20 de Feb de 2020

Política

Los daños a la vista

CHIRIQUÍ. Incalculables son las pérdidas que han ocasionado los deslizamientos e inundaciones que ha provocado el cambio climático en l...

CHIRIQUÍ. Incalculables son las pérdidas que han ocasionado los deslizamientos e inundaciones que ha provocado el cambio climático en la cordillera por donde cruza la carretera entre las provincia de Chiriquí y Bocas del Toro.

Las fuertes lluvias que no cesan en la cordillera central, han arrasado con los trabajos que cuadrillas del Ministerio de Obras Públicas habían realizado en los puntos como Willie Mazú, Cabello de Ángel y la Berrugosa, que colapsaron en noviembre y que recientemente dejaron incomunicadas a estas dos provincias, afirmó Benjamín Colamarco, ministro de Obras Públicas.

Las constantes lluvias que caen en ese sector producen saturamiento de las áreas del desagüe que bajan de la altura de las montañas arrastrando toda clase de material entre árboles, rocas, sedimentos, agua y hasta lodo, lo que trae como consecuencia el colapso de las vías de comunicación terrestre, dijo el ministro Colamarco.

Precisó el titular del MOP que en los puntos en donde se producen los derrumbes, es un área en donde se ubican fallas geológicas lo que dificulta los trabajos de las cuadrillas.

ALTERNATIVAS

Una de las posibles alternativas para normalizar el tránsito vehicular en el tramo transístmico Chiriquí y Bocas del Toro, sería la vieja ruta que se utilizó cuando se estaba construyendo el Oleoducto de la Petroterminal de Panamá.

Aunque preocupa que los trabajos que realiza la empresa PTP para la canalización de las aguas de las montañas ha provocado deslave que viene afectando la carretera actual.

De acuerdo con Colamarco, en el recorrido por el lugar se pudo constatar que PTP está construyendo una estación de bombeo y están haciendo cunetas y asfaltando, mientras que las aguas las están canalizando a las faldas de las laderas a 400 metros sobre la carretera Gualaca-Rambala.

EL MOP realiza los estudios para remover algunas áreas críticas y construir puentes donde se producen embalses de agua y sedimentos. La reconstrucción de la carretera Chiriquí-Bocas del Toro, llevará más de un año para poder restablecer los puntos que presentan problemas de derrumbes y que se tendrá que invertir más de 10 millones buscando vías alternas en una geografía bastante complicada.