Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Política

Pacto ético: ¿una cortina de humo?

PANAMÁ. La historia se repite en espiral. Tal y como pasó hace cinco años, los esfuerzos de la Iglesia católica para que todos los parti...

PANAMÁ. La historia se repite en espiral. Tal y como pasó hace cinco años, los esfuerzos de la Iglesia católica para que todos los partidos políticos del país suscribieran el pacto ético, para garantizar una campaña electoral de altura, al final del camino no dieron frutos.

Cambio Democrático —el segundo partido más grande del país— y el Molirena decidieron abstenerse de firmar el compromiso ético.

La decisión política del oficialismo genera inquietudes entre los actores del quehacer político y expertos que se muestran convencidos de que en la próxima contienda lo que va a dominar es la campaña sucia y negativa: el desprestigio a los candidatos estará a la orden del día.

‘La actuación de Cambio Democrático y Molirena es el preludio de lo que viene (....), lo que viene es una porquería’, vaticinó Gerardo Solís, exmagistrado del Tribunal Electoral (TE).

Milton Henríquez, del Partido Popular, traduce la negativa de los partidos oficialistas de la siguiente manera: ‘el haberlo firmado o no, no era lo que le iba a impedir hacer ese tipo de campañas (negativas o sucias), sino su propia inhibición de hacerlo; sin embargo, no firmarlo deja claro qué opinan ellos de lo que debe ser una campaña política’.

EL VOTO CASTIGO

Ese voto aleccionador, asegura el presidente del partido Panameñista, Juan Carlos Varela, es el que el electorado le tendrá que dar a CD en las próximas elecciones.

Varela anticipa que al final del camino ‘ellos (CD) se volcarán a impulsar sus campañas sin importar si son sucias o negativas, empañando la transparencia del proceso electoral’.

¿FIRMA COSMÉTICA?

Y es que el eje de las inquietudes se centra sobre las campañas sucias y negativas, algo que, según el presidente del PRD, Benicio Robinson, es lo mismo. El también diputado vaticinó que si ellos (CD) comienzan (con su campaña) y no firman ningún pacto entonces no nos vamos a quedar con las manos cerradas’.

Eduardo Quirós, presidente del Grupo Editorial El Siglo y La Estrella, piensa que ‘el presidente de la República, no como dirigente de un partido, sino como mandatario de los panameños, debe dar sus motivaciones para no asumir este compromiso que el resto de la sociedad ve como positivo’.

Para el Tribunal Electoral, los partidos que no firmaron el pacto, defraudan la urgencia de sos iego social que el país anhela. ‘Aquí estamos quienes creemos que la democracia es consenso, no imposición; faltan quienes la pretenden y la desean siempre inconclusa’, expresó el magistrado Erasmo Pinilla.

El funcionario también aprovechó la ocasión para pedirle al fiscal General Electoral, Eduardo Peñaloza, que ‘renuncie al exagerado plazo de tres semanas’ que tiene esta entidad para emitir su opinión sobre si una propaganda es o no negativa.

Desde el seno de la Iglesia católica, el arzobispo José Domingo Ulloa dejó claro que para el próximo torneo electoral las reglas están definidas; por ende, rechaza contundentemente la campaña sucia y la negativa.

GOBIERNO REACCIONA

Desde las entrañas del oficialismo, el presidente Ricardo Martinelli —a través de un comunicado— se defendió ayer aclarando que rechaza la campaña sucia. Pero ¿y qué de la campaña negativa? En el escueto comunicado, el mandatario se escuda ejemplificando el caso de Estados Unidos, en donde nunca se ha suspendido una cuña política, por parte de los medios o las autoridades electorales, y si alguien se siente atacado con mentiras en alguna cuña, puede refutarla y probar la verdad.

Es que parece que para el mandatario el panorama está claro: ‘no hay nada más ético que la verdad’, y si en Estados Unidos aquel que miente es castigado por el pueblo, también la norma debe aplicarse aquí, dijo