Temas Especiales

08 de May de 2021

Política

El mandatario de Corea del Sur, Lee Myung-bak, deja al descubierto intenciones del presidente Ricardo Martinelli

PANAMÁ. Un cable de la agencia internacional EFE dio a conocer que el presidente de la República, Ricardo Martinelli, telefoneó el pasad...

PANAMÁ. Un cable de la agencia internacional EFE dio a conocer que el presidente de la República, Ricardo Martinelli, telefoneó el pasado lunes a su homólogo de Corea del Sur, Lee Myung-bak para confirmarle que, tal como se lo había garantizado, las reformas a la ley de minería fueron aprobadas.

El interés de Myung-bak radica en que con las modificaciones, Panamá permite que gobiernos extranjeros como el suyo participen de la actividad minera local a través de sociedades mixtas.

Ante la noticia, el mandatario surcoreano dijo sentirse ‘satisfecho por la rápida revisión de la ley de la industria minera’, promesa que le hizo Martinelli durante la Cumbre del SICA, el 29 de junio de 2010.

Quienes no recibieron con agrado la buena nueva que Martinelli le dio a Myung-bak fueron las agrupaciones panameñas de ecologistas, ngöbes, civiles y partidos políticos.

El analista político Miguel Antonio Bernal consideró que la llamada de Martinelli confirmó la finalidad de las reformas propuestas por el Ejecutivo: ‘servir a los intereses de los extranjeros poderosos en perjuicio del panameño’.

Bernal reiteró la inconstitucionalidad del artículo 1 de la Ley 8 —que reforma el Código de Recursos Minerales—, por lo que, tomando en cuenta eso, el abogado asociado a la organización ecológica ANCON, Juan Ramón Sevillano, presentó esta semana un recurso de inconstitucionalidad ante la Corte Suprema de Justicia.

Entre tanto, el analista Edwin Cabrera expuso que Martinelli deberá explicar al país a qué se debió su mensaje a Myung-bak y qué implicaciones tiene.

Mientras, el presidente del Partido Revolucionario Democrático, Francisco Sánchez Cárdenas, consideró que el beneplácito expresado por Myung-bak ‘le quitó la máscara a Martinelli’.

El dirigente opositor arguyó que la llamada al presidente coreano confirmó la denuncia que su colectivo hizo, en la que anotaban que la reciente gira de Martinelli por Corea del Sur era para promover la participación de ese país en la actividad minera panameña.

Por su lado, los ecologistas Raisa Banfield, Alida Spadafora, Yaritza Espinoza y Félix Wing Solís deploraron la situación, puesto que —según ellos— ‘a todas luces se veía la precondición de las reformas’.

F rente al hecho, el cacique general ngöbe, Rogelio Moreno fue enfático: ‘Martinelli puede hablar con el presidente que quiera, igual, nadie nos toca nuestras tierras’.

En tanto, el gobierno panameño envió un comunicado en el que confirmó que el mandatario entabló una comunicación telefónica con su homólogo oriental; sin embargo, le restó importancia a las críticas que se hicieran sobre el verdadero propósito de la llamada.

En su lugar, la Secretaría de Comunicación del Estado hizo énfasis en los resultados de la reunión entre ambos gobernantes en Corea del Sur, en octubre del 2010 y el interés de Myung-bak de que las empresas de su país aumenten sus inversiones en el sector de infraestructuras de Panamá.

Luego de que la noticia corriera como pólvora a tempranas horas y sin mayores explicaciones, la Presidencia suspendió la agenda pública de Martinelli.