Temas Especiales

08 de Feb de 2023

Política

Lisac cuenta su vía crucis para recuperar concesión

Las contrariedades en la batalla por la hidroeléctrica Bajo de Mina le han caído a Julio Lisac como lluvia. Pese a que en 2010 un fallo ...

Las contrariedades en la batalla por la hidroeléctrica Bajo de Mina le han caído a Julio Lisac como lluvia. Pese a que en 2010 un fallo de la Corte Suprema ordenó devolverle la concesión de la hidroeléctrica, el empresario no ha logrado quitar del medio la poderosa influencia del mexicano Carlos Slim, el hombre más rico del mundo. En el intento —asegura— ha recibido millonarias ofertas del gobierno para dejar quieto el asunto. Habla de reuniones misteriosas y amenazas. ‘Rechacé las propuestas’, dice. ¿El resultado? La semana pasada, el Ejecutivo hizo un rescate administrativo de la concesión.

¿DE QUÉ TRATA SU CASO?

Hubo una sentencia de la Corte en 2010 que me restituyó la concesión de Bajo de Mina. Se me fue retirada en 2006 por la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP) y luego se la dieron a Carlos Slim. Él utilizó los planos que habíamos preparado y construyó el proyecto, que desde el año pasado está funcionando. Pero la directora de la ASEP, Zelmar Rodríguez, no ha acatado la orden de la Corte Suprema de Justicia, y no me ha devuelto la concesión.

¿POR QUÉ NO SE LE HA DEVUELTO LA CONCESIÓN?

Sencillamente porque la ASEP y el propio presidente Ricardo Martinelli tienen interés en que Carlos Slim se quede con la planta, irrespetando el fallo de la Corte.

¿Y QUÉ HA HECHO AL RESPECTO?

Me reuní con el presidente Martinelli. Fui a pedirle y a quejarme de que la administradora de la ASEP no había acatado la sentencia de la Corte. Recurrí a él porque es un tema a dministrativo.

¿CUÁNDO SE CELEBRÓ LA REUNIÓN?

La reunión fue en la Presidencia de la República, en diciembre de 2010. Sencillamente, de manera respetuosa Martinelli me dijo así: señor Lisac, puedo hacer que le entreguen la concesión y puedo hacer que se la quiten. Me lo dijo aún encima del fallo de la Corte.

¿A RAZÓN DE QUÉ?

Muy probablemente porque Carlos Slim había estado días antes visitando al presidente porque su concesión estaba perdiendo vigencia.

¿QUÉ MÁS LE DIJO EL PRESIDENTE?

Que llevaría a Consejo de Gabinete la propuesta para negociar una compensación. Le respondí que no me interesaba una compensación del gobierno, me interesa que Slim salga del proyecto Bajo de Mina.

¿VOLVIÓ A HABLAR CON PRESIDENTE?

Posteriormente en un correo me dijo que nombraría una comisión para negociar una transacción justa en esta situación, de manera que ninguna de las partes se perjudicara. No le respondí.

¿CÓMO VIO USTED SUS SUGERENCIAS?

Como una medida de extorsión, puede ser.

PERO, ¿CÓMO…?

Lo que Martinelli quería era compensarme para poder mantener a Slim con la concesión y con fondos del Estado, pero no se lo acepté.

¿DESPUÉS DE ESO, CÓMO QUEDÓ LA ORDEN DE LA CORTE SOBRE BAJO DE MINA?

La decisión quedó en el aire. La concesión no me ha sido restituida por la ASEP.

¿HA RECIBIDO OTRA PROPUESTA DEL GOBIERNO?

Me llegaron emisarios de parte de asesores de la Presidencia, ofreciéndome indemnizarme por 11 millones de dólares para desistir de mi reclamación. Fue antes de la resolución del Consejo de Gabinete (que ordenó el rescate administrativo de Bajo de Mina). Después me dijeron de 20 millones de dólares.

¿Y LA ASEP LE HA DICHO ALGO?

La propia administradora de la ASEP, Zelmar Rodríguez, se reunió conmigo delante de otras personas en las oficinas de Gabriel Btesh, el 18 de agosto del año pasado, para ofrecerme hasta siete millones de dólares.

¿POR QUÉ EN LA OFICINA DE BTESH?

Él es el representante de los negocios de Slim en Panamá. Fue quien introdujo a Slim en la Presidencia.

¿BTESH APARECIÓ EN ALGÚN MOMENTO?

No. Estuvo uno de sus representantes.

¿CÓMO FUE ESA REUNIÓN?

Fue muy irregular. Fue por instrucciones de Martinelli. Y de la oficina de Btesh me llamaron para la reunión. Según se dice, él es amigo y socio de Martinelli.

¿LLEGARON A ALGÚN ACUERDO AHÍ?

Yo rechacé la propuesta. Hasta ahí quedó la conversación. No se habló mucho.

¿QUÉ HA HECHO LEGALMENTE?

Se presentó una demanda de desacato (ante la Corte Suprema de Justicia) que (el magistrado Alejandro) Moncada Luna frenó… Tengo razones para creer que hay una resolución de desacato que permanece en su despacho.

PERO, ¿CÓMO… MONCADA LUNA FUE UNO DE LOS MAGISTRADOS QUE FIRMÓ EL FALLO EN EL QUE SE LE ORDENÓ A LA ASEP DEVOLVERLE BAJO DE MINA?

Él firmó en derecho la sentencia, pero ahora está llamado, por órdenes de la Presidencia, de no proceder a aceptar la demanda de desacato.

¿POR QUÉ?

Por la reputación de (Carlos) Slim. Recientemente fue multado con mil millones (de dólares) por las autoridades mexicanas por prácticas ilegales. Y eso es lo que hace en Panamá. Martinelli lo está apoyando. Aquí hay claros indicios de corrupción, porque Slim está acostumbrado a manejar sus negocios sobre esa base.

¿QUÉ PESO HA TENIDO EN PANAMÁ LA REPUTACIÓN DE SLIM?

Él llegó a Panamá de manos de un exministro español que produjo como consecuencia el cambio de la ley d el antiguo Ente Regulador de los Servicios Públicos que se transformó a la ASEP. Al momento de la modificación legal había tres directores a los que no controlaban, porque habían sido nombrados por el gobierno anterior. Al final quedó un solo administrador nombrado por el gobierno en turno. El cambio de la ley permitió que se ejecutara la decisión de quitarme la concesión de la hidroeléctrica Bajo de Mina.

¿QUÉ CAMINO LEGAL SEGUIRÁ MINA HIDRO POWER?

Ahora vamos a recurrir a los tribunales internacionales. Los derechos humanos me han sido usurpados, y los derechos de mis inversionistas americanos, que están protegidos por un acuerdo firmado entre Panamá y Estados Unidos en 1982. Esta es la pelea del gobierno, que tiene el control del poder judicial y del poder legislativo, y que hace lo que le da la gana. No estamos viviendo en un Estado de derecho.