Temas Especiales

10 de Apr de 2021

Política

CEN apuesta al 20% de las bases

PANAMÁ. La apuesta y la suerte están echadas: el Partido Revolucionario Democrático (PRD) se abocará este fin de semana a una contienda ...

PANAMÁ. La apuesta y la suerte están echadas: el Partido Revolucionario Democrático (PRD) se abocará este fin de semana a una contienda interna que definiría el rumbo de la carrera presidencial de mayo de 2014. Según las encuestas, el exalcalde y secretario general del partido, Juan Carlos Navarro, tiene todas las de ganar. Pero más allá de disputarse (si se podría decir) la bandera del gigante opositor, hay otras cartas en juego. Muchas, dirían algunos: el poder de convocatoria y la unidad.

Son 509 mil los perredistas habilitados para votar este domingo 10 de marzo. Aunque la fecha reverbera al partido, que desde su estrepitosa derrota de mayo de 2009 sueña con elegir a un candidato presidencial que se vengue políticamente de la Alianza ‘del Cambio’, las proyecciones de participación son ínfimas.

Tímidamente, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) espera que el 20% de la planta del partido, es decir, 102 mil personas, acudan al llamado. Los analistas coinciden, al sostener que la contienda ha sido fría y ha motivado poco a las bases.

‘Esto no es una primaria, es un requisito’, asegura el investigador de mercado Jaime Porcell.

Una fuente del CEN —que prefirió no ser citada— planteó lo mismo. ‘Navarro va a ganar, eso se sabe... la primaria es como un requisito’, dijo. Lo es, según Porcell, desde que Samuel Lewis Navarro abandonó la carrera interna por la Presidencia. ‘Le quitó todo el calor a la primaria’, dice.

NAVARRO Y LA DISTANCIA QUE LO SEPARA DEL RESTO

La más reciente encuesta ‘Panamá Opina’, de Ipsos para Telemetro y La Estrella lo confirma: sus resultados adelantan que la victoria sería para Navarro, con el 45% de favoritismo; y tras él sólo aparece Juan Carlos Arosemena, con un 2% de intención de voto.

En el 4% de ‘otros agrupados’ se mezclaría el resto de los 15 precandidatos presidenciales.

El analista político perredista Renato Pereira alude que el reto verdadero será para los precandidatos atomizados en ese 4% y no para Navarro, ‘el del liderazgo indiscutible’.

‘Ellos deberán probar su poder de convocatoria’, asegura, tras recordar que la nómina del exalcalde se quedó con los once puestos del CEN del PRD en agosto pasado.

‘Las primarias —reconoce— son desequilibradas porque hay un líder... lo importante es la respuesta del PRD y no la movilización’, insiste.

‘NO HAY COMPETENCIA’

¿Tiene que ver la falta de competencia con la poca proyección de participación?

La historia reciente del PRD deja ver que sí. Una de sus más altas participaciones primarias la registró en 2008, cuando Navarro se enfrentó a Balbina Herrera, en una agria contienda que dejó grietas internas que sobreviven. Herrera lo venció por siete estrechos puntos porcentuales. Esa vez, el 56% de los perredistas fueron a las urnas.

La tesis que manejó el CEN para establecer el 20% como tope esperado es que cuando las primarias se hacen para un solo cargo, el porcentaje de participación pocas veces supera la quinta parte del total de inscritos.

Por ejemplo, en la primaria de 1993, en la cual ganó Martín Torrijos, solo el 22% de los perredistas salió a votar, mientras que para la del resto de los cargos de elección popular, la cifra alcanzó el 51%.

EL RETO TRAS LA CONTIENDA

Pero el PRD de ahora —dice Porcell— no se sabe si está de pie, sentado, o esperando la Navidad. Una vez se defina, agrega, el paso siguiente será canalizar las corrientes internas equidistantes.

‘Hay un grupo que no se siente representado’, explica, al recordar a la facción ‘Tocoma’, que le disputó la secretaría a Navarro, y que abogan porque haya una alianza electoral con el partido Panameñista (del cual Navarro dista).

‘Deberá canalizar los votos indecisos y los independientes... el verdadero contendor suyo será el candidato de gobierno, porque tiene todos los recursos y el poder’, asegura Renato Pe reira.