22 de Feb de 2020

Política

Tamburelli, ¿perdido?

PANAMÁ. Hace un mes se reportó la noticia sobre la destitución de Ernesto Enrique Mora, subdirector del Fondo de Inversión Social (FIS)....

PANAMÁ. Hace un mes se reportó la noticia sobre la destitución de Ernesto Enrique Mora, subdirector del Fondo de Inversión Social (FIS). ¿Qué fue lo que en realidad pasó con la salida de Mora, siendo un miembro de Cambio Democrático y ex candidato a diputado por este partido que hoy comanda el gobierno?

Recién empezó su gestión como director del Fondo de Inversión Social (FIS), Giacomo Tamburelli ordenó una auditoría privada a la institución, respecto a unas irregularidades que había detectado en el uso de los dineros del programa social.

Pocos días después, los primeros indicios del minucioso análisis revelaban una posible lesión patrimonial al Estado panameño valorada en millones de dólares. Tamburelli, en aquel entonces, atribuía todo a "negligencia" de la administración pasada al otorgar contratos a empresas que no cumplieron con lo pactado.

¿PECULADO?

Luego de cinco meses de gobierno, la destitución de 30 funcionarios de la entidad despertó dudas sobre lo que estaría pasando en el FIS.

El calibre de las bajas no era para menos. La lista de despidos está encabezada por Mora, el ex asesor legal Ventura Vega y el jefe de Recursos Humanos José Vásquez, todos nombrados por la nueva administración. Lo poco que se ha sabido hasta ahora es que al parecer hay un desfalco de 600 mil dólares. Incluso se informó que el subdirector había sido escoltado hasta fuera de la institución por agentes del Servicio de Protección Institucional (SPI).

Oficialmente según la Presidencia no está pasando nada. Según fuentes de gobierno esos eran cargos de "libre nombramiento y remoción, no tienen nada que ver".

Al mismo tiempo el director de la institución, Giacomo Tamburelli, prácticamente ha desaparecido, o al menos se mantiene lo más lejos posible de los medios de comunicación.

SIN PALABRAS

Desde hace más de tres semanas La Estrella intenta sin éxito conversar con Tamburelli. El funcionario no responde ninguno de sus dos celulares y mucho menos ha podido ser entrevistado. Sus apariciones en actos públicos han sido reducidas a su mínima expresión y en prensa del FIS dicen que no habría "nada que agregar" a lo dicho en Presidencia.

Sin embargo, la tesis de que todo está en calma, no tuvo eco en la Contraloría. En esa institución se ordenó una auditoría en los últimos días del 2009, ante un posible caso de corrupción de funcionarios públicos.

Y es que en el caso incluso podrían resultar involucrados miembros de otros Órganos del Estado.