06 de Dic de 2022

Política

Familiares de Nicanor Villalaz piden al gobierno corregir el error

PANAMÁ. Indignación y mucha tristeza ha provocado, en los descendientes de Nicanor Villalaz, el ‘error’ cometido por el Estado panameño ...

PANAMÁ. Indignación y mucha tristeza ha provocado, en los descendientes de Nicanor Villalaz, el ‘error’ cometido por el Estado panameño en el escudo impreso en los pasaportes.

‘Es una estupidez, esto no tiene nombre. Como nieta de Nicanor Villalaz, estoy muy disgustada. Mi abuelo ha quedado como un bobo’, expresó Astrid Wolff.

Para la descendiente de quien fue el creador del escudo panameño, la decisión del gobierno de no rectificar las impresiones detectadas en el Escudo Nacional es ‘un insulto a la memoria de un prócer de la nación y, por ende, alguien tiene que corregir la falla para que no se repita jamás’.

Wolff en compañía de sus dos hijos, Colette y Carlos, mostraron a ‘La Estrella’ el escudo original que fue adoptado mediante las leyes 64 de junio de 1904, 48 del 10 de marzo de 1925 y la ley 34 de diciembre de 1949.

De acuerdo a la documentación histórica que reposa en la familia Wolff-Villalaz, el escudo original tiene un azadón y una pala.

Posteriormente, de acuerdo a la ley número 34 de 1949, el azadón fue reemplazado por un pico, violando la ley 48 de 1925 que aprobó el Escudo Nacional donde se indica una pala y azadón como símbolos de trabajo, y no un pico y una pala.

Precisamente, cuando se hizo este cambio radical, la hija de don Nicanor, Carmen Villalaz, se pronunció al señalar que ‘Nadie ose decir que el escudo debe llevar ‘el pico’ porque el himno dice ‘Adelante la pica y la pala’; quien así opina revela su ignorancia, porque la pica representa una meta que el individuo se dispone alcanzar, pasando por encima de cualquier censura y para vencer toda dificultad’.

Mientras que pico es una herramienta de cantero con dos puntas opuestas, aguzadas y enastadas en un mango largo de madera, que sirve para devastar la tierra.

Desde entonces, los gobiernos, ignorando la historia de la nación, han realizado diversas modificaciones al escudo.

Ahora la familia Wolff-Villalaz se pregunta ¿cuántas veces más será pisoteado este símbolo patrio?