Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Política

Las secuelas de una investigación periodística

Después que ‘ La Estrella’ revelara los cambios técnicos que solicitó la empresa Generadora del Istmo, S.A. (Genisa), sobre su concesión...

Después que ‘ La Estrella’ revelara los cambios técnicos que solicitó la empresa Generadora del Istmo, S.A. (Genisa), sobre su concesión de uso de aguas en el río Tabasará, los cuales fueron aprobados por la ANAM, las reacciones a favor y en contra no se hicieron esperar. Para el ambientalista Oscar Sogandares, de la Asociación de Ambientalistas de Chiriquí, las modificaciones aprobadas por la ANAM a ocasionarían un grave impacto al medio ambiente. Como ejemplo, mencionó que con el aumento de la capacidad de la hidroeléctrica de 19 a 29 megawatts se requiere un nuevo estudio de impacto ambiental ya que si el nivel sube, es obvio que el área de afectación se incrementaría con las inundaciones, donde una mayor cantidad de comunidades resultarían afectadas. El experto consideró que el nivel máximo de operación sobre el nivel del mar incrementaría de 103 a 108-109 metros. No obstante, los representantes de Genisa alegan que la obra ‘no ha cambiado, no se está haciendo un nuevo embalse. Sólo hubo cambios técnicos en las tuberías por las cuales pasa el agua para la generación de energía’, recalcó Julio Lasso, director de Proyectos de Genisa, S.A., quien explicó que el diseño del embalse es para un máximo de 103 metros y que ese tope no va a variar. En entrevista con ‘La Estrella’ antes de que este medio divulgara unas fotografías en las que aparecen escuelas y comunidades indígenas, Lasso negó que en el área del proyecto, que es de 234 hectáreas, residan personas o haya alguna actividad económica, agrícola o ganadera, pues estos terrenos son propiedad de la compañía en un 98%. Sólo el 2% restante es de las áreas adyacentes a la comarca y están en las riberas del río. En total este porcentaje corresponde a 6.8% de hectáreas.

El vicepresidente del Partido Popular, Aníbal Culiollis, dijo que a raíz de la cobertura periodística realizada por este medio, queda en evidencia que la empresa Genisa, S.A. ‘tiene un pecado que debe corregir’.