Temas Especiales

30 de May de 2020

Política

Conferencia Episcopal pide adecentar la política criolla

PANAMÁ. Es la segunda manifestación que en ese sentido hace el máximo organismo de la Iglesia Católica en los últimos seis meses. En ene...

PANAMÁ. Es la segunda manifestación que en ese sentido hace el máximo organismo de la Iglesia Católica en los últimos seis meses. En enero pasado, al concluir la Asamblea Plenaria Ordinaria 193, la Conferencia Episcopal retrataba entonces a un país con enormes vacíos y amenazado por un escenario de regresión autoritaria, donde todos los panameños no estaban involucrados en la generación y distribución de la riqueza y no lo están hoy.

Ayer, en Clayton, concluía la Asamblea 196 de este concilio de obispos. Sin duda, el retrato de este país no muestra avances significativos desde aquella reunión de inicio de año.

Los actos de protestas y de violencia que se dieron hace poco en la Asamblea Nacional por temas como la venta de las activos estatales y por el nombramiento de los magistrados de la Sala V en la Corte Suprema de Justicia, es lo que ha llevado a que la Iglesia se muestre preocupada por el tono que se están utilizando los políticos.

Los 12 obispos recuerdan la campaña electoral del 2009, en donde los panameños vivieron una contienda electoral llena de ataques y desacreditación, hoy se repiten. ‘Suma a nuestra preocupación que la clase política nuevamente ha dado signos de querer mantener prácticas que en el pasado han profundizado heridas entre los panameños, como lo son la divulgación de cuñas negativas, que buscan desvirtuar al contrario’, señalan.

Además advirtieron a los que conforman los partidos políticos y los que gobierna el país, que la ciudadanía clama por una nueva cultura política, en la que impere la verdad, la justicia, el diálogo, la libertad, la equidad y la solidaridad. ‘Estamos a tiempo, de recuperar la confianza de los panameños’, recalcan.

Piden a los panameños que participen de forma activa para evitar errores que se han cometido siempre, para que no se vuelvan a repetir.

El largo tiempo de las campañas electorales y el excesivo gasto que conllevan, la compra de votos, las falsas promesas, el descrédito de los contendores, la competencia desleal, el fanatismo, son males que deben ser erradicados de la contienda política, según se expresa.

NORMAS CLARAS AL 2014

El retraso de la discusión de las Reformas Electorales en la Asamblea Nacional, también, fue otra de la observancias de la Iglesia.

‘Resulta necesario establecer desde ahora las normas claras para un ejercicio electoral transparente, participativo y con todas las garantías, lo cual es responsabilidad del Estado panameño, a través de las instancias que han sido establecidas para esto’, sentencian.

Al respecto, Balbina Herrera, una de las protagonistas de la contienda electoral del 2009 por la papeleta del Partido Revolucionario Democrático (PRD), dijo estar preocupada porque es la primera vez que en 20 años que no se tiene el panorama claro rumbo a unas elecciones generales.

Para ella, las elecciones de mayo de 2014 se encuentran ‘en peligro’.

Por su parte, el diputado panameñista, Luis Eduardo Quirós, se muestra partidario con los señalamientos de la Iglesia, sobre la necesidad de que las próximas elecciones empiecen a tener un camino claro.

Mientras tanto, Luis Cortés, del oficialista Cambio Democrático, difiere diametralmente con esto último por una razón simple: ‘No estamos en tiempo electoral’.

PACTO ÉTICO ELECTORAL

Volviendo al pronunciamiento de los obispos, además de expresar que la justicia y el respeto al debido proceso no debe estar a merced de los vaivenes de la política, llamaron a firmar de forma ‘urgente’ un Pacto Ético Electoral. ‘Estamos a tiempo, de recuperar la confianza de los panameños’, agregaron.

Proponen también involucrar en este compromiso no solo a los miembros de los partidos políticos, sino además a los medios de comunicación y otros grupos organizados que conforman la llamada sociedad civil con el propósito de celebrar un proceso electoral democrático y participativo, dentro del marco de transparencia y respeto mutuo. ¡Ojalá sean escuchados!