Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Política

Sociedad civil pide cautela y más tiempo para idea de constituyente

PANAMÁ. La sociedad civil organizada tomó ayer con prudencia la invitación que políticos de oposición le hicieron para que lidere la ini...

PANAMÁ. La sociedad civil organizada tomó ayer con prudencia la invitación que políticos de oposición le hicieron para que lidere la iniciativa de una asamblea constituyente paralela que vele por la transparencia de las elecciones de 2014. Y más por el ritmo político que —prevén— acompañará la próxima contienda.

Incluso, el tema generó opiniones paralelas entre los líderes de la sociedad civil.

El presidente de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, Carlos Lee, dijo no confiar en la invitación de los políticos, ya que ‘están desacreditados’.

‘Están buscando sus espacios de poder. La sociedad civil siempre ha pedido una constituyente, y todos los gobiernos han ignorado eso’, reclamó.

De todos modos, en su reunión semanal la Alianza verá el tema, agregó Lee.

Víctor Lewis tiene un punto de vista distinto. Consideró que antes de decidir si apoyar o no una propuesta de constituyente deberán esperar el contenido del proyecto de reformas que el Ejecutivo entregue a la Asamblea. ‘No podemos anticiparnos... si la propuesta recoge aspiraciones que no sean del país, vemos’.

ESCEPTICISMO Y APOYO

En tanto, Rogelio Cruz, del Movimiento de Abogados Gremialistas, recomendó ‘ser amplios’ con la idea de un cambio a la Constitución para restituir las bases de la democratización.

Es que, sostiene Cruz, antes de pensar en una constituyente es necesario definir lo que se busca. Y saber entonces cómo encontrarlo.

‘Hay varias vías, la de la reforma y la vía constitucional. Hay que ver qué cosas pueden pasar con el proyecto que llevan adelante los notables’, manifestó.

Pero a juicio de Carlos Gasnell, de la Fundación para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana, una constituyente paralela respaldada por todos los sectores ‘sería una alternativa para una nueva Constitución que represente una mejora definitiva de la calidad de la democracia’.

Tras la crisis desatada por la renuncia del alcalde Bosco Vallarino, y los continuos señalamientos al presidente Martinelli, la oposición temió que con el gobierno actual no haya garantías para los próximos comicios. Además, buscan que a los futuros gobernantes se les establezcan más controles. Y en una constituyente paralela, creen, Martinelli no podría tener mayor injerencia.

Sin embargo, formula Cruz, la sola idea de que los constituyentes deban ser electos por votación popular pone a los adeptos al gobierno en ventaja. La misma ventaja denunciada en las elecciones en El Bebedero.