20 de Oct de 2021

Nacional

'Investigación es robusta para lograr condenas'

La fiscal Anticorrupción Tania Sterling indicó que existen los elementos probatorios para que los llamados a juicio por el caso Odebrecht sean condenados. El expediente está en el Juzgado Tercero Liquidador

'Investigación es robusta para lograr condenas'

La fiscal Tania Sterling está convencida de que el trabajo efectuado para descubrir la trama de sobornos de Odebrecht es una “investigación robusta con los elementos suficientes para lograr la condena de las personas que el Ministerio Público está llamando a juicio”. Ayer la fiscal hizo un breve resumen del contenido de la voluminosa vista fiscal.

El esfuerzo de la Fiscalía Especial Anticorrupción por conseguir información de primera mano de testigos y protagonistas que se enteraron al dedillo sobre las coimas entregadas a políticos y empresarios panameños por parte de la constructora Norberto Odebrecht, permitió que las autoridades panameñas determinaran sobreseimiento definitivo o acuerdo de indulgencia o lenidad, que evitan la aplicación de la doble penalidad a sus colaboradores a favor de Oscar Salazar Chiappe (empresario); André Luis Paraná Ferreira (empresario); Paulo Roberto Costa (director de abastecimiento de Petrobras); Pedro José Barusco (exgerente de servicios Petrobras); Renato Duque Souza (servicios de Petrobras); Hilberto Mascarenhas Alves Da Silva (responsable por el Sector de Operaciones Estructuradas); Joao Santana Filho y Mónica Regina Cunha Moura (consultores políticos a cargo de la campaña de José Domingo Arias). Todos de nacionalidad brasileña, la mayoría con procesos abiertos en su país, formaron parte de la red de pagos ilegales dirigidos a figuras políticas.

'Investigación es robusta para lograr condenas'

Además, celebró 18 acuerdos de colaboración eficaz con sentencias condenatorias de imposición de multas y la devolución de fondos procedentes del delito, tanto con personas naturales como jurídicas que estaban en la organización criminal en diversas estructuras.

En la vista fiscal elaborada por la fiscalía, que consta de 810 fojas y 22 anexos, se llamó a juicio a 50 personas entre las que se incluyó a dos exmandatarios (Ricardo Martinelli y Juan Carlos Varela), ministros de Estado, 14 servidores públicos y algunas personas “que trabajaron para mover el dinero ilícito que los mismos blanqueaban producto de las investigaciones realizadas”, indicó la fiscal Tania Sterling, quien trabajó en la pesquisa del caso.

En este momento el expediente ha sido revisado por el Juzgado Tercero Liquidador que tiene un término para hacer la convocatoria a audiencia preliminar, momento en que el Ministerio Público y la defensa de cada imputado les corresponderá emitir sus descargos.

'Investigación es robusta para lograr condenas'
'Investigación es robusta para lograr condenas'

Son 14 damas y 36 varones los llamados a juicio, además de una sociedad jurídica. Otras 21 personas fueron sobreseídas provisionalmente. Sterling agregó que se trata de individuos “que a lo largo de la investigación se logró acreditar que fungían como dignatarios de algunos bufetes de abogados, una labor lícita que no corresponde criminalizar la carrera de derecho. Se trata de la constitución de sociedades anónimas, una función legal en Panamá”.

En la vista fiscal también se sugirió el llamado a juicio para tres exservidores públicos por el supuesto delito de corrupción de servidores públicos.

“Los sobreseimientos también son llamados a juicio así que esto podría tomar como mínimo de cinco a siete meses para la convocatoria”, estimó la fiscal Anticorrupción. En caso de que haya personas citadas a juicio que no estén físicamente en Panamá, existen los medios tecnológicos para notificarlas y estén pendientes de sus audiencias.

El esquema de sobornos de la constructora, hasta antes de 2009, funcionaba bajo la ejecución directa de Marcelo Odebrecht, quien aprobaba cada orden de pago. Posterior a esa fecha se amplió el área con seis personas de su confianza, aunque seguía siendo un departamento clandestino subordinado a su mando en el que ningún pago se ejecutaba sin su visto bueno.