Temas Especiales

29 de Ene de 2023

Nacional

Embajadora Aponte: “Las historias de los migrantes son desgarradoras. Es un peligroso viaje que nadie debe emprender"

El gobierno de Estados Unidos destinó cerca de $18 millones en 2022, para la asistencia humanitaria de refugiados y migrantes vulnerables en Panamá

Aponte Embajadora
Aponte en su primera parada en las instalaciones del Senafront en Metetí, conversó con miembros de este estamento de seguridad sobre el flujo migratorio a través de la selva darienita.Cedida

“Las historias de los migrantes son desgarradoras. Este es un peligroso viaje que nadie debe emprender". Esta fue la frase con la cual la embajadora de Estados Unidos en Panamá, Mari Carmen Aponte, describió la situación que viven los migrantes irregulares, tras realizar una visita al área fronteriza de Darién.

Aponte en su visita para conocer sobre los retos en el manejo de la migración irregular, tuvo su primera parada en las instalaciones del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) en Metetí, donde conversó con miembros de este estamento de seguridad sobre el flujo migratorio a través de la selva darienita.

Posteriromente la embajadora recorrió la comunidad de acogida de Bajo Chiquito y el albergue de migrantes en San Vicente, donde conversó con residentes de la comunidad indígena emberá, migrantes y personal de organizaciones internacionales que les atienden.

"Este es un peligroso viaje que nadie debe emprender. Es indispensable atacar las situaciones que llevan a las personas a dejar sus países, y también crear mecanismos para garantizar una migración humana, segura y ordena. En esto estamos trabajando estrechamente con Panamá”, sostuvo la embajadora de EE.UU. en Panamá en su recorrido del albergue de San Vicente.

Agregó que en esta visita a Darién, ha procurado conversar con todos los involucrados en el manejo de la migración irregular en Panamá, desde el personal de organismos internacionales que procuran sanar sus heridas físicas y emocionales, hasta los estamentos de seguridad que protegen el área y, sobre todo, con los migrantes, que se encuentran en una situación tan vulnerable que nos lleva a los países a unirnos en la búsqueda de soluciones.

Según informó la Embajada de Estados Unidos en Panamá, el gobierno de Estados Unidos destinó cerca de $18 millones, en 2022, para la asistencia humanitaria de refugiados y migrantes vulnerables en Panamá.

La cifra fue cuatro veces mayor que el monto que Panamá recibió en 2021 ($4 millones). Estos fondos son entregados a organizaciones internacionales que tienen programas de asistencia humanitaria en Panamá, como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, UNICEF, la Organización Internacional para las Migraciones, y la Fundación Panamericana para el Desarrollo.

Los fondos del gobierno de EE.UU. permiten que organismos internacionales puedan ofrecer servicios de salud física y mental a los migrantes, además de productos de higiene personal, ropa y calzado. 

Igualmente, han ayudado a realizar mejoras en las instalaciones de los albergues migratorios y las comunidades de acogida, además de capacitar a funcionarios panameños y líderes comunitarios en la prevención de crímenes y atención humanitaria.