16 de Oct de 2021

Política

Elecciones de la juventud PRD, presagio del 2012

PANAMÁ. ¡Fraude! y ¡juego sucio! son frases que se repiten en espiral una y otra vez dentro del Partido Revolucionario Democrático (PRD)...

PANAMÁ. ¡Fraude! y ¡juego sucio! son frases que se repiten en espiral una y otra vez dentro del Partido Revolucionario Democrático (PRD) y que demuestran que la lucha encarnizada por el control del partido sigue más viva que nunca.

A lo interno del colectivo político, la disconformidad con los resultados del pasado domingo es evidente. Los augurios para las elecciones del frente femenino y la consulta para elegir al candidato presidencial de 2014 no son tan alentadores.

Incluso ya hay quienes aseguran que lo que pasó en el Congreso de la Juventud es solo un abre bocas de lo que será la contienda en 2012. Otros, más conservadores, sólo consideran que el PRD debe tomar nota de lo sucedido, a menos que quiera revivir el panorama de las pasadas elecciones.

GANAR PERDIENDO

La tesis que inunda el ambiente perrediano es que la contienda del domingo no fue más que un pulseo entre las fuerzas de los precandidatos Juan Carlos Navarro y Samuel Lewis Navarro.

Félix Moulanier, apoyado por Lewis Navarro, al parecer, llevaba todas las de ganar. Las encuestas internas en el PRD le daban ventajas sobre sus contrincantes. Sin embargo, los resultados dejaron ver una decisión distinta, lograda apenas con un voto de diferencia. Nadia del Río, de la facción de Juan Carlos, se alzó con la victoria.

Las acusaciones van de lado y lado: compra de votos, torcedera de brazos que supuestamente se habrían gestado horas antes del Congreso. También hay quienes denuncian que hubo quienes usurparon el puesto de los delegados para favorecer a un candidato determinado.

Al final, las pugnas resurgieron. Los llamados de unidad no encontraron eco ayer, luego de conocer el resultado de las elecciones. Un marco tan estrecho que dio pie a que las denuncias d e fraude cobraran fuerzas.

Y como era de esperarse, el equipo a favor de Moulanier presentó ayer un recurso de impugnación para exigir que se realicen nuevas elecciones.

MÁS IRREGULARIDADES

Los quejosos alegan que el Congreso no debió llevarse a cabo el domingo porque aún no se habían resuelto las impugnaciones contra cuatro de los delegados de Veraguas, mientras que otro de los que estaban facultados para votar no cumplía con los requisitos exigidos por los reglamentos electorales.

Luis Carlos Zapata, también integrante de la nómina Moulanier, denunció el supuesto favoritismo del secretario de organización del PRD, Luis Best, a una ‘equis candidata’. Piden a las autoridades del partido que lo investiguen.

‘NO DEBE REPETIRSE’

¿Teme el PRD que lo sucedido el domingo sea la refracción de lo que sucedería en el 2012?

Mitchell Doens, secretario general de ese colectivo, sólo expresa que esperan ‘que no sea así’. Pero más lejos, el presidente perredista, Francisco Sánchez Cádenas, expone que preparaban al partido ‘para evitar esas cosas’. Eso implicaba exigirles a los precandidatos a la Presidencia que ‘se abstengan de influir en las elecciones próximas (...) y entorpecer el desarrollo del partido’.

Para el sociólogo Marco Gandásegui, cuando hay diferencias muy marcadas, como lo dejó ver las elecciones juveniles, es probable que surjan toda clase de acusaciones. Empero —dice— ‘nada justifica que se convierta en un pugilato’. Si bien prefiere no asumir una posición en firme, recomendó al PRD ‘hacer los correctivos’ ante los próximos comicios.

El investigador de mercado Jaime Porcell, en tanto, cree que las elecciones de la Juventud del PRD no debieron representar más que a la propia juventud y no a una de las corrientes que van detrás de cada precandidato’.

¿COMPRA DE VOTOS? EL PRD LO DESCARTA

En el PRD prefieren pensar que las denuncias son sólo eso, mientras recalcan su necesidad de ‘unidad’.

Pero, aun con eso, la dirigencia perredista anunció la creación de una comisión que investigue si finalmente hubo o no compra de votos cuyos resultados debe entregarlos en una semana.

Mitchell Doens, aunque descarta la posibilidad de que haya habido compra de votos en el Congreso, advirtió que, de comprobarse el delito, se pedirá la expulsión del responsable.