Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Política

Las pruebas de la fiscalía

En su despacho, en el edificio de la Guardia di Finanza, en Nápoles, los fiscales tienen sobre la mesa el nombre de varios funcionarios ...

En su despacho, en el edificio de la Guardia di Finanza, en Nápoles, los fiscales tienen sobre la mesa el nombre de varios funcionarios del gobierno panameño y ciudadanos comunes.

En total son 25 personas las que forman parte del rompecabezas que los fiscales napolitanos intentan armar para resolver el entramado detrás de la firma de un Memorando de Entendimiento entre los gobiernos de Panamá e Italia. Los testimonios de Mauro Velocci, Valter Lavitola y ahora Paolo Pozzesere han sido la clave. Además de los correos obtenidos de las computadoras confiscadas, las grabaciones que Velocci hizo de sus encuentros en Panamá y las interceptaciones telefónicas ordenadas por las autoridades italianas han sido piezas fundamentales en el desarrollo de las investigaciones. Los indicios de la participación de varias figuras del gobierno de Panamá tras los contratos millonarios con Finmeccanica y el consorcio Svemark van en aumento. Según reportes del diario napolitano ‘Il Corriere della Sera’, durante su interrogatorio ante el juez de instrucción, Dario Gallo, Pozzessere admitió el pago de 18 millones en concepto de comisión por el contrato de 180 otorgado a Finmeccanica por el gobierno panameño. En el inte rrogatorio, que tardó aproximadamente dos horas, el exdirector de Finmeccanica dijo estar al tanto de que Lavitola era quien estaba detrás de la compañía Agafia Corp., pero dijo desconocer que también estuviera involucrado el presidente Ricardo Martinelli. Los fiscales volverán esta semana a interrogarlo.