La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

El Papa en Panamá

La encíclica verde, tema de catequesis de la JMJ

En el marco del encuentro mundial, calificadas personalidades disertaron en la conferencia ‘Laudato Si, tres años más tarde', sobre el medio ambiente

Cardenal Oscar Rodríguez (i), monseñor Marcelo Sánchez y prof. Jeffrey Sachs.

Es innegable la necesidad urgente de cambiar el rumbo del planeta en materia de medio ambiente. El cuidado sobre la emisión de gases que provocan el calentamiento global, así como el uso de materiales reciclables, de la energía renovable, centraron gran parte de las disertaciones, este lunes en la conferencia ‘Laudato Si, tres años más tarde', que tuvo lugar en el auditorio del Parlamento Latinoamericano (Parlatino).

La discusión, la primera que se organiza en una Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), fue convocada por la Pontificia Academia de las Ciencias, la Academia Diplomática y Consular ‘Ernesto Castillero Pimentel' y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Las academias han considerado el encuentro mundial de jóvenes en Panamá como una ocasión ‘única' para que los jóvenes tomen conciencia de la situación actual de la ‘casa común', la Tierra. Por ello, quieren seguir el pedido del papa Francisco de incorporar los temas de la Laudato Si en las tradicionales catequesis del encuentro de la JMJ.

El mandatario, Juan Carlos Varela, ofreció las palabras de bienvenida frente a un auditorio lleno de peregrinos vestidos con colores representativos de sus respectivos países.

El cardenal Oscar Rodríguez Madariaga, de Honduras, primer orador del acto, disertó sobre la importancia de la encíclica Laudato Si. Indicó que no es posible que se quiera implementar el desarrollo a costa del medio ambiente, y aseguró que se pueden buscar nuevas fórmulas.

Reflexionó acerca del estilo de vida que tenemos y apostó por el cambio desde la casa, la implementación de la vida ecológica, como primer paso para no contaminar. ‘El estilo de vida de desechar debe cambiar, debe haber una alianza entre la humanidad y el ambiente', exclamó el cardenal.

Luego mencionó que cuando los políticos alegan que algo no se puede hacer porque representaría un ‘costo político', se parte de un criterio equivocado, pues son los valores los que se deben respetar.

Rodríguez Madariaga, coordinador del grupo de cardenales que asesora al papa, concluyó que la espiritualidad debe verse reflejada en el esfuerzo ecológico.

El segundo orador fue el profesor de economía Jeffrey Sachs, en reemplazo del doctor Hans Schellnhuber, quien no pudo asistir.

En su disertación, ‘Ser o no ser: el reto del cambio climático para la humanidad', detalló tres problemas específicos sobre la dirección de la economía. El primer problema que apuntó fue el cambio climático; el segundo, que la humanidad está acabando con el resto de las especies del planeta; y el tercer asunto es la contaminación del hombre sobre el planeta.

Ante esta problemática, Sachs aportó algunas soluciones. Sobre el calentamiento global, dijo que debemos impedir, aunque sea medio grado centígrado, la escalada del calentamiento global. Recordó que este fenómeno se produce por la emisión de gases contaminantes como el bióxido de carbono. La alternativa —dijo— es usar productos renovables, como la energía eólica y la solar.

Sobre la ‘Globalización de la indiferencia' disertó monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, quien lamentó que en nuestros tiempos existen más esclavos que en la época en que no estaba condenada la esclavitud.

Una de las peores formas es la trata de personas obligadas a cumplir trabajos forzados y la prostitución.

En la primera es necesario encontrar solución y apoyo a través de las multinacionales. Con respecto a la prostitución, Sachs elogió el modelo nórdico que penaliza al consumidor de la prostitución y no a la víctima.

Para el tráfico de órganos, Sachs recomendó promover la donación, y con respecto a la trata de personas, concienciar a los jóvenes sobre sus derechos como víctimas.

Panamá, país firmante de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, sigue el plan para superar los retos y las situaciones que pueden comprometer la sostenibilidad de la raza humana', dijo Isabel de Saint Malo, canciller de la República, a su salida del acto.