos, y si sus gastos son mayores, indudablemente no podrán operar.

Por su parte la diputada Fátima Agrazal se mostró a favor de este proyecto de ley, al afirmar que muchas escuelas han acosado a los padres de familia a lo largo de esta pandemia y muchas no aceptaron sentarse con los padres para llegar a un buen término, “porque para ellos más importante es el dinero que la educación”.

“Espero que esta ley pase el tercer debate y que el presidente de la República no la vete”, sostuvo Agrazal.

En tanto Óscar León, de la Asociación de Universidades Particulares de Panamá (AUPPA), al referirse al pedido de algunos diputados de que debe haber solidaridad por parte de los colegios y universidades particulares, precisó que solidaridad no significa que los colegios y universidades sean los únicos que deban hacerle frente a esta crisis.

“Solidarios debemos de ser todos, el Estado. El recargar una responsabilidad como ésta a un sector significa la quiebra de estos sectores”, precisó.

León señaló que éste proyecto de ley desconoce la libertad de empresa, así como también el estado de derecho en que vivimos.

“Cada padre de familia está consciente que tiene un contrato y no debemos asumir que todos los colegios y universidades están violentando ese contrato. Esto es un atentado contra la seguridad jurídica que Panamá necesita para generar empleos”, destacó.

Advirtió que un descuento del 20 y 30 % para todas las modalidades, sin definir por cuánto tiempo, y cuando además requieren que se cumpla con la calidad en su plataformas sin que puedan cobrar por el servicio que están ofreciendo y prohibiendo la destitución del personal docente, administrativo y colaboradores; pone contra la pared a los colegios y universidades particulares.

“Esta ley es como un buen guacho panameño, al mezclarse a las universidades y colegios particulares que se rigen por leyes diferentes. Esta ley, tal como está representa la destrucción y el decrecimiento del sector educativo particular, la reducción de la calidad de la educación particular, sin que el sector público pueda hacerse cargo de ellos”, indicó.

Por su parte el diputado Edison Broce manifestó que aunque puede que haya buenas intenciones con esta ley, con el establecimiento de descuentos obligatorios ninguna empresa va a invertir.

“Esto no es conveniente, en lugar de hacer un bien van a hacer un mal”, advirtió.

Al momento de la votación del proyecto avalado a golpe de curul por la mayoría de los diputados presentes, Broce fue el único que aclaró que su voto era en contra.