Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Política

Inspeccionan el MIDA por cebollas

PANAMÁ. La Fiscalía Tercera Anticorrupción realizó una inspección en la Dirección de Cuarentena Agropecuaria del Ministerio de Desarrol...

PANAMÁ. La Fiscalía Tercera Anticorrupción realizó una inspección en la Dirección de Cuarentena Agropecuaria del Ministerio de Desarrollo Agropecuario en busca de pruebas de la supuesta introducción de 60 mil kilos de cebolla proveniente de Holanda en 2004, por parte de la empresa Agrovicaral Import and Exports Inc. , propiedad de la candidata presidencial Balbina Herrera, en detrimento de otros importadores del país.

En 2004 Laurentino Cortizo era ministro del MIDA y Herrera ministra del Ministerio de Vivienda. Para esa fecha hubo una prohibición de importar cebollas de Holanda porque supuestamente estaban contaminadas con dioxina. Los importadores panameños tuvieron que importar cebolla de Estados Unidos.

Sin embargo, los miembros de Asociación de Consumidores de Víveres de Panamá (Acovipa) luego encontraron que mientras a ellos se les prohibía importar de Holanda, la empresa de Herrera sí se le permitía.

A raíz de esa situación buscaron la ayuda de la diputada opositora Marilyn Vallarino, quien presentó la denuncia a las autoridades.

Luego de esto el Tribunal Electoral le levantó el fuero a Herrera y así empieza la investigación por la cebolla.

Rubén Darío Serracín, director ejecutivo de Cuarentena Agropecuaria destacó que durante la visita de los funcionarios de la fiscalía se presentaron los documentos y certificaciones en los que se corrobora que el rubro introducido cumplía con los requisitos necesarios para tales fines.

La diputada Marilyn Vallarino al ser consultada ayer reiteró que Herrera y Laurentino Cortizo Cohen son unos sinvergüenzas y que este último, entonces ministro de Desarrollo Agropecuario, a pesar de que tenía conocimiento de un problema de dioxina en Holanda, así como en otros países bajos, permitió la introducción de la cebolla.

Por su parte, Cortizo enfatizó que luego de investigaciones de parte del gobierno de Holanda se certificó, por escrito, que la dioxina no estaba presente en la cebolla, sino en la cáscara de la papa que es utilizada para elaborar alimento para el ganado.

Agregó el ex jefe de la cartera agropecuaria que en ese entonces uno de los requisitos principales para la importación de productos sensitivos como la cebolla era comprar el producto nacional para entonces ser considerada la solicitud y ello debía certificarse.

Corresponderá a la Fiscalía Anticorrupción analizr los documentos que permitieron la entrada del producto para ver si se descubren irregularidades.