27 de Feb de 2020

Política

Giacomo no va al FIS

PANAMÁ. Si usted ha pedido una cita con Giacomo Tamburelli, y espera que se concrete en los proximos días, tal vez requiera armarse de m...

PANAMÁ. Si usted ha pedido una cita con Giacomo Tamburelli, y espera que se concrete en los proximos días, tal vez requiera armarse de mucha más paciencia de la usual, porque el director del Fondo de Inversión Social (FIS) no aparece por su despacho.

Averiguar sobre el particular es sencillo. Basta llegar al recibidor del edificio ubicado en la avenida Eloy Alfaro, sede del FIS, para corroborarlo. “El señor Tamburelli no está atendiendo hoy”, señaló una de las recepcionistas, al preguntársele si el director de la institución se encontraba en su despacho. -¿Y cuándo estará atendiendo?- Fue la pregunta a continuación. “No sabemos, desde la Navidad no lo vemos”, fue la respuesta.

UN SEGUNDO PUNTO

El siguiente punto de búsqueda nos llevó al restaurante Rino”s, ubicado en la avenida Federico Boyd; un sitio donde los almuerzos políticos en los días de la campaña electoral eran frecuentes.

Allí tampoco estaba Giacomo; la espera acompañada de un “capuchino” permitió apreciar un buen movimiento de comensales, atraídos por la variedad culinaria; pero de Giacomo, nada.

Algunos de los concurrentes al restaurante aseguraron que el director del FIS aprovecha la hora del almuerzo para darse una vuelta por el lugar, pero desde que asumió las riendas de la institución, casi no se le ve. “Aún así, es extraño no verle.. en verdad, no sabemos de él desde hace un tiempo”, relató uno de los meseros.

Ni siquiera estuvo en Bambito, en la provincia de Chiriquí donde se realizó el Consejo de Gabinete, ayer. Una vez más, Giacomo brilló por su ausencia.

EL MISTERIO Y EL ESCÁNDALO

El misterio alrededor de Giacomo Tamburelli y su desaparición de la escena pública, siendo uno de los hombres más cercanos al presidente Ricardo Martinelli está cubierto con un denso velo oscuro.

Tamburelli ordenó una auditoría en el FIS muy pocos días después de posesionarse en su jefatura; los primeros indicios, entonces, apuntaban hacia la administración anterior.

Adujo entonces que la pérdida del cobro de las fianzas de cumplimiento que ascienden a $27.7 millones mostraban que hubo negligencia en el cumplimiento de una serie de trabajos licitados en diferentes partes del país.

El director del FIS remeció el palo y en ese movimiento se fueron unos 30 funcionarios, entre ellos, Ernesto Mora, subdirector de la institución y cercano colaborador de Martinelli durante la campaña electoral.

Antes de cerrar el 2009, la Contraloría ordenó una auditoría en el FIS, ante un posible caso de corrupción de funcionarios públicos.

El asunto está en manos de la recién estrenada contralora general Gioconda de Bianchini.

Entretanto, Tamburelli no aparece, ni se sabe dónde está.