Temas Especiales

06 de Jun de 2020

Política

Consultas entran a primer debate

PANAMÁ.. La Comisión de Gobierno de la Asamblea Nacional convocó hoy a las 11:00 de la mañana para discutir, formalmente, en primer deba...

PANAMÁ.

La Comisión de Gobierno de la Asamblea Nacional convocó hoy a las 11:00 de la mañana para discutir, formalmente, en primer debate, el proyecto 138 que establece las consultas populares.

Ayer, intempestivamente, el ministro de Gobierno y Justicia, José Raúl Mulino, defensor de la propuesta del Ejecutivo se retiró de la Comisión de Gobierno sin empezar el período de consultas.

Mulino llegó con el cuerpo de escoltas y estuvo reunido con los diputados de la comisión, además del presidente de la Asamblea, José Luis ‘Popi’ Varela’. Mulino no esperó a oír las posiciones de los grupos de la sociedad civil que pedían que se retomara la propuesta de participación ciudadana de 2008.

Bajando las escaleras se le escuchó: ‘me voy a reunir con el presidente’.

Sin embargo, Varela sostuvo que ‘en la Asamblea siempre los proyectos que se mandan se cambian, estamos analizando, consensuando alguna redacción que sea acorde a lo que se quiere’.

‘Hay una posición de diputados de que si se quiere cambiar la Constitución la pregunta debe ser redactada en la Asamblea Nacional y no en el Órgano Ejecutivo’, manifestó Varela.

Adentro de la Comisión de Gobierno, los diputados cerraron el período de consultas donde los miembros de la sociedad civil participaron cuestionando el proyecto del Ejecutivo.

Magaly Castillo, de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, y el diputado Leandro Ávila pidieron el archivo del documento.

Mientras que el presidente de la comisión, Jorge Alberto Rosas, dejó claro que el ministro Mulino formalmente no ha presentado otra propuesta.

Los representantes de la sociedad civil solicitaron que en reemplazo al proyecto de consultas populares, retomaran el proyecto de Ley de Participación Ciudadana presentando hace dos años.

DOS PROPUESTAS UN MISMO CAMINO

El 23 de diciembre de 2008, la Asamblea recibió de manos de la entonces ministra de Desarrollo Social, María Roquebert, un proyecto de ley denominado ‘Participación Ciudadana’.

La iniciativa promovía una serie de instrumentos para ‘garantizar la participación ciudadana a nivel decisorio’ y de consulta.

‘Con esto se busca sentar base para dar respuesta a demandas sociales, mediante la negociación, el diálogo y la búsqueda del consenso’, apuntó Roquebert al exponer los motivos que impulsaron al gobierno del presidente Martín Torrijos para presentar este proyecto.

Sin embargo, la efervescencia de la política en ese momento pareció tragarse la discusión de la norma.

Las dos iniciativas, Participación Ciudadana y el proyecto 138 (consultas populares) tienen en común su salida del Órgano Ejecutivo hacia la Asamblea Nacional; sin embargo, mientras el proyecto de Participación Ciudadana’ fue llevado por el ministerio de Desarrollo Social, el del actual gobierno fue presentado por el ministro de Gobierno y Justicia, José Raúl Mulino. (Ver cuadro).

Tal situación advierte que ambos documentos tomarían caminos distintos al llegar a las comisiones permanentes, dadas sus tan disímiles extensiones, aunque en el fondo, tratan un tema común: participación ciudadana en la toma de decisiones trascendentales para la vida del país.

A todo esto, hay un claro llamado de los comisionados al gobierno: ‘como está redactado este proyecto, el Ejecutivo podría saltarse a la Asamblea Nacional en la aprobación de reformas constitucionales’, destacó el diputado panameñista José Blandón Figueroa.

Los diputados le dieron algo de tiempo al Ejecutivo para presentar una redacción que vaya de acuerdo con sus requerimientos.

PREOCUPACIÓN EN LA SOCIEDAD

Magaly Castillo, directora ejecutiva de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, se mostró preocupada ante la posibilidad de que mediante el proyecto #130 le extienda al Ejecutivo poder para establecer modificaciones constitucionales.

Recordó además la presentación del proyecto ‘De Participación Ciudadana’, que a su juicio, crea un completo mecanismo ‘eficaz y democrático’, documento que fue aprobado en el marco de la Concertación Nacional.

‘Una ley de participación ciudadana ayudaría al fortalecimiento de la democracia y le daría a los ciudadanos una fórmula para participar de la toma de decisiones. El proyecto que se presentó en el 2008 es mucho más completo que lo que nos ha presentado el gobierno del presidente Martinelli’, destacó Castillo.

EL CAMINO DE LAS CONSULTAS

En marzo pasado, el presidente Martinelli anunció la presentación de un proyecto de ley para celebrar ‘consultas populares periódicas’ sobre diversos temas. De pronto, la idea de someter al escrutinio público asuntos de interés nacional tomaba fuerza nuevamente.

El 20 de abril, el ministro José Raúl Mulino presentó el proyecto 138, que en cuatro artículos resumía el interés del gobierno: adicionar un artículo y modificar otro en el Código Electoral para reglamentar, convocar y organizar las consultas populares.

Pero el documento no llegó a tiempo para su discusión, por lo que fue incluido en sesiones extraordinarias.

Las dos primeras discusiones del proyecto han dejado ver la inconformidad de los diputados incluyendo afines a la gestión de Martinelli.

¿La razón? ‘Nos preocupa la forma en que está redactado este documento, porque parece dejar abierta una puerta para hacer modificaciones a la Constitución, mismas que solo puede hacer el Órgano Legislativo’, apuntó el diputado Jorge Alberto Rosas, presidente de la Comisión de Gobierno.

Pero Mulino negó que esto fuera a suceder y criticó a ‘las cuatro voces’ que ‘hasta hace poco tenían secuestrada la opinión pública, ya que lo que el gobierno busca es ampliar la base de las consultas a nivel popular’.