Temas Especiales

28 de Feb de 2021

Política

Desfile de bochornos protagonizados por miembros del cuerpo diplomático

PANAMÁ. Los gustos del cónsul panameño en Islas Canarias, Ítalo Giovanni Afú, por portar coronas de reinas y vestirse de mujer provocan ...

PANAMÁ. Los gustos del cónsul panameño en Islas Canarias, Ítalo Giovanni Afú, por portar coronas de reinas y vestirse de mujer provocan escándalos que ponen en la mira al servicio exterior de Panamá. Pero ya hay antecedentes de diplomáticos conflictivos, con problemas de alcoholismo, ignorantes de la historia patria y hasta con récord policivo.

A finales de diciembre pasado, el cónsul de Panamá en Miami, Tomás Guerra confundió en Univisión el ideario del Canal de Panamá, fecha del inicio de construcción de los franceses y dijo, entre otras cosas que ‘somos los costeños de Colombia’.

Días después, sitios webs difundieron que Aaron Herrera grabó en agosto de 2009 al vicecónsul en Miami Fernando Arroyo mientras era desalojado por la Policía de Miami.

Y no todo acaba allí. El cónsul en Guadalajara, Manuel Muradás, fue acusado de violencia doméstica en México y en febrero de 2010 se vio envuelto en un confuso incidente con agentes federales en un restaurante en Veracruz.

Enrique Garrido, embajador panameño en Bolivia, saliendo de un festejo privado, de regreso a su casa, chocó el vehículo de la Embajada.

Y por añadidura, en Barcelona sobresalieron las diferencias del cónsul saliente y el entrante que terminaron por causarle una lesión de 20 mil dólares al Estado. Álvaro Linares Clarke, nombrado por el gobierno de Martinelli, libró una guerra sin cuartel contra su antecesor, Eric Rosas.